Feliz día del futuro padre
Opinión

Feliz día del futuro padre

Pueden decir todo lo que quieran: que en el mundo de hoy no vale la pena tener hijos, que para qué traerlos al mundo si el mundo se va a acabar. Pura carreta

Por:
junio 16, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

Yo sé que el título de esta columna suena raro. Eso de celebrar el día del padre felicitando a los futuros padres no parece normal. Pero lo hago porque quiero compartir nuestro día, el de quienes ya somos padres, con quienes no lo son aún.

Me llama mucho la atención el número cada vez más grande de jóvenes, sobre todo de parejas jóvenes, que dicen

haber decidido no tener hijos. Y que los ve uno por montones en las ciclovías, los parques y los centros comerciales saliendo en familia a pasear mascotas. Sí, familias de padres de mascotas y no de niños.

O más bien, empiezo por rectificar mi propio lenguaje. En sana lógica uno jamás debería llamar paternidad a la relación que se establece con su mascota. Uno no es padre de sus mascotas sino amo de sus mascotas. De la misma manera que uno no es amo de sus hijos sino padre de sus hijos.

Alguien pudiera interrumpirme para decirme: “Carlos, estás diciendo una obviedad”. No lo crean. Eso pudo ser obvio en otras épocas, entre otras generaciones. Pero ahora no lo es.

Ahora hay muchos jóvenes, sobre todo parejas jóvenes, que creen que tener hijos y tener mascotas son la misma cosa. O pero aún, que creen que tener mascotas es mejor que tener hijos, o por lo menos que creen que con las mascotas pueden remplazar a los hijos.

Esos jóvenes están muy equivocados. Se los digo desde algo tan concreto como la experiencia. Mi experiencia de haber tenido hijos y mi experiencia de haber tenido mascotas.

Yo diría que en mi vida hay tres experiencias irremplazables: la de haber sido hijo de unos padres magníficos, la de haber vivido el amor de esposos y la de haber sido padre de dos hijos maravillosos. Bueno, hay una cuarta que también es insustituible: la de haber sido amigo. En la vida hay que vivir la amistad.

Nada ni nadie hubieran podido desempeñar el significado de mis hijos en mi vida. No solamente por la trascendencia de ese amor sino por todas las experiencias humanas que se abren con la llegada de los hijos.

Hay sentimientos únicos que se experimentan solamente hacia los hijos, sentimientos que no son ni mayores ni menores comparados con otros amores, pero el amor hacia los hijos sí es un amor único, incomparable.

Hay enseñanzas únicas que se aprenden solamente de esa faena apasionante y compleja de criar hijos. La comprensión, por ejemplo, de la belleza, la importancia y la delicadeza infinita de los niños. Después de tener hijos adquirimos otra dimensión, otro significado, de la niñez, de la sociedad, de la humanidad.


Hay un instinto que se nos despierta cuando vemos por primera vez los ojos abiertos del hijo recién nacido, es algo así como el instinto de la herencia, el instinto del legado


Hay un instinto, por ejemplo, que se nos despierta cuando vemos por primera vez los ojos abiertos del hijo recién nacido, es algo así como el instinto de la herencia, el instinto del legado. Ese anhelo de heredarles a los hijos un idioma, unas palabras, un lenguaje; esas ganas de heredarles unos gustos que sabemos que los pueden hacer mejores personas y felices: el gusto por la música y el gusto por los paisajes. 

Antes de tener hijos uno no se alcanza a imaginar la importancia que tiene ese instinto del legado. Dejarles a los hijos una herencia es una de las fuerzas interiores que nos mueven con más vigor. Es una fuerza que nos alienta a caminar con más firmeza para enseñarles a caminar mejor, que nos inspira a crecer con la intención de heredarles la mejor estatura, que nos anima al amor para heredarles el mejor corazón, que nos lleva a los pies de Dios para heredarles la bendición de la Fe.

Muchachas y muchachos, no se nieguen a tener hijos.  Es más: ténganlos jóvenes para que los disfruten por toda la vida; disfrutar a los hijos cuando ya son adultos también es una delicia.

Pueden decir todo lo que quieran: que en el mundo de hoy no vale la pena, que para qué traerlos al mundo si el mundo se va a acabar. Pura carreta. En el mundo de siempre, los hijos, los hijos y los niños, serán lo primero.

Y eso que ni les cuento de Salvador Lucio, mi primer nieto.

Feliz día del padre a mi padre. Feliz día del padre a mi hijo José Antonio, el padre de Salvador. Y feliz día a todos los padres y futuros padres.

“Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra” Efesios 6:2-3.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Dios, Patria y Madre, Viva nuestra Selección

Dios, Patria y Madre, Viva nuestra Selección

Juan Fernando Cristo, Petro y la constituyente

Juan Fernando Cristo, Petro y la constituyente

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--