Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

La nueva Locombia

El petardo Odebrecht le cae en la cara a Santos y Zuluaga; la cosa tiene toda la pinta de pasar, como el caso ocho mil, al triste olvido

Por:
Febrero 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Cuando se dio el bien sonado caso de ingreso de dineros de la mafia de Cali en la campaña presidencial de Ernesto Samper Pizano, con pruebas a diestra y siniestra que daban pie para hacer el guion de una gran película, de esas en donde el cinismo y el sarcasmo, junto con la falsa inocencia son las protagonistas, y en donde todos decíamos el tipo ya se cayó, que no hay espaldas tan anchas que soporten tantos artículos del Código Penal, tristemente nos dimos contra el piso cuando pasó el tiempo y no ocurrió nada.

Tan no pasó nada que al cabo de los años y gracias a su discurso fácil de socialdemócrata de avanzada, hasta con principios de izquierda, él es un referente de nuestra cultura política y los países del mundo bolivariano le siguieron la caña y fue designado Presidente con mayúsculas de una cosa inservible que les dio por llamar Unasur.

Y ahora ese mismo petardo le cae en la cara a Santos y Zuluaga, los dos principales contrincantes de la pasada campaña presidencial y, sin perjuicio de los tres o cuatro peces medianos que caen en las redes judiciales, la cosa tiene toda la pinta de pasar, como el caso ocho mil, al triste olvido.

 

La mordida conlleva a los elementos que corroen
lo que debería ser el ejercicio de la política de servir a la sociedad convirtiéndola en algo de dos palabras: Soborno y Corrupción.

 

Ya no se trata de platas del narco, sino de algo tal vez peor: un conglomerado empresarial que hace obras de infraestructura por toda América Latina bajo el requisito indispensable de la tajada, de la mordida, que conlleva a los inevitables elementos que corroen lo que debería ser el noble ejercicio de la política de servir a la sociedad convirtiéndola en algo que tiene solo dos palabras: Soborno y Corrupción.

¿Solución a la vista?  No se ve, gritos apagados que se oyen mientras las doscientas Odebrecht pequeñas, medianas y grandes  siguen bailando ajenas a la triste realidad.

Y solución a la vista no hay si recordamos el valor en miles de millones que cuesta una campaña política, ya sea para acceder a la presidencia o un humilde cargo de concejal en un pueblo montañoso.

En suma, mientras ser político no sea concebido como una actividad normal y corriente de gente desinteresada en la tajada y el porcentaje por mi intervención, cuya única función sea la de servir a la comunidad, pues no hay solución.

Y tampoco puede creerse en las soluciones tipo Lampedusa de quien ofrezca cambiar todo, encaminado en últimas a que todo siga igual.

Y hablando de

Y hablando de  cosas agrias, y como la corrupción conlleva necesariamente a que los recursos públicos se agoten, pues los bogotanos estamos obligados a esperar otros veinte años para ver si alguna vez se hace un metro.

¿Y los dineros gastados en los estudios del metro elevado?  Imagino que en ello se habrán ido varios trillones

Publicidad
0
536
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía

Las simples cosas

Las simples cosas

Hay cosas que no concuerdan como el Centro Democrático convocando a una marcha contra la corrupción o los escuderos del “me acabo de enterar”

El tal Odebrecht no existe

¿Los candidatos están completamente ajenos a los asuntos financieros de las campañas, no saben quién financia ni por cuánto?

¿Una paz hecha con las patas y algo de babas?

Qué hay de los 8000 fusiles, de los dineros de las Farc, del negocio de la coca, de los asesinatos de líderes sociales, y…

La lógica de la ilógica

Unos mil trescientos ahora exguerrilleros serán nada menos y nada más que escoltas. A quién van a escoltar, ¿al gran industrial o al político de turno?

Malas compañías

A veces da para pensar que los grupos de los “buenos” no pasan de ser un grupo de personas cuya pata huele a cadena

Justicia huera

Como Samper, ni Zuluaga ni Santos tenían idea, como si fuera fácil esconder un millón de dólares debajo de la almohada sin que la pareja se dé cuenta

¿Qué de malo tienen?

Lo que va del topless a los ejercicios sexuales en la playa

No a los humanos

Digna sería la faena si al torero le dan como único instrumento de lucha algo parecido a unos cachos, no puestos por su pareja, aclaro, sino instalados en su frente