Reescribir la historia: una necesidad para el uribismo

"Uribe quiere que se escriba su propia versión de la guerra, distinta a la de Santos, y qué mejor si en esta empresa le ayudan el Centro de Memoria y su nuevo director"

Por:
febrero 16, 2019
Reescribir la historia: una necesidad para el uribismo

Resulta una ingenuidad pretender que el nombramiento del director del Centro de Memoria Histórica recaiga sobre un intelectual de izquierda o un intelectual neutro. Uribe y el Centro Democrático necesitan recuperar su versión de la historia, escrita tras su llegada al poder en 2002. Aquella que considera que en Colombia no ha habido ni hay un conflicto armado interno, sino una acción terrorista contra el Estado por parte de las guerrillas.

Una visión de la historia que se convirtió en verdad de Estado e insignia de los 8 años del régimen uribista. La misma que en su momento impuso José Obdulio Gaviria desde las oficinas del Palacio de Nariño, como asesor ideológico de cabecera de Uribe, y que plasmó en su libro Sofismas del Terrorismo en Colombia, entre otros.

Así como la paz de Santos construyó una versión de la historia que diera soporte a la negociación con las FARC y la firma de los acuerdos de paz, hoy el Centro Democrático considera urgente y necesario revisar la historia de la paz, reescribirla e implantar la historia del autoritarismo y el régimen de la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social como verdad oficial. Por eso es apenas natural que para tal cargo busque uno de los suyos, un militante fiel y guardián de sus ideas, un pura sangre, que cumpla con la tarea de revisar la historia, una necesidad de todo régimen, y el duquismo-uribismo no es la excepción.

Orwell y su magistral obra 1984 le enseñaron y recordaron a la humanidad que una condición esencial para instaurar un nuevo régimen político y social es reescribir, falsear, acomodar la historia. Eso lo sabían los historiadores de la época de Stalin que se dedicaron a escribir una historia oficial, lo saben también los historiadores que en los últimos años se empeñan en reescribir la historia del fascismo para reivindicar a Hitler y legitimar el proyecto político de los neonazis en la Alemania de hoy. Igual cosa hará Bolsonaro para desterrar la historia de la era Lula.

En la obra de Orwell el encargado de revisar, tergiversas y acomodar la historia a las necesidades del Gran Hermano era el Ministerio de la Verdad, hoy en los  Estados se le denomina de otra forma, más sutil, menos brutal, pero su cometido es el mismo. En el mundo escrito por Orwell el Ministerio de la Verdad tenía un único y gran propósito: reescribir y reinterpretar la historia. “En cuanto se reunían y ordenaban todas las correcciones que había sido necesario introducir en un número determinado del Times, ese número volvía a ser impreso, el ejemplar primitivo se destruía y el ejemplar corregido ocupaba su puesto en el archivo. Este proceso de continua alteración no se aplicaba sólo a los periódicos, sino a los libros, revistas, folletos, carteles, programas, películas, bandas sonoras, historietas para niños, fotografías..., es decir, a toda clase de documentación o literatura que pudiera tener algún significado político o ideológico. Diariamente y casi minuto por minuto, el pasado era puesto al día”. La misión de ese ministerio es sencilla: reescribir la historia de tal manera que esta nunca contradiga la doctrina del partido. En última instancia, el objetivo de cambiar la historia es mantener la ilusión de que al partido y su gran líder les asiste la razón. (Ver enlace)

“Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro” nos enseña también Orwell. Por eso no es extraña la puja por el nombramiento del Centro de Memoria Histórica. No es una discusión entre académicos o historiadores de oficio, es una batalla política. Y qué batalla, se ha quemado más de uno al momento de intentar nombrarlo.

El régimen de Santos contó para su empresa de paz con el respaldo del Centro Memoria Histórica, bajo la dirección de Gonzalo Sánchez, pero como el régimen cambió y las posturas frente a la paz también, es apenas elemental que el gobierno Duque necesite reescribir la historia, negrear a unos y blanquear a otros, denigrar de unos cuantos y exaltar a los salvadores de hoy, como ya lo están haciendo los textos de Historia de la Editorial Santillana.

Luego de fracasar tres veces en su intento de tomar las riendas del Centro de Memoria Histórica, el gobierno Duque busca un nombre entre los conversos de izquierda que hoy militan en el Centro Democrático. Lo cual provoca una gran irritación entre los intelectuales egresados de izquierda. “Los conversos por lo general fueron muy radicales en su militancia del pasado. Por ejemplo, algunos conversos militaron en el Partido Comunista Marxista Leninista de Colombia, PCC (M-L) y elaboraron sesudos documentos y pasquines en favor del “glorioso” Ejército Popular de Liberación EPL, hicieron de China el vaticano de su fe comunista, consideraban que el régimen político colombiano era una “dictadura terrorista y sanguinaria”, promovieron la alianza obrero-campesina y justificaron la lucha armada como “históricamente válida”.

“Estos mismos radicales de izquierda de los años 70 se han convertido hoy en activos promotores políticos del Centro Democrático, son los amanuenses ideológicos del expresidente Uribe. Consideran que no hay conflicto armado sino “una acción terrorista y criminal” de las Farc y el ELN. Todos los males de Colombia “se deben a la combinación de todas las formas de lucha”. Parodiando a Marx, los conversos condenan hoy como subversivo y terrorista lo que ayer pregonaban como izquierdistas radicales”.

Ver: El partido de los egresados de la izquierda

“La historia será generosa conmigo, puesto que tengo la intención de escribirla” dijo Churchill y escribió su propia versión de la Segunda Guerra Mundial. Hoy Uribe quiere que se escriba su propia versión de la guerra, distinta a la de Santos, y qué mejor si en esta empresa le ayudan el Centro de Memoria Histórica y su nuevo director.

-.
0
9281
¿Quiénes están detrás del negocio de las apuestas que la están rompiendo en Mundial?

¿Quiénes están detrás del negocio de las apuestas que la están rompiendo en Mundial?

De Caracol a la cárcel: la injusticia que casi le daña la vida a una exparticipante de ‘El desafío’

De Caracol a la cárcel: la injusticia que casi le daña la vida a una exparticipante de ‘El desafío’

El ingrato final de una guerrillera vieja

El ingrato final de una guerrillera vieja

¿Pagaría 300 mil pesos por unos zapatos usados?

¿Pagaría 300 mil pesos por unos zapatos usados?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus