Jesús Hernando Sánchez, nuevo zar de las esmeraldas

Heredero de Carranza, más empresario que campesino, su poderío está en las minas de Coscuez donde opera con la canadiense Fura Gems, a la que le sacó USD 13 millones

Por:
julio 29, 2020
Jesús Hernando Sánchez, nuevo zar de las esmeraldas

El pasado 28 de mayo, hace dos meses, Fray Genaro Cortés y su esposa Yendri Villamil fueron hallados muertos en el norte de Bogotá. Los cuerpos semidesnudos estaban en la silla trasera de una camioneta blindada de color gris y vidrios polarizados. El reporte judicial indicó que la pareja fue estrangulada.

Las afanosas versiones de la prensa decían que Fray Genaro era solo un escolta privado. Las autoridades no tenían mayores hipótesis del horrendo crimen. Pero quienes viven en la región esmeraldífera de Boyacá saben que la muerte de Fray Genaro y su esposa son esquirlas de la sangrienta guerra verde que aún se vive alrededor de las esmeraldas boyacenses.

Fray Genaro llevaba consigo un buen número de esmeraldas y 50 millones de pesos que pretendía dejar en la oficina de Bogotá. Tanto las joyas como el dinero no fueron robados. Era esmeraldero y la mano derecha de Jesús Hernando Sánchez, de 49 años, el hombre que hoy día es conocido por muchos, así a él le incomode el calificativo, como el zar de las esmeraldas.

Jesús Hernando Sánchez Sierra era socio del otrora ‘zar’ Víctor Carranza, que luego de varios atentados en su contra murió de cáncer a comienzos de 2013. Junto a Carranza, Sánchez, nacido en Briceño (Boyacá), conoció aún más el negocio y creció dentro de la organización minera.

Víctor Carranza, zar de las esmeraldas. Foto: Gabriel Aponte/El Espectador

El nombre de Jesús Hernando Sánchez fue mediáticamente conocido el 10 de octubre de 2012 cuando fue víctima de un atentado. El violento ataque contra Jesús Sánchez quedó grabado en cámaras de seguridad. El esmeraldero estaba comprando una chaqueta en un local del norte de Bogotá cuando un sicario, que luego fue identificado como Édgar Ortiz, le pegó nueve tiros.

El empresario de esmeraldas sobrevivió. Permaneció un poco más de dos meses en coma y fue sometido a 17 cirugías. Ahora se encierra a trabajar en una oficina privada, puesta en el norte de Bogotá, que es todo un bunker de seguridad. Precisamente los hombres que intentaron matarlo a bala, estaban negociando un rocket para derribar el bunker con él adentro. Los bandidos fueron capturados antes de que este hecho se concretara.

Para matar a Sánchez, los autores intelectuales contrataron una oficina de sicarios que tenía permanencia en el sector de San Andresito de la 38, en el centro de Bogotá. El objetivo era sacar del medio al esmeraldero quien, tras la segura muerte de Víctor Carranza, que para ese entonces estaba muy enfermo, era futuro heredero del poder y de los negocios.

Lea también: Ha muerto el zar, el zar ha muerto: el funeral de Víctor Carranza

Al morir Carranza en 2013 el título de zar, un apelativo que se le pone al más poderoso esmeraldero del momento, quedó en manos de Horacio de Jesús Triana, que en vida de Víctor Carranza y junto a Pedro Nel Rincón Castillo, alias Pedro Orejas, fueron sus enemigos declarados.

El título de Triana como zar duró poco. En abril de 2016 fue capturado por ser el autor intelectual, en asocio con el esmeraldero Manuel Tiberio González, del intento de homicidio contra Jesús Hernando Sánchez. Estos dos comerciantes de gemas, luego de algunas negociaciones con la justicia, confesaron sus delitos.

Triana paga una condena en Estados Unidos de 19 años por llevar cocaína a ese país en asocio de grupos paramilitares. González confesó el intento de homicidio y paga una pena en una lujosa casa por cárcel.

Horacio de Jesús Triana está preso en Estados Unidos por narcotráfico.

Al caer preso Triana, el camino le quedó despejado a Jesús Hernando Sánchez, quien pasó a ostentar el título de zar, aunque a él no le gusta que lo llamen así.

Sánchez tiene negocios y participación en todas las minas más productivas de Boyacá, que son Coscuez, en la zona de Borbur; Puerto Arturo, en Muzo –que lideraba Carranza- y en la mina El consorcio, en Maripí, una de las más apetecidas y que también fue de Carranza en asocio con Pedro Orejas.

Con la mina de Coscuez, Jesús Sánchez hizo un gran negocio. En silencio fue comprando pequeños cortes hasta hacerse con toda la peña y su empresa de explotación minera Emporium HS le vendió a la empresa de capital canadiense Fura Gems el 76% de la mina de Coscuez, quedándose él con el 24% restante. El negocio fue por USD 13 millones.

Los canadienses, expertos en producción de piedras, estaban interesados en la extracción minera en Colombia, como lo venían haciendo en Mozambique, extrayendo los mejores rubíes, y esmeraldas en Zambia.

El objetivo de Fura en las minas de Coscuez es, según lo dijo el CEO de la compañía, Dev Shetty, aumentar hasta tres veces la producción actual. La esmeralda colombiana es una de las apetecidas en el mundo. El asocio con los canadienses ha sido uno de los mejores negocios de Jesús Hernando Sánchez, con el que se consolida como el más grande empresario de esmeraldas de Colombia.

Jesús Hernando Sánchez no tiene cuentas pendientes con la justicia. Pedro Orejas, esmeraldero y narcotraficante preso en Estados Unidos, lo acusó de tener vínculos con el también narcotraficante Julio Lozano Pirateque, capo del conocido cártel de Bogotá, quien también comerciaba con esmeraldas y que en 2016 quedó en libertad tras pagar una condena en Estados Unidos de seis años, por haber colaborado con la justicia de ese país. La acusación se quedó solo en eso.

Hasta ahora al nuevo zar no se le ha comprobado delito alguno. Lo que sí se sabe es uno de los hombres más ricos del país y que luego del atentado del que se salvó es protegido por un buen número de escoltas para no ser uno más en la sangrienta lista de la Guerra Verde, que al parecer no tiene fin.

-.
0
22601
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El irrespeto de Iván Duque con los boyacenses en el Bicentenario

El irrespeto de Iván Duque con los boyacenses en el Bicentenario

Nota Ciudadana
En Boyacá clases sí, pero no así

En Boyacá clases sí, pero no así

Cambió a la ciudad por irse a cultivar papas en Boyacá

Cambió a la ciudad por irse a cultivar papas en Boyacá

La maldición Carranza

La maldición Carranza