El poder de la calidad

El estadio Romelio Martínez regresó a la vida

Después de 32 años de cierre, el estadio emblemático de Barranquilla se transformó, por cuenta del arquitecto Giancarlo Mazzanti en el más moderno de Colombia

Por:
mayo 06, 2018
El estadio Romelio Martínez regresó a la vida

Las filas en la Calle 72 recordaban los años 70. Era un río de gente a la que no le importaba soportar el implacable sol del mediodía barranquillero. El acto central empezaría a las cinco de la tarde pero la gente llegó desde temprano. El alcalde Alex Char y la Fundación Scholas, liderada por el Papa Francisco organizaron el partido Compromisos por la paz 2018. Era el primer partido de fútbol que se hacía en el Romelio Martínez después de 32 años.  En el campo de juego estarían las estrellas de la Selección Colombia que se clasificaron a tres mundiales consecutivos en la década del noventa: El Pibe Valderrama, el Tren Valencia, El Tino Asprilla, René Higuita, Iván René Valenciano, ídolo local, Pachequito, Aristizabal, Rincón, Harold Lozano. Del otro lado jugaría un combinado de lujo del resto del mundo: el búlgaro ídolo del Barcelona Hristo Stoickov, El argentino Fernando Cavenagui y el brasilero Marcos Senna.

Las filas de los aficionados esperando entrar al Romelio Martínez

Con la reapertura se acababa una espera de tres años. Cuando los sesenta vendedores de artesanías que se apostaban en los estadios  Romelio Martínez y  Elías Chegwin  se enteraron, de boca de la alcaldesa Elsa Noguera a finales del 2015 que los estadios iban a ser remodelados para los Juegos Centro Americanos y del Caribe del 2018, lo tomaron como la peor noticia. Se resistieron. No creían que se les iba a hacer una galería especial dentro del estadio para que ellos pudieran seguir vendiendo sus obras. En noviembre del 2016 los reubicaron en la plaza de los músicos, debajo de la imponente estatua del Joe Arroyo. La preocupación creció aún más. En el primer mes las vetan bajaron un 90%. El alcalde Alejandro Char les pidió paciencia, la ciudad recuperaría, con la obra diseñada por el reconocido arquitecto barranquillero Giancarlo Mazzanti, a un viejo coloso. Los vendedores creyeron y resistieron.

La primera piedra del Romelio Martínez se puso en 1932 como la obra magna de los Juegos Atléticos Nacionales que recibiría Barranquilla en 1935. Su capacidad era de 10 mil espectadores y su estilo arquitectónico Art Decó fue orgullo de la ciudad por décadas. Allí celebraron las fiestas más estruendosas del Carnaval de Barranquilla hasta 1948 cuando empieza el fútbol profesional colombiano y empieza a ser sede del Junior. La incontrolable fiebre que despertó el equipo hizo de Barranquilla la plaza futbolera más importante del país hasta el punto que la Selección jugaría las eliminatorias para el mundial de 1966 en ese lugar. Cuatro años después empezaron las reformas para su ampliación. Un error arquitectónico obligó a reducir la calle 72, aledaña al estadio, para concluir las obras. A esa tribuna Edgar Perea, el narrador más emblemático que ha tenido el Atlético Junior, la llamó “La tribuna de la vergüenza”.

El Romelio es uno de los orgullos de la ciudad. Allí el Junior ganó en 1977 su primer título y jugó, en 1971, su primera Copa Libertadores. En 1986 se cerró para el futbol profesional cuando terminaron de construir el monumental estadio Metropolitano en las afueras de la ciudad. El gigante durmió durante tres décadas hasta que al final de la alcaldía de Elsa Noguera, en noviembre del 2015, Giancarlo Mazzanti presentó la maqueta con el rostro que tendrá en los Juegos Centro Americanos

El nuevo Romelio es el estadio más moderno de Colombia. Tiene capacidad para 12 000 espectadores, silletería numerada, palcos, zonas vip, camerinos de última generación y cabinas de radio. Será un estadio inteligente con cobertura completa de wifi, que también tendrá la recuperación de todos sus alrededores. En algún momento pensaron en meterle al estadio cancha sintética pero esta propuesta cambió pensando en las altas temperaturas que hacen en Barranquilla. Se sembró un tipo de grama especial.

El diseño de Mazzanti permite que la estructura de las graderías forme los módulos para que los vendedores se ubiquen en esa galería mejorando su sitio de trabajo en aspectos de iluminación, seguridad y ventilación. Esa parte de la ciudad se verá estéticamente impecable y será además el cumbiodromo en donde estallarán los carnavales de Barranquilla.

Los 60 vendedores, quienes fueron los únicos que protestaron por las obras, también asistieron al partido de la reinaguración y no tienen reparos: el nuevo Romelio Martínez mejorará sus vidas, sus trabajos, pero quienes más lo van a disfrutar son los barranquilleros. El alcalde Char dio el saque inicial y se inició la fiesta con las tribunas abarrotadas. El equipo Resto del Mundo se impuso 5 goles a 3. Lluvia de goles y de risas.  Ya todo está listo para que el 19 de julio se inaugure oficialmente con la apertura de los Juegos Centro Americanos y del Caribe. El Romelio será el epicentro del espectáculo.

 

-.
0
3303
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La resurrección del estadio Romelio Martínez, el viejo coloso de Barranquilla

La resurrección del estadio Romelio Martínez, el viejo coloso de Barranquilla

Detalles secretos del regreso de Shakira a Barranquilla

Detalles secretos del regreso de Shakira a Barranquilla