Otra vez culpable: el Estado responsable de lo sucedido a la periodista Jineth Bedoya

Se sella la condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos al Estado colombiano por el secuestro de la activista con participación de agentes estatales

Por: María Fernanda Molano Giraldo
octubre 24, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Otra vez culpable: el Estado responsable de lo sucedido a la periodista Jineth Bedoya
Foto: Pixabay

“Culpable de la nefasta complicidad
Culpable de favorecer la impunidad
Culpable de indolencia y negligencia
Culpable de todo tipo de violencia
Culpable es y será la sentencia”

Puedo ver a una sobreviviente, una fuerte mujer parada en los estrados; su rostro en alto, revelando otros rostros como ella; puedo observar su mirada afligida, pero a la vez expectante; puedo escuchar una conmovedora historia, en una voz que rompe el silencio; puedo percibir su corazón preparado para conocer “la sentencia”, aquella que por tanto tiempo ha esperado.

Puedo ver la negligente maquinaria del poder; su insoportable arrogancia e innegable complicidad; su connivencia en los crímenes de lesa humanidad y su histórica impunidad; su empeño en negar toda responsabilidad; su cinismo para recusar a las autoridades de la Corte Internacional; puedo reconocer un patrón de violencia institucionalizada; puedo ver un Estado culpable e indiferente y a la espera absurda de un fallo benevolente.

Pero la sentencia fue histórica e inesperada para el Estado colombiano, pues la Corte Interamericana de Derechos Humanos lo condenó por la violación a los derechos de la periodista Jineth Bedoya Lima, víctima en el ejercicio de su profesión por hechos ocurridos en el año 2000 en la Cárcel La Modelo cuando documentaba la guerra interna entre paramilitares y guerrilla.

Bedoya, como sabemos, fue interceptada, secuestrada, torturada y violada; todo como parte de un macabro plan que involucraba a actores paramilitares y agentes de Estado.

¡Culpable! sentenció la Corte y el Estado colombiano quedó al desnudo; su aceptación parcial de responsabilidad no fue suficiente; quedó al descubierto no sólo su indiferencia con las víctimas de la violencia, sino su culpabilidad en este atroz crimen.  La sentencia es histórica porque se hizo justicia para Jineth, pero también para todas las mujeres víctimas de violencia sexual en el conflicto colombiano, las periodistas que se enfrentan a múltiples riesgos, y las mujeres que además son revictimizadas por las instituciones.

La sentencia pone al descubierto la peor cara de un Estado cómplice de violación, que muta hacia la visión Nitzscheana: «Estado se llama al más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; y ésta es la mentira que se desliza de su boca: "Yo, el Estado, soy el pueblo"» ¡Estas son también las mentiras del Estado colombiano!, que si de algo es culpable es precisamente de no ser el pueblo, la mujer, la periodista, la víctima, las comunidades, de no ser la justicia.

-.
0
600
El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus