Álvaro Uribe, de Gran Colombiano a Jesús de Nazaret

Los seguidores del expresidente no se han quedado cortos a la hora de otorgarle reconocimientos y hacerle comparaciones. ¿A qué viene ese afán?

Por: Mario Andrés Arturo
septiembre 22, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Álvaro Uribe, de Gran Colombiano a Jesús de Nazaret
Foto: Facebook @AlvaroUribeVel

Decía el expresidente chileno Jorge Alessandri que "a la vida pública se viene a servir, ni a recibir honores, ni menos beneficios". Sin embargo, hemos visto cómo muchos políticos procuran mostrarnos premios y galardones, muchos de ellos, tal vez, inmerecidos. El polémico presidente de Uganda Idi Amin Dadá se autoproclamó “señor de todas las bestias de la tierra y peces del mar”, “conquistador del imperio británico” “el último rey de Escocia”, mientras masacraba a medio millón de habitantes de ese país; según algunos historiadores, en un acto de canibalismo, también devoró seres humanos.

Donald Trump, polémico presidente de los EE. UU., cuyo único mérito político fue protagonizar un reality show, ha sido nominado al Nobel de Paz, cuando lo que ha propiciado en el mundo ha sido precisamente lo contrario. Para la muestra, ha despreciado a los latinos, especialmente a los colombianos como ningún otro lo ha hecho. No obstante, como están las cosas, no debe extrañarnos que también se lo entreguen.

Ahora bien, políticos colombianos no han sido la excepción a ese afán de mostrarnos trofeos; mientras el quinto país más corrupto de América (según transparencia internacional), el más desigual del continente (según la OCDE) y uno de los más violentos del mundo ardía en llamas nos traían premios y galardones —no sé si para acompasar la tragedia nacional o si se los merecían—. Nos presentaron desde el Nobel de Paz, Cortes de Cádiz hasta el título de Gran Colombiano; a mi juicio el único Nobel merecido fue el recibido por el hombre de Aracataca, autor de Cien años de soledad.

Pero los títulos y reconocimientos no solo vienen de la Academia Sueca o de las Cortes de Cádiz; también algunos políticos colombianos de manera simbólica los entregan. Hace pocos días una senadora colombiana comparaba a su líder con Simón Bolívar, olvidándose de que el caraqueño fue uno de los primeros guerrilleros, cuando lo que precisa su mentor es precisamente el odio por la insurgencia; sin dejarse de anotar que antes ya lo había comparado con Sócrates (no sé los aportes a la filosofía que su mesías haya hecho a la ciencia del pensamiento).

Por su parte, Fernando Londoño salió a decir que a su antiguo jefe solo le faltaba que le colocaran la palma del martirio, así textualmente, lo que por un momento me llevó a rememorar a San Judas Tadeo que es uno de los Santos que la llevan. La verdad esto resulta poco si mencionamos a otros que lo han comparado con el mismo Jesús de Nazaret.

Sin embargo, la verdad, en esta época es difícil tapar el sol con un dedo. Existe en la sociedad, especialmente en la juventud, capacidad de análisis, de verificación y por consiguiente de controvertir estratagemas; antes que idolatrar a políticos deberíamos procurar un examen sobre nuestro papel como ciudadanos, aunque, según los entendidos, tendrán que pasar 11 generaciones para reducir la brecha de desigualdad y pobreza.

Esto de los premios, merecimientos y comparaciones nos lleva a recordar un pasaje de Stendhal sobre el amor; cuando el hombre regresa a la casa y encuentra a su mujer en brazos de otro, al reprocharle el acto de traición, ella le responde "que poco me amas que das más fe a tus ojos que a mis palabras".

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Uribe y Márquez, ¿cuál es la diferencia?

Uribe y Márquez, ¿cuál es la diferencia?

Presidente Duque, usted se debe a todos los colombianos

Presidente Duque, usted se debe a todos los colombianos

Gol jurídico de Uribe: se sacude de la Corte Suprema de Justicia

Gol jurídico de Uribe: se sacude de la Corte Suprema de Justicia

Nota Ciudadana
Fotos: La violencia de los escoltas de Duque con los periodistas

Fotos: La violencia de los escoltas de Duque con los periodistas