El terrorismo de los medios para buscar rating

"Ante esto no queda otro camino que fortalecer la prensa independiente, acudir a las fuentes de la información y darle el crédito adecuado a la opinión pública de base"

Por: omar orlando tovar troches
mayo 13, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El terrorismo de los medios para buscar rating
Foto: Pixabay

Hablar o escribir sobre la influencia que los poderosos sectores económicos y políticos tienen sobre la matriz informativa de un buen número de medios de comunicación, sobre todos los privados, grandes y tradicionales, sería caer en un lugar común. Sin embargo, ante la grave crisis social y de violación de los derechos humanos que atraviesa la sociedad colombiana, por causa de los acontecimientos acaecidos dentro de las jornadas del paro nacional, es necesario hacer un breve análisis de esta comprobada, repetida y enojosa realidad.

Días después de iniciadas las jornadas de protesta, disparadas por la irrazonable y por supuesto irresponsable terquedad del señor Iván Duque, encargado de la Presidencia de Colombia, de insistir en mantener vivo el muy controvertido proyecto de reforma tributaria, a todas luces inconveniente y sobre todo impopular, aún se mantiene en todo el territorio nacional colombiano una imponente movilización popular, la cual, no obstante haber logrado el retiro no solo del impopular proyecto, sino de buena parte del equipo económico encargado de su redacción y trámite, insiste en reclamar del gobierno nacional la negociación del llamado Pliego Nacional de Emergencia.

El Pliego Nacional de Emergencia no es cosa diferente que un llamado al gobierno de Duque a dar trámite a las muy variadas y copiosas exigencias que ya se venían reclamando desde antes de la declaración oficial de la pandemia del COVID-19, y que ya habían tenido un estallido social en el segundo semestre de 2019. En este sentido, una primera aclaración consiste en señalar que el llamado paro nacional no tenía un único punto de reclamo, sino que alrededor de los tres o cuatro puntos principales y sus subpuntos, aún no tramitados por Duque, giraba y gira la dinámica de esta movilización social.

El uribismo, en cabeza de su equipo de gobierno y de sus medios de comunicación, se dio a la tarea de construir un relato mediático, según el cual, una vez despachado el tema de la malhadada reforma y la salida del exministro Carrasquilla, el asunto debería ser olvidado y la nueva normalidad de la peste tendría que regresar a su cauce normal. Sin embargo, los hechos demostraron lo contrario. La aguda crisis sanitaria, endilgable al deficiente manejo que le ha dado el uribismo a la peste, así como la desesperante crisis económica, en la que según el mismo gobierno nacional ahora ya son muchos más los millones de empobrecidos y de miserables, se han convertido en el combustible propicio para mantener encendida la hoguera de la indignación, manifestada en las calles y redes sociales de Colombia.

Ya en este escenario de autismo del gobierno Duque y desesperación de millones de personas, expresada en las calles y las redes, el aparato informativo del uribismo, previendo las dimensiones del estallido, se ha dado a la tarea continua, iniciada incluso desde el mismo día uno de las protestas (28 de abril), de manipular de manera reiterada en todos los medios y horarios a su disposición dos vectores informativos: el de un posible desabastecimiento de víveres y combustibles, y el del vandalismo-terrorismo de las protestas. El tiempo, no el del banquero, nos ha dado la razón a quienes hemos venido alertando sobre esta manipulación.

Es normal en estos escenarios de protesta que se presenten serios inconvenientes de movilidad y, por lo tanto, el transporte de víveres, materias primas y combustibles se vea afectadas. Las organizaciones sociales de base, las sindicales, las comunitarias y las étnicas han dispuesto durante los últimos días de la protesta los mecanismos necesarios para que funcionen los llamados corredores humanitarios. No obstante, para desconcierto de manifestantes e indignación de toda la comunidad, agentes externos al paro nacional han impedido el adecuado funcionamiento de estos necesarios mecanismos de socorro de la comunidad.

A través de los medios alternativos de comunicación y de las redes sociales, aún no bloqueadas y/o censuradas, la misma comunidad ha venido informando sobre el paulatino arribo de víveres y combustibles a distintas ciudades en el territorio nacional. Sin embargo, esta llegada también ha sido obstaculizada por los grandes mayoristas del comercio de víveres y combustible, que se han negado no solo a la distribución de los necesarios bienes de consumo, sino que se han opuesto a las restricciones de precios que se les ha pedido para favorecer el azotado bolsillo de la ciudadanía (ver: Comunicado a la opinión publica frente al corredor para el cuidado y defensa de la vida).

Ya en este escenario no informado por los medios de comunicación tradicionales, estos se han dado a la tarea de sembrar el terror mediático, ansiosos de elevar los llamados ratings de sintonía, lecturabilidad o clicks, informando a toda hora y en todo sus espacios la verdad a medias de un total desabastecimiento y la, según estos mismos medios, infiltración terrorista y negligencia de las organizaciones, al no permitir los corredores humanitarios, desencadenando con esto último, por un lado, una muy conveniente ola de acaparamiento de bienes y, por el otro, una posterior especulación de precios, sobre todo en las llamadas grandes superficies, con su correspondiente efecto cascada, en mini mercados y tiendas de los barrios.

Ante este asqueante ejercicio mediático del uribismo, no queda otro camino que fortalecer la prensa independiente y alternativa, acudir verdaderamente a las fuentes de la información y darle el crédito adecuado a la opinión pública de base, eso sí, realizadas las previas comprobaciones y contrastaciones, requeridas en un deseable ejercicio de comunicación. La sociedad colombiana y la mundial ya se están cansando de tanto terrorismo mediático en aras del rating.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
VIDEO: Grupo de caleños devuelven computadores robados por capuchos

VIDEO: Grupo de caleños devuelven computadores robados por capuchos

Nota Ciudadana
El desgaste de movilizaciones y bloqueos

El desgaste de movilizaciones y bloqueos

En redes
El momento en el que la marcha en Bogotá descubre a dos policias infiltrados

El momento en el que la marcha en Bogotá descubre a dos policias infiltrados

La marcha en Bogotá: más de 100.000 personas salieron a la calle

La marcha en Bogotá: más de 100.000 personas salieron a la calle