¿Petro hace apología al delito al izar bandera del M-19?

¿Petro hace apología al delito al izar bandera del M-19?

Como si no se hubiera desmovilizado, el presidente Gustavo Petro celebra sus símbolos y su historia guerrillera al ondear el estandarte del M-19

Por:
abril 28, 2024
¿Petro hace apología al delito al izar bandera del M-19?

Nadie se imagina a un Pepe Mujica en un acto público como presidente de Uruguay que se le hubiera ocurrido pedir que se enarbolara una bandera del Movimiento Tupamaros, grupo terrorista al que perteneció en sus años mozos.

Cualquier militante de extrema izquierda que haya reconocido como errática la táctica de la lucha armada y que haya entrado en algún proceso de reconciliación con la sociedad sabe que no se puede ufanar de su pasado sin tener en cuenta que terminaría por revictimizar a las víctimas y por ofender el espíritu democrático. Lo que hace Gustavo Petro con las pancartas del M 19 es sencillamente un acto provocador, irrespetuoso y pendenciero.

Nadie que haya dejado las armas porque aceptó que el camino correcto era luchar por las vías democráticas puede rendir culto a una organización armada, y menos si sus crímenes aún generan dolor. Eso es apología al delito.

Y nadie que sinceramente se haya arrepentido de haber cometido crímenes o de haber pertenecido a un movimiento guerrillero que acabó con muchas vidas puede vanagloriarse de su pasado criminal y menos hacer gala de sus “ajusticiamientos”, sus “cárceles del pueblo”, sus “tomas guerrilleras” o sus robos a los que calificaban de “recuperación para el pueblo”. Petro no solo quiere que la fecha de la creación del M19 sea un día cívico, sino que quiere celebrar las acciones criminales de este grupo.

Rendirle culto al M19 es desnaturalizar su propia lucha legal, desfigurar su confianza democrática y mostrar sus añoranzas belicosas. Petro se olvida que el asesinato del líder obrero José Raquel Mercado fue un crimen repudiado por las masas obreras, por el pueblo, por los sindicatos, por la intelectualidad pequeñoburguesa, por las organizaciones sociales y por la misma izquierda, pero él solo se queda con que lo repudiaron los burgueses, que obviamente también lo hicieron. Ignora que el pueblo no ha perdonado al M19, ni a las FARC, ni al EPL, ni al ELN porque sus crímenes aún retumban en la memoria de las víctimas y de los demócratas.

Petro se olvida de que en la mente y el corazón de los familiares de los magistrados inmolados en el Palacio de Justicia todavía se llora con dolor y desazón la decisión criminal de una organización guerrillera que optó por secuestrar a los magistrados y que en medio de la batalla campal haya tomado la peor decisión que implicaba que murieran incinerados todos los togados en ese acto terrorista. Nada de eso puede ser motivo de orgullo para alguien que se reclame demócrata. Los crímenes del M 19 no pueden ser glorificados así se pretendan enmarcar en una justificación política.

Si un exguerrillero entró en la vida civil fue porque se convenció de que su pasado criminal fue un error. Y si acaso algunos de sus antiguos dirigentes son sus ídolos, o sus héroes, no se le pueden imponer como tal a un pueblo que no los siente así y lo eligió porque precisamente él le apostó al juego democrático que, con todos sus defectos, lo llevó al poder.

Petro en algún momento de la vida tendrá que vestirse de demócrata o simplemente estaría demostrando que su juego en la democracia es una farsa y que sigue pensando como guerrillero. Si eso es lo que quiere mostrar lo ha logrado.

Aunque la verdad Petro no es que haya sido un guerrillero como tal. Y más bien ha utilizado a cuál más ese remoquete que le endilgan los derechistas insulsos para hacer sus juegos oportunistas de palabras y de actos provocadores. Hay que recordar que en los principales golpes del M 19 nunca participó Gustavo Petro, ya que siempre fue un cuadro menor en la estructura militar de esa organización. Lo que pasa es que le ha sabido sacar provecho a que estuvo preso por porte ilegal de armas.

Y de ahí le ha dado para decir que no pudo criar a sus hijos por estar preso cuando en la cárcel estuvo un periodo de alrededor de un año, o que fue torturado cuando las torturas a los integrantes del M 19 después del asalto al Cantón Norte se dieron cuando Petro aún tenía 14 anos y vivía en Zipaquirá. Para entonces solo sabía que había un movimiento guerrillero que había surgido en la misma fecha de su nacimiento.

Petro no debe olvidar que los asaltos guerrilleros, los secuestros, las extorsiones y los asesinatos no pueden dejar de ser repudiados por generaciones enteras. Por pobres y por ricos, por campesinos y por terratenientes, por capitalistas y por obreros.

Y por más que algunas organizaciones, desfiguren los hechos y logren hacer creer que los culpables de lo del Palacio de Justicia fueron los militares que protagonizaron la retoma, o por más que las visiones lumpezcas que justifican los crímenes contra los burgueses se hayan empotrado en sectores en los que cala fácilmente la teoría del odio de clases, el crimen y el castigo siguen siendo una ecuación indisoluble así sea un déficit en la posmodernidad políticamente correcta.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Los Gilinski, César Caicedo, Felipe Henao y otros empresarios colombianos que aterrizan en Venezuela

Los Gilinski, César Caicedo, Felipe Henao y otros empresarios colombianos que aterrizan en Venezuela

Por qué Petro comete un error dándole la espalda al petróleo y al carbón, según Amylkar Acosta

Por qué Petro comete un error dándole la espalda al petróleo y al carbón, según Amylkar Acosta

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--