Opinión

Uribe y Santos, ¿unidos para fraguar un golpe contra Maduro?: sobre el “atentado” del sábado

Lo que pasó no puede dejarnos indiferentes

Por:
Agosto 06, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Uribe y Santos, ¿unidos para fraguar un golpe contra Maduro?: sobre el “atentado” del sábado
La guardia presidencial protegió a Maduro, pero el pánico con el que reaccionaron las tropas del desfile es un poderoso indicador del nivel de vulnerabilidad al interior de las fuerzas. Foto: Twitter Nicolás Maduro

 

El pasado sábado, en el 81aniversario de la policía militarizada venezolana conocida como Guardia Nacional Bolivariana, el presidente Nicolás Maduro tuvo que ser evacuado de un desfile en Caracas luego de que, según la versión oficial, se produjera un atentado contra su vida ejecutado mediante el uso de tres drones cargados de explosivos que fueron supuestamente derribados por los francotiradores del régimen.

Las pocas imágenes de la transmisión televisada que se conocen y que fue cortada a los pocos segundos, dejan ver a un presidente y su esposa estupefactos en la tribuna y a los soldados y funcionarios corriendo en pánico en todas direcciones. Según el gobierno, siete oficiales de la Guardia fueron heridos y algunas versiones también mencionan víctimas civiles. Varios periodistas, entre ellos tres de la televisión digital privada Vivo Play que se encontraban grabando en el lugar de los hechos fueron detenidos por las fuerzas de seguridad, y les fueron decomisados sus equipos de grabación.

Más tarde, Maduro culpó a Juan Manuel Santos y a la “ultraderecha venezolana y colombiana” por lo ocurrido. Un supuesto grupo de militares disidentes, el Movimiento Nacional de Soldados de Franela se atribuyó el supuesto atentado vía Twitter, y confirmó la versión oficial. Sin embargo, bomberos anónimos que llegaron a la escena (citados por Associated Press) pusieron en duda esta versión. Los bomberos informaron que no hubo ningún dron, sino que se trató de la explosión accidental de una bombona de gas en un apartamento cercano. Pero tal vez el mejor indicador de que todo fue un montaje, es el mismo pronunciamiento que hizo Maduro: si el atentado hubiera sido real, no habría dudado en declararle la guerra a Colombia.

Sin embargo, lo que pasó no puede dejarnos indiferentes. Uno de los primeros actos de Duque como presidente electo fue denunciar internacionalmente a Maduro, y al parecer, este está aprovechando la oportunidad para escalar la animadversión mutua y crear un enemigo exterior que distraiga al país del desastre económico por el que está atravesando. Lo del sábado no fue un intento de magnicidio, y si hubiera sido fraguado desde Colombia, no habría fallado. El pánico con el que reaccionaron las tropas del desfile es un poderoso indicador del nivel de vulnerabilidad y desorden al interior de las fuerzas.

El Frente Amplio de la oposición emitió un comunicado ayer que nos ofrece una explicación más plausible a lo que está pasando realmente: en el denuncian el atentado como un pretexto para encarcelar a más dirigentes políticos y seguir limitando los derechos de la población. Lo dijo el general disidente Hebert García Plaza: “Atentar contra Nicolás Maduro cuando está a punto de salir por la vía de la desobediencia no tiene sentido. Eso parece una situación creada por el Gobierno para martirizarse, culpar a la derecha de Venezuela y Colombia y decretar un estado de conmoción, para suspender derechos a la protesta y la huelga.”

 

Aunque el alto mando de las fuerzas militares
ha cerrado filas alrededor de Maduro después del incidente,
la lealtad de muchos oficiales está en duda

 

Es cierto que en las últimas semanas tanto Santos como Uribe habían coincidido al afirmar que veían cerca la caída del régimen de Nicolás Maduro, pero no porque estuvieran urdiendo un atentado. La crisis de Venezuela se está volviendo cada vez más aguda, el país está agonizando. Su tasa de inflación anual para el año 2018 será de aproximadamente 15.657 % y la tendencia sigue subiendo. La diáspora masiva de venezolanos continua y el gobierno está aislado internacionalmente, con los EE. UU. activamente promoviendo el cambio del régimen de Caracas y los europeos imponiendo sanciones contra oficiales venezolanos.

Toda esta constelación no ha dejado de tener efectos sobre la cohesión del gobierno. Aunque el alto mando de las fuerzas militares ha cerrado filas alrededor de Maduro después del incidente, la lealtad de muchos oficiales está en duda. Las sanciones económicas y el anuncio de la CPI según el cual está evaluando la situación venezolana han tenido un impacto creciente en el Ejército y la Policía y las recientes purgas han aumentado el descontento entre las filas.

Lo que esta claro es que Maduro no caerá en paz, ni buscará una transición tranquila. Seguirá llevando al país al caos y continuará esforzándose por arrastrar a Colombia en ese propósito. Un desafío muy complejo le espera en la frontera al nuevo gobierno.

 

Publicidad
0
5981
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Natalia Springer

Presidente, ¡no cante más!

Presidente, ¡no cante más!

De los sicarios morales y los pirómanos intelectuales

De los sicarios morales y los pirómanos intelectuales

¿Por qué le tienen tanto miedo a los estudiantes?

¿Por qué le tienen tanto miedo a los estudiantes?

Maleducados: por qué el problema de la educación es tan grave (y por qué la protesta no lo resuelve)

Maleducados: por qué el problema de la educación es tan grave (y por qué la protesta no lo resuelve)

El presidente en la olla

El presidente en la olla

Carrasquilla, el ministro petrista

Carrasquilla, el ministro petrista

Cómo ganarle la guerra a Venezuela

Cómo ganarle la guerra a Venezuela

¿Por qué nos pegan a las mujeres?

¿Por qué nos pegan a las mujeres?