Petro partió el país en dos

Petro partió el país en dos

Es cierto que Colombia no puede vivir del pasado, pero tampoco de este presente que no nos lleva a ningún futuro

Por: Rodrigo Beltrán, presidente Bells Medios
mayo 08, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Petro partió el país en dos

Se afirma que el día más feliz del Presidente Petro fue el pasado Primero de Mayo cuando logró lo que lo hace sentir plácido, el verbo en la plaza pública, comunicar con base a las emociones y aplausos, lograr un discurso taquillero, cueste lo que cueste, para críticos, lleno de odio y destrucción ante una plaza de Bolívar llena de trabajadores y centrales obreras.

Ellos, inocentes utilizados, celebraban como cada año, el Día Internacional del Trabajo que ha sido ajeno en la mayoría de los países del mundo de los oportunismos y utilización del presidente de turno. Pero como estamos en Colombia, el país del sagrado corazón, pasamos de una oportunidad universal para reivindicar los derechos de la clase obrera, a una vitrina de un gobierno que no ha cumplido y que ya llegó a su mitad de periodo con su presidente a bordo.

Petro, a los ojos de cientos de colombianos y expertos, utilizó un lenguaje caliente; calificado como una reacción a la defensiva, desesperada por la frustración de no alcanzar las metas que prometió en campaña… cuyo efecto ya está en el imaginario de los ciudadanos, un país que llega al abismo de la polarización. Un estado peligroso que, de crecer, puede constituirse en la válvula de escape para la confrontación civil con consecuencias en los sectores políticos, económicos y sociales de una nación… la tragedia para una sociedad.

Qué mal comunicador es Petro o qué genio es. Depende desde dónde se mire. El anuncio en ese mismo escenario de romper relaciones con Israel, noble al pronunciarse de los problemas globales y poco de lo nacional, puso,sin embargo, a la opinión pública, medios de comunicación, redes sociales y demás a hablar de ese hecho diplomático durante más de 24 horas.

La ecuación es sencilla y cierta por los acontecimientos: Benjamín Netanyahu no es Israel y Gustavo Petro no es Colombia. Una jugada estratégica de ajedrez para que nos olvidáramos de la cruda realidad que atravesamos y los problemas tan graves que no encuentran solución y del cual somos víctimas, a diario, cada uno de los colombianos. Y, a la vez, un desconocimiento y burla hacia la clase trabajadora y sus angustias que esperaban que la intervención del primer mandatario les diera luces a los problemas de la clase obrera y sindical.

Claro es, que la gente no vive de los discursos, pero en este caso sí alimentó su Ego en las máximas proporciones que identifica al presidente Petro. Lo cierto es que podríamos hacer un listado de temas prioritarios de la vida nacional que llena de angustia a los ciudadanos y que este gobierno incumple.

Lindo el momento que vivimos ahora, gracias a la irresponsabilidad, ambición y egoísmo de algunos líderes políticos comenzando por el mandatario de los colombianos y voceros de partidos. Todos ellos han caído en la trampa o se han hecho los de la vista gorda. Hoy Somos un país partido en dos, con un aumento crítico del riesgo en todo sentido.

Comenzamos la era obligada de la Colombia de las marchas y contra marchas, tristemente la gente no vive de estas, y lo que se habla y comunica desde el púlpito de la plaza pública en su porcentaje mayor es una retórica de la mentira y las falsas promesas. O sea, estamos viviendo el peor de los escenarios ad portas de iniciar campañas presidenciales 2026.

Entonces, en este clima polarizado, el gobierno ha buscado activamente utilizar los medios de comunicación, redes sociales e influencers afines, para moldear la narrativa y cambiar la percepción pública. A través de mensajes cuidadosamente elaborados y la promoción de perspectivas favorables, se intenta contrarrestar las críticas y generar una imagen más positiva del gobierno y sus acciones.

Sin embargo, esta estrategia de comunicación unilateral solo contribuye a profundizar la división y la desconfianza en la sociedad. Para superar esta situación, es fundamental que el gobierno escuche a todas las voces, incluyendo las disidentes, y promueva un diálogo genuino y transparente con todos los sectores. Solo a través del entendimiento mutuo y el compromiso real con las necesidades de la población, podremos avanzar hacia una Colombia verdaderamente unida y próspera.

Es cierto que Colombia no puede vivir del pasado, pero tampoco de este presente que no nos lleva a ningún futuro.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
He tomado cursos de escritura creativa para ser escritor(a) pero sigo siendo un(a) idiota, ¿qué hago?

He tomado cursos de escritura creativa para ser escritor(a) pero sigo siendo un(a) idiota, ¿qué hago?

Nota Ciudadana
Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--