Periodismo mexicano usurpado: prevaricato comunicacional

Los grandes medios se han adueñado de las comunicaciones en los tres poderes del Estado y en los tres niveles de gobierno en una insana relación

Por: Vladimir Rothschuh
octubre 18, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Periodismo mexicano usurpado: prevaricato comunicacional
Foto: Pixabay

Quebrar el binomio entre servidores públicos y multimedias es otra variable a estudio para el coordinador de comunicación social del presidente electo. Muchísimo tiempo que esa relación entre los medios de comunicación y los servidores del Estado viene desplazando a los reales periodistas de sus oficios.

Durante las campañas presidenciales, más de una vez externó César Yáñez que los funcionarios del poder ejecutivo, del judicial, de universidades públicas, del Congreso y Senado, comunicadores, crimen organizado, como ediles y gobernadores, se habían convertido en actores de prensa, siendo que encarnan y desempeñan labores públicas a las que les parece poca cosa simbolizarlas añadiendo un plus de más exposición pública.

De esa manera muchas multimedias o los grandes medios, como los denomina López Obrador, se han adueñado de las comunicaciones sociales en los tres poderes del Estado y en los tres niveles de gobierno, en una insana relación bien calificada por los morenos de prevaricato. Que las multimedias designen a sus "colaboradores" en las comunicaciones sociales de los tres poderes del Estado suena tan grotesco como que los funcionarios de esos tres poderes hayan sido cooptados como plumas o comentaristas de las multimedias.

Jesús Ramírez Cuevas pidió a los medios transparentar sus actividades desde el modelo formal de la información, esto es regresar a la esencia comunicacional que se tergiversó con la tecnocracia, desapareciendo los editoriales, abriendo columnas de anónimos y que hizo de los reporteros fuentes contaminadas para opinar, violentando la simpleza del qué, cómo, cuándo, dónde de la pirámide invertida.

Cuando un ministro de la SCJN, un magistrado electoral, un miembro del gabinete, un senador, un diputado, un sacerdote, un capo o un reo político usan de barandilla a la prensa y se instalan en los espacios de los medios externando sus opiniones personales o en el peor de los casos, institucionales, desnaturalizan sus funciones, desplazan a los profesionales del periodismo, malversan el oficio y dan lugar al conflicto de interés.  ¿Hasta dónde Jesús Ramírez Cuevas convencerá a la nueva clase gobernante para no formar parte de esta usurpación de funciones y así  transformar a los medios de comunicación sin que estos se rasguen las vestiduras alegando injerencismo presidencial?

Las aseguradoras privadas ven perder sus negocios multimillonarios con el Estado y buscan meterle miedo a Luis Antonio Ramírez con la sobrecarga de atención generada por la alta burocracia. Las aseguradoras hacen ver al presidente electo que casi cuatro millones de altos funcionarios y sus familias no acuden al ISSSTE gracias a ellas, el favor de la simpleza se esconde en los 600 millones de dólares en primas que devolver. Y no se trata solamente de las aseguradoras sino de los millonarios ahorros del ISSSTE que lo tienen olvidando su función social por la especulación financiera para lo que no fue creado.

Luis Antonio Ramírez perfectamente conoce de cabo a rabo la legislación del instituto que dirigirá para no seguir teniendo derechohabientes pobres y un organismo rico. La pobreza en el ISSSTE apunta a la infraestructura y servicios atascados en la visión macroeconómica en detrimento de la expansión del instituto. La visión particular de las aseguradoras es obvia al perder el becerro dorado y no se asumen como parte de la crisis de los servicios que ofrece el ISSSTE por dedicarse a atender exclusivamente a la baja burocracia federal.

María Luisa Albores acabó convenciendo al presidente electo que depositar en el bejaranismo el Banco del Bienestar no era un buen propósito en los objetivos de acabar con el clientelismo político. Y fue escuchada la titular de Sedebien privando López Obrador a Rabin Salazar y al profesor Bejarano del manejo social entre los grupos vulnerables de la Tarjeta del Bienestar. Escogió el presidente electo una de microfinanciera mexicana exitosa para trabajar con los pobres conforme al modelo hindú del Banco Grameen y que le valió a su creador, Muhammad Yunus, el Premio Nobel.

Así Banco Azteca será el responsable de dispersar las Tarjetas del Bienestar, apartando al bejaranismo de esa tentación financiera y electorera. Esta decisión obligaría a Carlos Urzúa, Luis Antonio Ramírez y Carlos Martínez a revalorar la reforma estructural financiera que no ha conseguido plenamente llegar a más mexicanos emprendedores para multiplicar la riqueza nacional. Son muchos programas financieros del gobierno federal que evitando el coyotaje de la banca privada, crearía un detonante en ambos sentidos, no un lucro de una vía a favor de los señores de la banca. Y no hay que ir lejos: Estados Unidos es un país capitalista que le pone el ejemplo a México con las hipotecas sin enganche y a sesenta años que hacen del sector inmobiliario una sana industria que mueve la economía del país.

A la Cultura destacó Beatriz Gutiérrez Müller como agente de las transformaciones mexicanas, situando entre la segunda y tercera transformación como héroe anónimo del maderismo al poeta nicaragüense Solón Argüello. Este curiosamente ejerció la secretaría particular de Madero como décadas después lo haría De la Selva con Alemán y que influenciado por Salomón daría desde la Presidencia un impulso nacional a la cultura.

Entre Solón Argüello y Salomón de la Selva media el espíritu de Henríquez Ureña facilitador clasicista de Alfonso Reyes y de José Vasconcelos. No es darianamente raro que ahora Gutiérrez Müller anuncie una cruzada a favor de los libros y la lectura dentro de la Cuarta Transformación, como la que Henríquez Ureña, cronista de Argüello, estimuló en la SEP con el Ulises Criollo.

El ciego Jorge Luis Borges decía "soy lo que leo" y la ceguera mexicana comenzó desde la clase gobernante con su falta de lecturas; o bien, su resplandor dorado aconteció bajo el mecenazgo del Estado con generaciones culturales que no se han vuelto a repetir y que ahí están en semillero aguardando a multiplicarse en la Cuarta Transformación.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
147

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus