Jeff Bezos y Ellon Musk dos billonarios obsesionados con la conquista del espacio

La última pasión de Bezos es su programa Blue Origin y volver la luna un destino turístico mientras que Musk con el SpaceX se propone llegar a Marte.

Por:
febrero 08, 2021
Jeff Bezos y Ellon Musk dos billonarios obsesionados con la conquista del espacio

Antes del desastre del Challenger en 1986, donde murieron seis astronautas y una maestra de escuela, la primer civil que cruzaría el umbral de la atmósfera, no había nada que le diera más seguridad, más felicidad y orgullo patrio a los norteamericanos que la NASA. La carrera especial sostenida contra la Unión Soviética aceleró la tecnología y logró cosas que hasta el siglo XIX parecían propias de las novelas de Julio Verne como viajar a la luna o mandar un robot a Marte. Con la desintegración de la Unión Soviética el programa especial se desarmó. Pero los multimillonarios Ellon Musk y Bezos reavivaron la aventura más ambiciosa del hombre, la conquista del espacio.

El dueño de Tesla y el de Amazon tienen diferentes maneras para conquistar el espacio. Bezos tiene el programa Blue Origin y Musk el SpaceX. La ambición del de Amazon con su aparato es convertir la luna en un destino turístico mientras la ambición de Musk es llevar el hombre a Marte.

Elon Musk trabaja 16 horas al día. Dicen que casi no duerme. Su exigencia suprema a todos los que trabajan con él es que tenga su mismo ritmo, el mismo que ha tenido desde que tenía 12 años, la edad en la que hizo su primer negocio: vender un videojuego creado por él y llamado Blastar. Lo vendió por 500 dólares. Musk, nacido el 28 de junio de 1971, era el típico niño geek acosado por sus compañeros matoneadores. Muchas veces terminó clavado de cabeza en el inodoro de su colegio. Su único consuelo eran las lecturas de comics y algo de Nietzsche y Schopenhauer. Y por supuesto las computadoras que, a comienzos de los años ochenta y por culpa de Steve Jobs, una de sus inspiraciones, empezaban a pulular en el mercado.

Como los indómitos piratas de Sillicon Valley, Musk ya era millonario y había fundado su propia compañía, Zip2 Corporation, era 1995 e internet apenas estaba formándose. Sin embargo él ayudó a cimentar esa red de datos con la misma fiabilidad con la que está intentando crear en este momento la red satelital de internet más ambiciosa de la historia. El gran salto vendría en el 2002. A los 21 años le vendió a eBay la otra compañía que fundó, PayPal, por 1.500 millones de dólares. La plata la usó para saciar una de sus obsesiones predilectas, de sus sueños inalcanzables: viajar al espacio.

Entonces invirtió todo lo que tenía, no sólo recursos económicos sino vitales. Musk es una máquina exprimidora de talento. Las quejas por maltrato laboral hacen empalidecer a otro gran caníbal: Steve Jobs. Dicen que no duerme porque tiene un delirio que raya en la locura: está convencido que cualquier noche una rebelión de robots se apoderará el mundo. La Inteligencia Artificial, ese viejo anhelo suyo, es también su máxima preocupación. Y en ese delirio podría llamar a cualquier hora a algunos de sus empleados. No contestar podría ser una causa de despido. No digitar bien la letra de un mail también. No acostarse ni levantarse con él podría ser el acabose.

Sin embargo sus inversores están dispuestos a donar el último dólar con tal de respaldarlos porque creen que podría cambiar el destino de la humanidad. Los viajes espaciales son su marca registrada. En el 2018, sus sueño fue impulsar Space X,  mandó una de sus naves al espacio exterior dejando en el aire como una basura espacial uno de sus autos eléctricos. La publicidad que vendió afirma que el auto está rumbo a Marte. Mientras lo hacía sus cohetes volvieron íntegros a la tierra.

Es que con Musk se acabaron los desperdicios de cohetes regados en todo el océano, en la tierra. Los cohetes viajarán en unos cinco años a Marte y llevarán pasajeros. Se hará turismo espacial. Mientras Musk deberá luchar contra sus demonios. Y contra muchos de sus enemigos que lo consideran un charlatán, un vendehumo. En su mejor biografía, la escrita por Ashlee Vance, además de compararlo con Tony Stark, el hombre que fue Iron Man, el superhéroe de Marvel, lo pinta como un tirano que cree que las vacaciones son malas para la salud. Un hombre incapaz de detener su trabajo para ver el parto de su hijo o capaz de tomarse sin pensarlo cloroquina para evitar los síntomas de la malaria que adquirió en Brasil en el 2015.

Brillante y visionario su inteligencia, sentido de la anticipación y capacidad de riego despiertan la admiración de medio mundo, pero su mezquindad la rabia y el malestar con quienes lo rodean, empezando por sus empleados no para de asombrarnos.

Bezos en cambio prepara su super nave Blue Moon no sólo llevará personas a la luna sino que  también transportará instrumentos científicos, satélites y rovers (vehículos de exploración espacial). La nave contará con un nuevo motor, llamado BE-7, que tiene una potencia de 40 kilonewtons y cuyos propulsores son una combinación de oxígeno e hidrógeno líquidos.

La empresa de exploración espacial que desarrolló la nave se llama Blue Origin. Bezos la fundó hace 20 años, y ya en 2005 empezó a desarrollar cohetes.

La puesta en escena para la presentación de la nave tuvo lugar en Washington (EE.UU.) ante una audiencia formada por clientes potenciales y funcionarios de la NASA. El lugar en el que espera aterrizar la nave es en el Polo Sur de la luna. En el 2017 Bezos vendió 1.000 millones de sus acciones para financiar la carrera especial. La pelea está que arde.

 

-.
0
5600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cementos Argos: proveedor del puerto espacial europeo en Guyana Francesa

Cementos Argos: proveedor del puerto espacial europeo en Guyana Francesa

Nota Ciudadana
Jeff Bezos, el creador de Amazon, y el éxito que le ha traído su actitud betapermanente

Jeff Bezos, el creador de Amazon, y el éxito que le ha traído su actitud betapermanente

¿Dónde pasan cuarentena los hombres más ricos del mundo?

¿Dónde pasan cuarentena los hombres más ricos del mundo?

La infidelidad de Jeff Bezos: Los cachos más caros de la historia

La infidelidad de Jeff Bezos: Los cachos más caros de la historia