"A la izquierda nunca le ha importado de verdad la justicia"

"Esa misma, que odia a Uribe más de lo que ama al país, es la que no permitirá que Colombia avance"

Por: Lucas Durán Hernández - @LucasDH41
agosto 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

En medio de el desorden que la CSJ causó con su reciente anuncio de detención contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez, y entre lamentos y dolor de patria, es importante analizar la verdadera magnitud de esa movida por parte de las altas cortes; las mismas que le otorgaron la libertad a Santrich y que nunca enjuiciaron al infame Ernesto Samper por recibir dinero ensangrentado del narcotráfico. Esas son las que hoy en día persiguen como en una cacería de brujas a los más grandes estadistas que existieron en nuestro país, todo por su ideología política, dada la falta de evidencias que existe.

El día 4 de agosto de 2020 será recordado con lamento y decepción por los millones de colombianos que siempre han querido construir patria y un estado republicano. ¿Cómo es posible que la Corte Suprema de Justicia, cuyo objetivo es proteger la democracia liberal y los valores republicanos, haya pisoteado de forma grotesca el imperio de la ley y la justicia? Pues (a diferencia de Santrich) ordenaron la detención del político que nos sacó del vertedero, el mismo que redujo los homicidios en un 46%, el mismo que llevó a más de 50,000 insurgentes a desmovilizarse y el que justamente restauró el poder de las instituciones que hoy, corrompidas por la ideología, buscan enterrarlo. 

Toca empezar por el magistrado César Augusto Reyes, el juez (y aparentemente verdugo) de Uribe, que en el 2019 ordenó la libertad de Jesús Santrich, a pesar de que la evidencia era contundente en su contra; desde los testimonios de Marlon Marín, en los que él admitía que Santrich sí se involucró en actividades de narcotráfico en el 2017, hasta el mismo presidente Juan Manuel Santos, quien también dijo que lo ocurrido fue después de la firma del acuerdo de “paz”. Aparte de esto, el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, que ha encabezado todo el proceso contra Álvaro Uribe Vélez, también tiene presuntos nexos políticos antiguos con el magistrado; pues cuando Reyes fue consultor de Usaid Colombia, la esposa de Iván Cepeda, Pilar Rueda, lideró el proyecto de acceso a la justicia en el posconflicto de la misma organización. Entonces, si Cristina Lombana fue impedida en el proceso por su relación con el abogado Jaime Granados, ¿por qué Reyes no lo fue cuando tenía vínculos más recientes con la familia de Iván Cepeda? y, más importante, ¿por qué Cepeda no se quejó?

También debemos considerar las contundentes evidencias que hay que debilitan el complot progresista contra Uribe. Por ejemplo, el testigo Carlos Enrique Vélez, que supuestamente había recibido sobornos por parte de Diego Cadena en el 2018, ya había testificado, según él, contra la presión de Iván Cepeda en el 2016, debido a que este le hablaba de, en sus propias palabras, “embalar a los Uribe”. Hay que recordar que esto ocurrió siete meses antes de cualquier interacción entre Vélez y Diego Cadena, ¿entonces cómo es posible que ese dinero de Cadena hubiera buscado “crear” un testimonio que ya existía desde hace año? No solo esto, pues el abogado de Juan Guillermo Monsalve, Héctor Romero, aseguró en un audio conocido por la W que “nunca se habló de ofrecimientos de dinero”. De hecho, se le escucha explicar cómo su testigo vive en medio de lujos carcelarios, algo que fue corroborado cuando su celda fue allanada en enero de este año y las autoridades encontraron dispositivos no autorizados, junto a cervezas juegos, y una serie de comodidades que no le habían sido autorizadas. Esto aparte del hecho de que Romero dijo que a Monsalve nunca se le ofreció el ingreso a la JEP, debido a que los paramilitares conocían su membresía en el movimiento. 

Eso nos lleva al siguiente punto que demuestra el sospechoso comportamiento de Iván Cepeda ante todo el proceso. Pues este, según denuncias, junto a la ONG CSPP, la cual fue fundada por el hermano de Juan Manuel Santos, Enrique Santos, le han otorgado a Monsalve donaciones por más de 29 millones de pesos. También es curioso considerar que Cepeda le ha dado millonarias donaciones a esa ONG en repetidas ocasiones y que esta ONG le ha regalado dinero a la familia de Monsalve. Además, el abogado que defiende a Monsalve pertenece al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, el mismo establecimiento que buscó defender a Santrich ante las mismas cortes. También es sorpresa que Cepeda, de acuerdo con Rafael Nieto, haya solicitado una visita con su testigo en veintiún ocasiones diferentes, lo cual constituye un comportamiento evidentemente alterado y sospechoso, aún más cuando Cadena y Monsalve únicamente se reunieron tres veces. ¿Que era tan urgente para el senador Cepeda que requería veintiún reuniones? Como si eso no fuera suficiente, después de que él hiciera su apoyo a Santrich público a través de Twitter y condenara las decisiones del gobierno y la Fiscalía de detenerlo, ahora sale a decir que la Corte Suprema debía ordenar que Uribe y Cadena fueran detenidos, pues él consideraba que “había un riesgo de que estos evadieran la justicia”, a pesar de que Uribe ha respondido cada vez que lo han llamado a indagatoria y nunca le ha dado la espalda a la justicia que él mismo buscó proteger durante su mandato.

Álvaro Uribe Vélez es una gran persona, todos los que hemos tenido la oportunidad de hablar con él y aprender sobre su historia y su ideología lo sabemos, por eso vemos con una profunda lástima que la justicia de este país ordene que sea detenido. En mi opinión, Iván Cepeda siempre quiso tumbar a Uribe, a las buenas o a las malas. No podemos olvidar que Juan Carlos “Tuso” Sierra, un exparamilitar (extraditado por el mismo Uribe en el 2008), en una entrevista con Los Informantes, dijo que nunca en su vida había “cruzado una palabra con Uribe” y que lo conocía “como cualquier otro colombiano que conoce a su presidente”. Allí también relató su experiencia en los EE. UU., cuando en el 2010 Piedad Córdoba, Iván Cepeda y Rodrigo Lara fueron a visitarlo a él y a Salvatore Mancuso, buscando que estos declararan en contra de Uribe. Si eso no es raspar el barril en búsqueda de un testimonio, no sé qué es. El Tuso Sierra también dijo que, aunque conoció a Mario Uribe, ni él ni Mancuso tenían idea alguna de Uribe colaborando con las AUC, a la que ellos pertenecieron. Uribe extraditó a más de 1200 personas durante su mandato, más de 900 fueron líderes paramilitares que se desmovilizaron, es extraño que le digan paraco al hombre que mandó a los paracos de verdad a las cárceles estadounidenses. 

A la izquierda nunca le ha importado de verdad la justicia, cualquier persona con un conocimiento básico de historia lo sabe. Iván Cepeda y todos sus aliados políticos se quedaron callados cuando el caso fue asignado al magistrado Reyes, pues estos ya sabían sobre su orientación política. En nuestro bello himno dice “justicia es libertad”, el problema es que no habrá justicia y mucho menos libertad mientras las cortes se enreden en burocracia y corrupción para después pedir respeto. Tampoco habrá justicia mientras las cortes no investiguen las millonarias “donaciones” a un testigo que nadie conocía y únicamente enjuicien injustamente a un hombre que tiene el derecho de defenderse en la libertad y que durante décadas trabajó para proteger esas instituciones que ahora buscan enterrarlo. Esa izquierda que ahora pide que respeten a las cortes (que francamente no se han ganado el respeto de muchos colombianos) y que solicita justicia es la misma que celebró el acuerdo de Santos con las FARC, donde se le entregaron curules gratis a los que causaron 36,000 masacres y violaron protocolo internacional tras protocolo internacional. 

Esa izquierda hipócrita es la que no permitirá que Colombia avance y la que odia a Uribe más de lo que ama al país.

Mientras la justicia no sea ciega, no habrá libertad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1300

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
De la Calle versus Uribe: el Sí y el No

De la Calle versus Uribe: el Sí y el No

Prioridades del uribismo en plena pandemia: declarar el carriel antioqueño patrimonio nacional

Prioridades del uribismo en plena pandemia: declarar el carriel antioqueño patrimonio nacional

Los subsidios de Agro Ingreso Seguro: ¿cruce de favores?

Los subsidios de Agro Ingreso Seguro: ¿cruce de favores?

Los medios y Uribe, de no polaricen a polarizar

Los medios y Uribe, de no polaricen a polarizar