Opinión

Los menores de 30 años

Lo grave no es que esta juventud no comparta los mismos valores y propósitos que las generaciones anteriores. Lo grave es que estas no comprenden eso

Por:
junio 30, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los menores de 30 años
Los manifestantes son vándalos en potencia porque el vandalismo es lo que antecede a toda revolución; es el impulso a destruir que precede a cualquier nuevo orden que se pueda crear. Foto: Santiago Puccini/Las2Orillas

Para los menores de treinta años es difícil entender el mundo que les correspondió a los mayores de treinta.

Las generaciones anteriores tienen marcados unos hitos que les sirven de referencia, a veces por lo que significaron en sí, a veces por los cambios que produjeron.

Aunque pocos quedan, para quienes nacieron antes de la Segunda Guerra Mundial, y si aún tienen recuerdos de ella, el mundo en nada se parece al de entonces. Son tantas y tan profundas las dimensiones de los cambios que la realidad de hoy está tan lejos como la ciencia ficción de entonces.

Para quienes nacimos durante o inmediatamente después de esa conflagración, los desarrollos tecnológicos más marcados pudieron ser la televisión como nuevo miembro del hogar. La programación y los megacomputadores o los aviones jet; en lo geopolítico la descolonización y el desarrollo caliente de la guerra fría (Corea, Vietnam; -en nuestro continente con la invasión de Bahía de Cochinos y la crisis de los misiles-); pero lo más trascendental fueron los desarrollos o cambios sociales con la píldora que cambió la esencia animal del ser humano, la relación entre generaciones con la rebeldía de los jóvenes, los Beatles que inventaron una nueva música, el hippismo, la experimentación de las drogas, Woodstock y las ‘manifestaciones’ de Mayo del 68 y las universidades de Kent y Berkley. Una revolución social.

A la generación posterior le correspondió su desarrollo. La aparición del microchip, el nacimiento del Internet, del entretenimiento digital (Pacman, Marios Bros); Madona y Michael Jackson transformaron el mundo del espectáculo. En lo geopolítico la aparición de China, el fin de la guerra fria, la competencia por la conquista del espacio; se vendió la idea del ‘Fin de la Historia’ (de Francis Fukuyama) según la cual el mundo habría logrado encontrar la fórmula ideal para el orden social con la democracia y el capitalismo, y se concretó el Consenso de Washington como instrucciones para lograrlo. La caída del muro de Berlín se volvió el hito histórico. Despues las transformaciones fueron más aceleradas. Aparecieron los celulares inteligentes, el streaming que acabó con los medios físicos de música. Se trasladó la vida de la realidad al mundo cibernético.

Todo esto es visto como parte del progreso de la humanidad.

La era de acuario pudo ser la era de la tecnología. Se acompañó de la obsesión por el éxito y en general éste medido en términos económicos, bien sea de acumulación o de ostentación.

Pero parece que la capacidad de adaptación y de comprensión que permitió a la humanidad evolucionar alrededor de estos ‘valores’ se hubiera perdido y los menores de treinta años no comparten los de sus antecesores.

___________________________________________________________________________________________

Los jóvenes quieren que se dé más atención al cambio climático que a la conquista de Marte

____________________________________________________________________________________________

Eso ya no va con la nueva generación. Lo que se consideran éxitos no los ven en los resultados. La fijación en los desarrollos ha dado paso a la atención prioritaria por la ecología. Los jóvenes quieren que se dé más atención al cambio climático que a la conquista de Marte. Buscan y valoran más los propósitos colectivos que manejan a través de las redes sociales que la satisfacción y el protagonismo individual. La injusticia les duele a quienes la sufren y les incomoda a quienes la ven. El panorama que se les presenta es el de un presente insatisfactorio y un futuro peor. Desean y deben apersonarse de ese futuro pero son la primera generación con solo escenarios pesimistas. Se ve en que no son poco quienes han renunciado a reproducirse, y así la multiplicación de la especie tiende a estancarse.

Lo grave no es que esta juventud no comparta los mismos valores y propósitos que las generaciones anteriores. Lo grave es que éstas no comprenden eso. No comprenden que lo que no se puede calificar sino de ‘revolución social’ es el deseo de cambiar el mundo que se les ofrece. La protesta y la violencia son formas de expresar eso; son acciones desesperadas que no tienen la racionalidad que quisieran quienes crearon las condiciones que se atacan. La bomba molotov no se lanza contra el policía sino contra la policía. El saqueo al hipermercado es la venganza contra el abuso que permite el mercado. El ataque a las entidades bancarias es la manifestación contra la explotación en el mundo económico.

Los manifestantes son vándalos en potencia porque el vandalismo es lo que antecede a toda revolución; es el impulso a destruir que precede a cualquier nuevo orden que se pueda crear.

-.
0
3300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La incomprensible política energética

La incomprensible política energética

Me pregunta que pienso de la candidatura de Alejandro Gaviria

Me pregunta que pienso de la candidatura de Alejandro Gaviria

El presidente Duque y ‘¿el poder para qué?’

El presidente Duque y ‘¿el poder para qué?’

Radiografía del momento político

Radiografía del momento político

Verdades a medias

Verdades a medias

De las criptomonedas y el bitcóin

De las criptomonedas y el bitcóin

Más vale tarde que nunca

Más vale tarde que nunca

El derecho de morir

El derecho de morir