Los shows de Uribe

"El ex presidente y sus seguidores usan un lenguaje procaz y amenazante para descalificar como 'inmaduros' a los defensores del Sí"

Por: Juan Carlos Arenas Gómez
septiembre 29, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los shows de Uribe
Foto: elheraldo.co

Un indignado senador Uribe censura el uso político de la paz. Según sus cálculos, quienes promovieron los acuerdos están interesados sólo en el show mediático, en armar una “recocha” y malbaratar los dineros públicos. Es lógico que juzgue esto como una perversidad. Sólo que esta “perversidad” contiene una promesa y traza un camino alternativo para un pueblo que empeñó parte de su historia en autolesionarse y en dañar al que piensa distinto. La promesa y el camino contenido en este acuerdo son despreciables a los ojos del ex mandatario, quien no repara en razones humanitarias ni estratégicas.

Esta obsesión “anti-paz” o “pro-paz verdadera” –que para los efectos es lo mismo– ha sido difundida ampliamente por los medios de comunicación, en las universidades, las plazas, las iglesias. Ha sido repetida en los foros por quienes sirven de voceros del ex mandatario y por quienes ven en él a un líder sin par. Ha sido defendida también por un grupo que, como el lado oscuro, usa un lenguaje procaz y amenazante para descalificar como “inmaduros” a los defensores del Sí. En ese contexto, se han enfilado baterías contra la campaña gubernamental, contra los promotores civiles del Sí y en general, contra la esperanza que estos acuerdos suponen para los colombianos.

El argumento de Uribe es simple y pegajoso: de esa acción se derivan beneficios políticos que las FARC usarán para ganar visibilidad y engañar a la gente y la comunidad internacional. El ex mandatario argumenta que el NO del plebiscito es una forma de pedirle a esta organización que acojan otras condiciones, muy parecidas a la rendición: cárcel para sus máximos cabecillas y posibilidad muy restringidas de competir por cargos públicos electivos. ¿Son estos reclamos razonables? ¿Cómo creer que alientan un acuerdo cualitativamente mejor que el que se ha obtenido en la Habana?

La pretensión es retórica y engañosa y no contiene una solución alternativa que vaya mas allá del humo o de la sangre ¿O acaso en la genuina picardía de Uribe cabrá la idea de que esa petición será atendida por una organización estratégica con pretensiones de poder? Por eso mismo, propuestas así van encaminadas a nutrir nuestra pandemia de malos entendidos y rencores fratricidas.

También advierte el senador indignado que todo este andamiaje de la paz pone en riesgo el futuro del país y entrega nuestra democracia al “terrorismo” y al “Castrochavismo”. No deja de ser llamativa la suposición de que los esfuerzos de reconciliación, y los rituales que le son inherentes, constituyan un arma mas letal que la guerra, que se los juzgue menos tolerables que ver soldados mutilados y civiles sometidos a las vilezas de la confrontación. El alma del ex presidente –que no se ha redimido de las ambiciones de poder que lo vuelven insidioso– le sugiere que debe entorpecer estas gestiones y le dice que, aprovechando su reconocimiento y popularidad, aliente a sus seguidores para evitar que los planes de paz y reconciliación se concreten.

Uribe, que se acostumbró a vivir en un permanente clima electoral, no puede ver esta decisión en perspectiva de Estado, desprovistas del espíritu mezquino inherente a la competencia por las curules y los cargos. Al plantear los reparos a las gestión del presidente Santos y de su equipo negociador en términos de “festín politiquero”, se pone en evidencia que está compitiendo por los réditos del mismo festín. Esa clase de reclamos no se hace, salvo que uno esté interesado en lo que el otro obtiene: visibilidad política, popularidad, reconocimiento internacional, posibilidades electorales para su partido. Y su desvelo está ahí. La serenidad –virtud escasa en su temperamento– embargada por la ambición de un próximo mandato para él o para uno de sus testaferros.

Toda esa mezquindad alimenta el riesgo de alargar la condena de hombres y mujeres conducidos a la guerra. El reclamo de una “paz auténtica” significa mas años de destrucción y muerte. Sin duda, el lado canalla del senador gobierna en estas circunstancias, golpeando las esperanzas de quienes ambicionan la posibilidad de vivir en una sociedad en la que se mate y se muera menos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
6430

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Banderillazo de la ONU a la Corte Suprema por caso Uribe

Banderillazo de la ONU a la Corte Suprema por caso Uribe

El retorno de Pacho Santos a los brazos de Álvaro Uribe

El retorno de Pacho Santos a los brazos de Álvaro Uribe

Nota Ciudadana
Inventar la emoción colectiva de la paz: desarmar el odio

Inventar la emoción colectiva de la paz: desarmar el odio

Nota Ciudadana
Salen las FARC, entra el terror

Salen las FARC, entra el terror