Cruz Verde, el gigante de las farmacias que le negó la leche a un bebé

A pesar de que el papá tenía la orden de la EPS Sanitas al día para reclamar el alimento de su hijo, se lo negaron argumentando que estaba vencida. Historia de un martirio

Por: Santiago Sánchez Jiménez
octubre 18, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cruz Verde, el gigante de las farmacias que le negó la leche a un bebé

Hemos llegado al límite de lo ridículo: requerimos dotes de adivinación para que se nos dispensen los medicamentos esenciales. No importa que el paciente sea un bebé de 9 meses, no importa la afiliación y estar al día con aportes, no se trata de contar con la autorización de una junta médica. Se trata de tener intuición sobrenatural.

El caso es que, por un tema de alergia a la proteína de la leche de la vaca de mi bebé, la gastroenteróloga le formula un tipo específico de leche. La EPS autoriza el que en este caso es tanto es tanto medicamento como alimento, es decir, los derechos a la salud y a la alimentación de un menor. Llega la orden de autorización con su respectivo código, al correo y al teléfono, en la que se informa que los medicamentos podrán ser reclamados hasta el 3 de octubre de 2018.

Bien. Todo en orden. De tal suerte, llego el 3 de octubre, autorización y papeles en mano, a solicitar el medicamento. Y atención al viacrucis:

  1. Primera ventanilla Cruz Verde: verifica los documentos, en orden. La amable dispensadora me dice: “la orden está vencida.” A lo que le respondo que no lo está, que está autorizada hasta el 3 de octubre. Verifica, y me dice, que debo llamar a la EPS Sánitas en un teléfono que está ahí (uno descuelga y llama solo) y que me den un código nuevo de autorización para poder dispensarlo.
  2. Primera llamada EPS Sánitas: muy amable sujeto, me dice “no se le puede asignar un código nuevo, porque el que tiene está vigente. Le deben dispensar el medicamento”
  3. Segunda ventanilla Cruz Verde: cómo es natural, ya me acerco un poco prevenido, por lo que pongo a grabar la conversación. Otra de las amables dispensadoras ratifica: “sumercé, aquí me aparece en el sistema que no está vigente.”

Aclarando que no es ningún tema personal, le pregunto cuál es el procedimiento, pues de Sánitas me dicen que me lo tienen que dar y ellos que no me lo dan.

“Tienen que dirigirse a la EPS y que les den otro volante de autorización” Frente a esto refuto que de ninguna manera, por una falta de coordinación entre la farmacia y la EPS me pueden descargar a mí las responsabilidades de tener que disponer de tiempo para tramitología, pues, tengo un trabajo, y estoy reclamando el medicamento en los plazos que me dieron.

Entonces me dice “el sistema a veces se corre una o dos fechas”, haciendo referencia a que uno tiene que reclamar el medicamento dos días antes de la fecha indicada.

Sorprendido, extremadamente sorprendido, me pregunto: si hay que venir dos días antes, por qué no ponen la fecha del día 1. Porque a mi entender, mundano, si dicen hasta el 3, es hasta al 3, no hasta el 1¿Es tan difícil comprender que el 3 no es el 1?

Pero no es posible, nos enmarañamos en una retórica laberíntica que pasa por el regaño: “ustedes tienen hasta un mes para reclamar, y no deben esperar hasta el último día”; la exculpación: “nosotros somos Cruz Verde, ustedes son Farmasánitas, nosotros estamos prestando el servicio”; y la falacia ad verecundiam“para mí es válido, porque yo te lo estoy diciendo”.

Y ya, la tapa de la argumentación tautológica: “no te lo puedo dispensar, porque no te lo puedo dispensar”

Con esto, he de confesar que me di por vencido.

  1. Segunda llamada EPS Sánitas: confirma que la orden está vigente. Pero propone como “alternativa” que saque nuevamente cita con el médico general, para que remita al especialista, para que este a su vez vuelva a generar la autorización que ya está autorizada y vigente.

“Esos son los reglamentos que manejamos”. Tan risible como irrefutable.

  1. Interposición de reclamación ante la EPS: en atención a las amables recomendaciones de Cruz Verde, el día 4 de octubre se interpone reclamación para que se asigne un nuevo código de autorización. Finalmente recibimos respuesta al día 17 de octubre, desestimando la solicitud puesto que “tras validar en el sistema de información, se evidencia […] que la misma tendría vigencia hasta el 03 de octubre para ser reclamado en la farmacia Cruz verde Morato”.

Por “política de Cruz Verde”, uno debe acercarse dos días antes de la fecha que pone la autorización, aunque eso no se lo diga a uno nadie, ni esté escrito en ningún lado. Así que ya sabe, si usted necesita medicamentos, procure imaginar, adivinar, vislumbrar, intuir o sospechar, pero no se fíe de lo que esté escrito.

Así que acá estoy, viendo a ver cómo hacer para acceder a lo que las instituciones, por caprichosa y errática burocracia, niegan. Pero más aún, preguntándome, ¿hasta cuándo seguirán los ciudadanos padeciendo a las instituciones? ¿No seremos capaces de hacer instituciones para el servicio de la gente?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2207

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Una viuda millonaria mexicana controla las farmacias en Colombia

Una viuda millonaria mexicana controla las farmacias en Colombia