Diez razones para saber si respaldas la 'política light'

El centro ha sido tema de debate en los últimos días. Mientras unos lo defienden, otros niegan su existencia. Una mirada al tema

Por: Fabian A. Fonseca C.
noviembre 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Diez razones para saber si respaldas la 'política light'
Foto: Unsplash

Durante estos días he escuchado con mayor ahínco el debate sobre el papel del centro en el espectro político,  sobre todo en el colombiano, ese que es cada vez es más difícil de definir y predecir, ya que seguramente nos acostumbramos a escuchar que la política en Colombia era dinámica. Más allá de si lo es o no, lo único cierto es que los que se dicen llamar de "centro" hoy en día la tienen muy difícil, sobre todo cuando esta vez los que están en el escarnio público y ciudadano son ellos.

Por fin estamos escudriñando el posible papel, función, propuestas y características que acompañan sus partidos, personajes y agenda política, esa que no le gusta ser tildada de extremista, ya que de seguro prefirió quedarse en la comodidad de ese espacio en la política que no ha hecho nada, que prefirió decir si pero no, y que optó por ir a ver ballenas que discutir y proponer cambios reales al país de las vergüenzas.

Por lo anterior, y con relación a tratar de identificar qué es el centro y a la vez su grisácea política, este artículo tratará de mostrarles qué es la política light (como lo menciona el título), además de aquellas características inherentes para poder identificar a esos políticos que dicen llamarse antipolarización.

Cuando yo refiero "política light" cabe aclarar que me estoy refiriendo al llamado "centro político" y por obviedad a todo lo que le une (partidos-personajes). ¿Pero qué es la política light? Para mí, es aquella que no genera trasformaciones, que pregona cambios de la política pero resulta siendo más de lo mismo, que es un nini, que es un falso cambio, que no toma posiciones y partido frente a los temas de la coyuntura, que se comporta según las dinámicas politiqueras y la moda de lo políticamente correcto...

Es decir, esa "política" que no se podría llamar política, ya que si fuera así ya habría tomado decisiones desde hace rato frente a esos temas que hoy la sociedad reclama o lucha, como el cambio climático, la salud, el fracking, las pensiones y los medios de transporte, entre otros. Para mí, esa "política" que pregonan no es más que una equivocación histórica para un país que necesita de cambios y transformaciones reales, no a medias o tibias. Ahora bien, ¿cómo identificar a un personaje o política light? Cabe aclarar que no se puede generalizar, pero sí hay varios denominadores comunes.

1. A los políticos light les encanta tachar de polarizantes a aquellos dirigentes que hablan de cambios y transformaciones reales y necesarias para el país. ¿Polarizar es buscar que los que nunca han tenido por fin tengan?

2. A los partidos y políticos light les encanta hablar de alianzas y acuerdos con todos, pero cuando es el momento de hacerlo ponen y manifiestan sus vetos y aversión por algunos dirigentes o políticas. ¿No es precisamente que la democracia habla de construir con las diferencias?

3. Sus opiniones, ideas y pensamientos son siempre a medias, nunca entendemos cuál es su real, objetiva y clara posición frente a los temas de debate y discusión política. Sí y no, si pero no así, me gusta a veces, de pronto, tal vez, quién sabe.

4. Pregonan ideas a favor de educación, cultura y medio ambiente, pero no profundizan, ni proponen nada concreto. Predican pero no aplican.

5. Cuando es el momento de decidir, la gran mayoría opta por el voto en blanco, sabiendo que su decisión en sí no será benéfica para los cambios que necesita la realidad nacional.

6. Se creen dueños de la ética, la moral, lo bello, lo recto y lo justo en la política, pero cuando es el momento de mirar hacia su propio proceder, niegan y vituperan en sus discursos antiextremo. ¿Qué habrá pasado con Hidroituango?

7, Dicen ser apolíticos e ir en contra de los métodos que se aplican, pero en sí resultan siendo parte de las dinámicas claras y oscuras de esta inmunda realidad política. Se quedan en lo gris, con un pie en el cielo y otro en el infierno.

8. Son conformistas y oportunistas. Se conforman y tratan de quedarse en una posición sin controversias, además de ser oportunistas y politiqueros cuando les conviene. Ya no son de izquierda porque ya no es popular.

9. La gran mayoría de sus dirigentes hacen parte de una sociedad de elite y con privilegios... de esos que llaman gomelos, que un día amanecieron con ganas de hacer algún hobby en la política, y que por obviedad si es con paga mucho mejor. Servidores públicos los llaman.

10. Tan de centro son que viven cambiando de posiciones en todo momento: un día proponen una cosa, al otro día otra. Pero no son populistas, o eso dicen. La alcaldesa: TransMilenio por la 68 hoy no, mañana sí; TransMilenio por la séptima hoy no, mañana sí. ¿Quién los entiende?

-.
0
400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
María Lorena Gutiérrez a la cabeza junto a Santos del revolcón del alto gobierno

María Lorena Gutiérrez a la cabeza junto a Santos del revolcón del alto gobierno

¿Hasta dónde son los uribistas parecidos a los seguidores de Trump?

¿Hasta dónde son los uribistas parecidos a los seguidores de Trump?

Nota Ciudadana
La polarizada adolescencia de Colombia

La polarizada adolescencia de Colombia

Nota Ciudadana
El centro (como el cero) no existe

El centro (como el cero) no existe