Cosechas, otro de los grandes contaminadores de la región

Es un descaro y ante todo una gran contradicción que la cadena que vende “jugos saludables" contribuya a enfermar el planeta con tanto plástico

Por: Octavio Pineda
octubre 15, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cosechas, otro de los grandes contaminadores de la región
Foto: Instagram @cosechasbatidos

Es una gran contradicción que una empresa que nació en Costa Rica (2008), país que se caracteriza por el cuidado de la naturaleza, sea tan contaminante en los países donde opera, incluidos Colombia, Panamá y México.

Cualquier persona medianamente informada sabe lo grave que se ha vuelto la mala disposición de los excesivos residuos plásticos en el medio ambiente, pues muchos de ellos han terminado en el mar y ponen en riesgo a miles de especies marinas que los ingieren al confundirlos con alimento.

Muchas personas tienen presentes imágenes en las que pitillos de plástico (o pajitas como se llaman en España o popotes en México) terminan dolorosamente incrustados en las narices de las tortugas.

Y cuando el plástico se fragmenta por acción física de las corrientes, las olas o el sol, muchas especies de todos los tamaños las confunden con alimento, como ocurrió recientemente, en un caso que le dio la vuelta al mundo, con una tortuguita varada en las costas de Florida, EE. UU., a la que se le encontraron 104 piezas de plástico en el estómago.

Lo peor del caso es que en abierta irresponsabilidad con las presentes y futuras generaciones, muchas empresas y muchos consumidores se siguen comportando como si este grave problema ocurriera en otro planeta.

El desarrollo sostenible, cuyos tres pilares básicos son la prosperidad económica, el bienestar social y la responsabilidad ambiental, no es otra cosa que satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la satisfacción de las necesidades del futuro.

Y todos como sociedades que presumimos ser pensantes debemos embarcarnos urgentemente en el desarrollo sostenible, siendo muy conscientes del impacto que producen nuestras acciones, ya sea como empresarios o consumidores, en el planeta.

En el caso de Cosechas claramente ha primado el lucro económico. De hecho, implica gran ignorancia que en su misión pretendan estar “desarrollando un modelo de negocio sostenible” para sus franquiciados, pues es claro que el pilar ambiental de la sostenibilidad no existe, lo que a su vez impactará a las futuras generaciones, es decir, el aspecto social.

Es sabido que en América Latina las tasas de reciclaje de plástico son muy bajas, y que por lo mismo mucho termina en el medio ambiente. Por ello el primer paso para mitigar la alta contaminación que generamos es evitar (el mejor residuo es el que no se genera), y luego ya vienen reducir, reutilizar, reciclar y desechar, conforme a la llamada jerarquía de gestión de residuos.

Además, resulta una gran contradicción, un acto de doble moral, que personas que pretendan ser conscientes en el cuidado de su salud, al consumir productos y presentaciones como los de Cosechas sean en realidad tan inconscientes en el cuidado de la salud del planeta.

De modo que, si esta cadena aspira a ser un negocio verdaderamente sostenible en sus pilares económico, social y ambiental, debe empezar a evitar generar tanta basura plástica y buscar alternativas de empaque y presentación ambientalmente más sostenibles.

En Colombia, el Ministerio de Ambiente y órganos de control como la Superintendencia de Industria y Comercio deben ser más estrictos en vigilar el cumplimiento de la llamada “responsabilidad extendida” (lo que incluye un Plan de Gestión Ambiental de Residuos de Envases y Empaques), por la cual los fabricantes y distribuidores deben también hacerse cargo de la basura que generen sus productos, responsabilidad que tradicionalmente ha recaído en el consumidor.

Pero mientras ello ocurre, la mejor sanción para este tipo de empresas altamente contaminantes es la que provenga de consumidores conscientes y responsables que en todo caso simplemente eviten consumir sus productos y con ello dejen de alcahuetearles sus prácticas comerciales, muy cuestionables en materia ambiental.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Shanghái y su impresionante ejemplo en la separación de basura en la fuente

Shanghái y su impresionante ejemplo en la separación de basura en la fuente