Opinión

Hombres violadores

¿Los hombres violamos? A propósito de una controversial columna en el diario español “El País”

Por:
mayo 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Hombres violadores
Protestas contra la violencia sexual en el centro de Bogotá. Foto: EFE

Hace poco se publicó en uno de los más prestigiosos diarios españoles (El País) un artículo cuyo autor omito y quien se atreve a titularlo “Por qué los hombres violamos”.

Leí el texto, y quedé frío. No tanto por su contenido lleno de vagas generalidades y en donde resalta las diferencias entre hombre y mujer, habla de la testosterona, de la sensibilidad, el éxito profesional y cinco clichés más para concluir con que los hombres somos el sexo sensible, cuando ellas el resistente. Y por ello violamos. Ups.

Pero vuelvo a la pregunta: ¿Los hombres violamos?

Pues propongo hacer un test cruel. Gracias a un detector de mentiras y en donde ponemos unos electrodos punzantes donde sabemos, aquel que responda que no es violador, siéndolo, pues deberá someterse a catorce operaciones para recuperar parte de sus partes íntimas.

 

Afirmo casi sin lugar a dudas que son pocos, muy pocos (en el mundo occidental)
los que se atreverían a agredir a una mujer
y respondo a aquel articulista que los hombres no violamos.

 

Jamás he abusado de alguna mujer y para el beso más tonto siempre tiene que haber mutuo y pleno consentimiento y afirmo casi sin lugar a dudas que son pocos, muy pocos (en el mundo occidental) los que se atreverían a agredir a una mujer y respondo a aquel articulista que los hombres no violamos.

Hay mucha violencia machista, sí, llegando a grados inverosímiles en muchas regiones de Colombia con casos aterradores en donde la víctima es una niña y el agresor su padre, hermano, tío, abuelo, con el alarmante silencio de todo el entorno familiar y social.

Pero la culpa no es de “los hombres”, no somos violadores por esencia, la culpa viene de una falta radical en la enseñanza del respeto y la diferencia de género acompañado  de una justicia laxa para la cual ese acápite de las normas penales no es para tanto, que más grave es robar gallinas  y por ello aplaudí con la sonrisa aquel aparte de la serie La casa de papel en donde la detective le promete la libertad a un condenado por violación si responde a una pregunta y accede a una orden. Contestada la pregunta, el condenado se inquieta por aquella orden que si la cumple queda libre. La detective le dice que debe someterse a un procedimiento de castración química, a lo que el señor dice no y seguirá por unos años más tras las rejas.

No soy psicólogo, pero sí sé que estos profesionales saben bien poco (generalizo, obvio) de la cabeza humana y en el tema de la violencia sexual lo que hace falta es que exista una clara norma penal en contra de la agresión sexual con la consecuente aplicación de la misma. Lo primero se cumple con sus bemoles, en lo segundo nos rajamos.

 

Y hablando de…

Y hablando de  agresiones, llama mucho la atención que ante las amenazas a la vida de Uribe el gobierno corre como avestruz para reforzar su cuerpo de seguridad ya de por sí bastante fuerte, mientras el mismo gobierno hace oídos sordos a los balazos que acaban con la vida de cientos de líderes sociales que solo gritan contra la violencia del narco, la minería ilegal y el poder de las mafias de la política.

-.
0
2133
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Por suerte casi los mato

Por suerte casi los mato

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Celos de hombre

Celos de hombre

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

El primero no va contra nadie

El primero no va contra nadie