Tom Cruise llegó a Medellín para buscar la historia de este narcotraficante

La estrella del cine mundial está en Colombia buscando las locaciones donde interpretará a Barry Seal, el piloto de la CIA que trabajó con los hermanos Ochoa y delató a Pablo Escobar

Por:
Julio 05, 2015
Tom Cruise llegó a Medellín para buscar la historia de este narcotraficante

En diciembre del año 1985 una interceptación capturó la voz del narcotraficante Fabio Ochoa Vásquez donde sentenciaba lo siguiente: “El que encuentre a Barry Seal y me lo mande a Colombia se gana un millón de dólares, si no lo pueden secuestrar pero lo matan les doy la mitad de esa plata. Lo queremos vivo o muerto ¡PERO LO QUEREMOS YA!”. Barry, el mejor piloto del Cartel de Medellín, acababa de ser declarado un traidor. Los más grandes narcos del planeta se enteraron de que este era el hombre que sin querer por fin había puesto en evidencia a Pablo Escobar.

Jamás en la carrera delictiva de Escobar, matón de los Ochoa y después capo del Cartel, se le había cogido con las manos en la droga. Pero el 16 de marzo de 1984 el mismísimo Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reegan, salió con un par de fotos en sus manos en la televisión nacional para demostrar que el gobierno de Nicaragua estaba traficando con cocaína. En la imagen los investigadores gringos señalaban a un grupo de colombianos que montaban 700 kilos del alcaloide en una aeronave americana en la pista de una unidad militar a las afueras de Managua. Curiosamente para la época la noticia no era el hombre de bigotes que aparecía en las fotos; Pablo Emilio Escobar Gaviria, sino la evidencia de un gobierno metido de lleno en el mundo del narcotráfico. Pero el perspicaz Fabio Ochoa entendió que esa sería la prueba reina para su extradición.

Pablo nuevas.jpg (59)

Pablo Escobar bajando un cargamento de droga junto a Barry Seal en Nicaragua

Según la prensa estadounidense: “El mayor traficante de drogas en la historia americana era un agente de la CIA, el piloto Barry Seal”. Tom Cruise llega a Colombia a recorrer los pasos de Barry, ese hombre que llenó de coca las calles de Miami, San Francisco, Chicago, Filadelfia, New York y de medio país más. La prensa rosa ya confirmó que el galán de Hollywood estará nueve días en el país para llevar la vida de aquel delincuente al cine. Cruise pasará por Girardot y Valledupar. Los productores quieren que el actor sienta el calor del trópico y entienda cómo entablan relaciones amigables los colombianos. No se sabe es por qué los agentes de la película no van a llevar a Cruise a Medellín, cuna de los Ochoa, la familia que según un experto: “Fueron los verdaderos capos de capos, los que le entregaron el negocio a Escobar para limpiar sus nombres y quienes fueran los jefes directos de Barry Seal”.

En el prólogo de la película, antes de escenificar la sociedad entre los Ochoa y Barry, aquella que dejó con millones de dólares al clan colombiano, es probable que se narre la insólita carrera del gringo de la CIA.  Los datos dan cuenta que fue la persona más joven en pilotear sin acompañantes un avión, cuando apenas tenía 15 años. Con su experticia, ese jovencito que podía despegar y aterrizar cualquier aeronave, fue reclutado por la CIA a los 19 años para hacer viajes hacia América Latina. La agencia lo bautizaría con el alias de McKenzie. Su primer encargo fue nada menos que llevar armas a Cuba para que Fidel y el Che, derrocaran a Fulgencio Batista. Más tarde cuando Castro dejó claro que no le obedecería a la Casa Blanca, Barry fue capturado en un DC-4 llevando explosivos a un grupo de cubanos anticastristas.

Barry-MexCity63-HiRez

Barry Seal con sus compañeros pilotos. (Tercero de izquierda a derecha)

Según el biógrafo Daniel Hopsicker, a Barry le encantaba el dinero y siguió traficando armas y haciendo operaciones en cubierto para las agencias de inteligencia de los Estados Unidos. Fue así como en 1975 otro piloto lo invitó al tráfico de marihuana, la droga era recogida en Centro América, llevada al Este de su país, mientras los cheques iban llenando varias de sus cuentas hasta poder comprar un hangar propio en Baton Rouge (Louisiana), su pueblo natal. En uno de estos viajes llegaría al mercado de la cocaína, se hizo socio del también piloto Steve Planta con el que empezó a llevar droga desde Ecuador, escalando en Nicaragua y con destino final el país del sueño americano. La prensa registra que en diciembre de 1979 Barry fue arrestado en Managua con un cargamento que costaba 25 millones de dólares. En esa cárcel conocería a Roger Reaves, el hombre que les presentaría a los hermanos Ochoa, los dueños de las mejores rutas de droga entre Colombia y los Estados Unidos.

Si los guionistas de la película son fieles a la realidad es probable que veamos a un Tom Cruise pasado kilos, Barry por esos años pesaba 250 libras. Entonces presenciaremos al piloto llegando a una casa en Miami para ser presentado con Fabio Ochoa Vásquez. La sociedad se sellaría el día en que Barry recogió 2000 kilos de cocaína en Colombia y los puso en su hangar de Lousianna. Incluso, Fabio invitaría al gringo a su propia finca de caballos en Antioquia para que conociera personalmente al jefe de la pandilla, su hermano mayor Jorge Luis Ochoa Vázquez. Pero, también, al hombre del trabajo sucio, Pablo Escobar Gaviria. Fueron cuatro años de llevar toneladas de cocaína y bajar millones de dólares.

ce204a0b7f7711de5e6697ce69d1d7d8

De izquierda a derecha los hermanos: Fabio Ochoa, Jorge Luis Ochoa y Juan David Ochoa

En el libro El hombre que hizo llover coca, Max Merlmelstein recrea la siguiente fiesta en la discoteca Kevin’s de Medellín: “El clan Ochoa presidía la celebración. Pero Pablo Escobar, quien hasta hacía cinco años no era más que un ladrón de automóviles y un pistolero, ya era considerado uno de los delincuentes más ricos del mundo (…). Pablo me tenía que dejar saber que yo no era completamente indispensable, que otros americanos también introducían su producto en varios lugares de los Estados Unidos: “McKenzie lo está alcanzando, compadre”, dijo Escobar y volteó a ver a Jorge Ochoa. Jorge asintió y aclaró: “McKenzie está con sus aviones por todas partes. Hizo un arreglo en Nicaragua para guardar nuestra mercancía y luego llevarla hasta la Florida, Lousianna y Texas’”.

De hecho, la película que protagonizará Cruise se titulará Mena, debido al nombre del pueblo en Arkansas donde Barry Seal montó el más grande centro de operaciones que la historia del narcotráfico haya tenido en su haber. La sociedad se hizo a una flota de aviones tan descomunal que tuvieron el descaro de utilizar durante esos años dos aeronaves de la CIA. Un negocio que dejó con tanto dinero al clan Ochoa que como dice una fuente que prefiere omitir su nombre: “Tendrán que pasar varias generaciones para que se gasten todos los millones con los que se hicieron a miles de hectáreas de tierra y negocios por doquier, venidos de la venta de cocaína”.

AAseal1

No será un papel fácil para Tom Cruise si se tiene en cuenta que en la caída al vacío de Barry Seal, éste se convirtió en un cocaínomano de temer, con escenas en su vida tan fuertes que estuvo a punto de morir de una sobredosis y de ahogarse con su propio vomito porque era el único hombre que podía esnifar coca, tomar litros de whiskey y comerse 10 hamburguesas antes de ir a dormir. Sus impulsos lo llevaron a descuidar sus movimientos. En diciembre de 1984 Barry fue arrestado en su hangar de Baton Rouge después de aterrizar con un cargamento de droga. Esta vez los agentes de la CIA no fueron los que aparecieron en su celda para ayudarlo a salir, sino que arribaron agentes de la DEA para proponerle un trato: delatar a los funcionarios del gobierno de Nicaragua donde hacía escala la cocaína colombiana. Barry cometió un error que le costaría su vida: con el afán de rebajar su pena, dejó que los agentes le encaletaran cámaras a todo su equipo de aviación, con tan mala suerte que el día del embarque al propio Pablo Escobar le dio por ayudar a subir la mercancía de sus jefes, los Ochoa.

Barry entregó las fotos y estas fueron mostradas al mundo entero. Cuando Fabio Ochoa vio lo que tenía entre manos el Presidente de los Estados Unidos, no montó en cólera porque Pablo Escobar saliera en las imágenes, sino porque su hermano Jorge Luis estaba en una prisión en España y de conocerse su sociedad con aquel piloto de la CIA, su hermano podría pasar el resto de sus días en una celda de dos por dos en el país de los adictos. Cuentan que en ese momento los encopetados Ochoa hicieron la jugada más inteligente de sus vidas: para limpiar su fortuna le entregaron todas las rutas a Escobar y encumbraron a aquel gatillero sin abolengos con la corona del Cartel, era el nuevo Patrón.

IMG00132-20110518-1143

Pero antes tenían que cazar a Barry. En diciembre de 1985 el exagente de la CIA fue condenado a seis meses de libertad condicional, obligado a dormir en una base militar y a tener la prohibición de llevar armas consigo. “Me han convertido de una diana”, diría Barry después del juicio sabiendo que el Cartel lo quería matar. Fabio Ochoa quería matar con sus propias manos a ese gringo que había dormido tantas veces en su propia hacienda, pero la familia lo detuvo. Los Ochoa entonces encargaron la búsqueda implacable del delator. Entre ellos a Rafa Cardona, un tipo tan malo que fumaba bazuco delante de su hija mientras acariciaba su costosa arma Ingram. Dos meses duró la pesquisa por cielo y tierra. Cardona hizo viajar a su ‘gusano’ mayor, Carlos Arango, alias Cumbamba y a tres sicarios más hasta Loussiana para callar a balazos al sapo. La recompensa que sacaría de pobres a los bandidos les nubló la inteligencia y en una operación kamikaze se fueron a aquel pueblo donde no había latinos ni mucho menos afros como para poder mimetizarse. Un piloto colombiano que había trabajado de la mano de Barry dio todos los detalles de sus movimientos.

Todo indica que Cardona también se alió con un agente de la CIA para llegar al condenado a muerte. Las instrucciones eran tan claras que no había quién lo salvara: “Ese gordo hijueputa maneja un Cadillac blanco modelo 79. Su secretaria tiene un Chevrolet azul, su esposa maneja un Mercedes 450 SL Beige, su casa queda en el 8532 de Oakmont Drive en Baton Rouge. Acostumbra comer todos los miércoles en un restaurante francés en el Holiday Inn y todos los jueves en una pescadería frente al centro comercial. Pero lo más importante, muchachos, a las 18 horas tiene que entrar al Salvation Army Hostel”.

Allí lo esperaron. Con la frialdad de quienes matan por plata, “Los paisas”, como gustaba a la banda que los llamaran, aparcaron el Chevrolet alquilado, conducido por Miguel Vélez, pusieron a rodar el pasa cintas con un casete de Fruko y sus tesos mientras cantaban a voz en cuello la canción A la memoria del muerto. A las 5:50 de la tarde pasó el Cadillac blanco y comenzó a estacionarse frente a ellos. En el puesto del copiloto alias Cumbamba acabó con tranquilidad de fumarse un cigarrillo mientras le quitaba el seguro a la última ametralladora Ingram MAC-10 al tiempo que le ajustaba un silenciador de mil dólares. En los puestos de atrás Bernardo Vásquez y Luis Quintero hacían lo propio con sus pistolas semiautomáticas por si había que reaccionar. Apenas se apagó el Cadillac, Cumbamba salió caminando hacia la ventana del conductor y gritó: “¡Barry!”. El gringo de la CIA quien vestía una camisa de satín purpura no alcanzó ni a agacharse cuando comenzó la lluvia de balas punto 45 (.45 ACP). Dos en la cabeza, dos en el cuello y dos más en el pecho apagaron el micrófono del delator.

BarrySealDead2

Barry Seal acribillado en su carro el 19 de febrero de 1986

Ese mismo día Cumbamba, Vélez, Vásquez y Quintero fueron capturados. Un año más tarde los cuatro fueron condenados a cadena perpetua. Rafa Cardona fue asesinado en su compraventa de autos antiguos en Envigado. Los tres hermanos Ochoa arreglaron con la justicia colombiana, se entregaron y después salieron libres. En la calle Escobar se convirtió en un monstruo que murió a balazos en un tejado. Del clan Ochoa solo se supo que por instigación de la DEA, lograron que Fabio fuera capturado y llevado a los Estados Unidos. De él no se sabe mucho, pero lo que sí se conoce es que la familia Ochoa es una de las más ricas y aceptadas por la sociedad  de Medellín. Quizá Tom Cruise pueda asomarse por sus haciendas ganaderas y los criaderos de caballos para entender lo complacientes que los Ochoa eran con los norteamericanos. Una alianza de la que salieron bien librados.

los ochoa

Foto superior: Fabio Ochoa y Santiago Uribe Vélez | Foto inferior izquierda: los hermanos Juan David y Jorge Luis Ochoa | Foto Inferior derecha: Fabio Ochoa arrestado por la DEA en el año 2000 en la Operación MIlenio

-Publicidad-
1
42620
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
Popeye, el exsicario de Pablo Escobar que llamó “loco y engañador” al papa Francisco

Popeye, el exsicario de Pablo Escobar que llamó “loco y engañador” al papa Francisco

Nota Ciudadana
¿En dónde están los 5000 mexicanos desaparecidos?

¿En dónde están los 5000 mexicanos desaparecidos?

Adiós al Mónaco, el cuartel mayor de Pablo Escobar

Adiós al Mónaco, el cuartel mayor de Pablo Escobar

Las tres del tintero