Los guardados con paramilitares de Musa Besaile

Aunque está detenido por corrupción, tendrá que contar sus alianzas criminales con Mancuso para que lo acepte la JEP

Por:
Marzo 05, 2019
Los guardados con paramilitares de Musa Besaile

Corría el año 2003 y las elecciones regionales ya se calentaban en Córdoba, una tierra dominada durante esos años por el poderío paramilitar del bloque comandando por Salvatore Mancuso. Pocos se atrevían a hacer política sin su bendición, y en el bolsillo ya tenía más de 20 alcaldías del departamento. Ese año, hasta donde el jefe paramilitar llegaron un puñado de políticos denominados ‘El Sindicato’, un grupo que surgió de la alianza entre Julio Manzur, Eleonora Pineda, Miguel Alfonso De la Espriella, Reinaldo Montes, Zulema Jattin y Musa Besaile para hacerle frente a la candidatura de su antiguo aliado Libardo López Cabrales, quien se lanzaba a la Gobernación del departamento y hacía parte del Clan que dominó el departamento desde los años 60.

Por una grabación obtenida del iPod de Mancuso, se supo que Musa Besaile, quien en el 2003 era representante a la Cámara, se reunió con el exjefe paramilitar extraditado a los Estados Unidos: “El grupo del Sindicato vienen donde mí y me piden que los apoye políticamente para la elección del candidato que ellos estaban proponiendo (…) Entonces yo les dije a ellos, vean, yo quisiera buscar un acuerdo con sus opositores políticos y el acuerdo consiste en que nosotros les pedimos a ustedes que nos cedan a nosotros dos secretarías que históricamente son las que presentaban más corrupción en Córdoba. Ellos dijeron que bueno, que no había inconveniente, pero que no entregaban Educación y Salud, sino Hacienda y Salud”, dijo Mancuso posteriormente en sus declaraciones.

La idea era poner a Juan Carlos Aldana en la gobernación, y la reunión fue confirmada por el propio Miguel De La Espriella, tan cercano a Mancuso que por orden suya hizo pública la lista de los firmantes del llamado Pacto de Ralito que tuvo consecuencias judiciales, incluida detención de la mayoría de los asistentes. Otro de los que confirmó esta versión fue Carlos Andrés Padilla González, alias ‘Visaje’, quien hoy está desmovilizado.

Sin embargo, ese pacto se acordó tanto con El Sindicato como con la familia López, encabezada por Juan Manuel, hermano de Libardo, quien también se reunió personalmente con Mancuso en los mismos términos. Al final, Libardo López ganó la gobernación y el cuñado de Mancuso, Manuel Troncoso, fue puesto en la secretaría de Salud.

Aunque Musa no logró hacerse con la gobernación de Córdoba junto al sindicato, mantuvo su poderío en el departamento con varias alcaldías, incluida la de su natal Sahagún en cabeza de Pedro José Otero. En 2004, el secretario de salud Walter Emiro García Aldana habría desfalcado al municipio por $ 100 millones destinados para los planes de salud del municipio. Todo a través de las fundaciones ficticias Funpemac, Vida, Construir y Avanzar, encabezadas Filadelfo Díaz y Robert Argumedo, señalados paramilitares, lograron sacarle esa plata a Sahagún ese año.

En el año 2000 Musa Besaile también tendría conocimiento del Pacto de Córdoba, ese acuerdo entre Mancuso y varios dirigentes cordobeses que se firmó en Tierralata para poner alcalde durante 3 periodos seguidos. Aunque varios de los asistentes como Anibal Ortíz, quien fue alcalde entre 2007 y 2010, aseguraron que firmaron por presión del jefe paramilitar, las investigaciones preliminares apuntan a que Musa movió sus fichas para apoyar a Ortíz para ganarse varias cuotas en la alcaldía. Lo que todavía falta aclarar es por qué dentro de ese se pacto también se habría hablado de matar al entonces representante Bernardo Elías y al periodista Darío Arizmendi, como consta en el Radicado 001- 168722 de la Procuraduría General.

A pesar de todo, Musa logró convertirse en uno de los barones electorales más importantes del departamento sin tener mayores señalamientos públicos. Y pese a que en la Corte reposa un expediente por parapolítica que solo hasta el 2017 volvió a cobrar relevancia en la opinión pública por el Cartel de la Toga, hasta entonces había logrado mantenerlo dormirlo a punta de plata.

El proceso de Musa hizo paso burocrático por el escritorio de varios exmagistrados de la Sala Penal como Julio Enrique Socha Salamanca, Augusto J. Ibáñez Guzmán o Eyder Patiño Cabrera, y cuando llegó al despacho de Gustavo Malo Fernández el exsenador encontró con quién hacer un arreglo. En 2014 hubo un revolcón en la alta corte después de que eliminaran la comisión de la parapolítica, y tanto reparto del folio de Besaile entorpeció la investigación que tenía los méritos para abrirse formalmente, hecho que nunca sucedió.

José Luis Reyes, entonces magistrado auxiliar de Malo, quiso acelerar el proceso contra Besaile. Sin embargo, en 2015, cuando Reyes ya tenía la investigación adelantada y estaba ad portas de abrirle un proceso formal tras 7 años de pocos avances, su superior el magistrado Malo frenó estratégicamente la investigación. Con el destape del escándalo el exmagistado emepzó a ser investigado, y aunque tropezó varias veces, el proceso contra Malo hoy ya va en la pérdida de su fuero y está siendo juzgado por la justicia.

Pero la fiesta se le acabó a Musa con el Cartel de la Toga. Confesó haber pagado $ 2.000 millones para engavetar el proceso en su contra, lo que le costó la muerte política y ahora estar detenido en el batallón de policía militar # 13 en Puente Aranda, Bogotá, esperando que sus procesos se resuelvan, aunque su poder no ha mermado tanto en Córdoba.

Musa Besaile pidió cupo en la JEP el año pasado, pero el Tribunal de Paz le dijo NO porque sus alianzas corruptas estaban enfocadas en la política electoral y no en el conflicto armado. Sin embargo, volvió a insistir el pasado 19 de diciembre y le hizo una jugosa oferta a la JEP de manera muy silenciosa: destapar todo lo que sabe sobre el paramilitarismo en Córdoba. Ahora, para que sea aceptado, tendrá que aceptar su participación en la parapolítica y echar al agua a sus viejos aliados.

Como bien dijo cuando salió por primera vez de comparecer ante la Corte Suprema hace un año: “La verdad nos hace libres”, y Musa estaría dispuesto a confesar lo que se había guardado estos años.

Publicidad
0
18797
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Por qué la mermelada nunca se acabará?

¿Por qué la mermelada nunca se acabará?

La nueva directora de la DEA en Colombia que no llegó con las pruebas contra Santrich

La nueva directora de la DEA en Colombia que no llegó con las pruebas contra Santrich

Nota Ciudadana
¿Acaso Duque solo debe decirle “amén” a la JEP?

¿Acaso Duque solo debe decirle “amén” a la JEP?

La mano del exfiscal Eduardo Montealegre en la JEP

La mano del exfiscal Eduardo Montealegre en la JEP