La guadua en la historia de Colombia

"La poca guadua que existe es costosa y paga muchos impuestos para utilizarla, nadie cultiva ni cuida por temor a las multas y los impuestos y dejo de ser rentable"

Por: Francisco Alberto Bejarano Moreno
junio 11, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La guadua en la historia de Colombia

En el libro de Robledo unos de esos primeros moradores hace una narración de esos  asentamientos; en ella cuenta cómo la guadua fue su mejor aliado: “Éramos cuatro compañeros arrojados de Antioquia por la guerra y el hambre. En Santa Rosa dejamos las mujercitas y las pocas reses que pudimos salvar del gobierno y de los que en su nombre nos robaban. Aquí llegamos una tarde con lo encapillado, las herramientas y algo bastimento, al otro día derribamos un buen tajo de guadual cerca de una quebradita y por la tarde hicimos un rancho de vara en tierra, con estantillos de guadua y lo empajamos con hojas de biao. Al otro día cortamos los estantillos, las soleras, las vigas y los encañados, todo de guadua y picamos esta para los enchinados. Al siguiente cortamos los trozos de guadua para la teja y los pusimos al sol después de rajarlos.

Al día siguiente nos pusimos tres a armar la casa y uno a destaponar coca. Esa tarde nos quedó armada la casa y muy de mañana nos pusimos dos a entejar y dos a enchinar y por la tarde hicimos las camas con troncones de guadua y guadua picada. Al otro día hicimos las puertas y el piso de guadua picada y con guadua picada niñita  hicimos los canastos para hacer el maíz, que habíamos sembrado de tapado, lo mismo que la hierba de para”.

La arquitectura en Colombia en el siglo XIX y XX era una combinación de Guadua, madera, barro, hojas o techos de paja, biao; el desarrollo de los pueblos se asentó con esos materiales. Muchos años la cultura de la construcción era barata y por eso se llegó a pesar que las casas en guadua eran para la gente pobre.

En la actualidad algunos arquitectos han utilizado la guadua para hacer puentes, construcciones en sitios turísticos, casas en material de guadua que a propósito son costosas como para gente rica, dicen las cotizaciones. La poca guadua que existe es costosa y paga muchos impuestos para utilizarla, nadie cultiva ni cuida por temor a las multas y los impuestos y dejo de ser rentable.

Los recuerdos me traen amigos de antaño que vivían de picar guaduas, producir esterilla, generar empleo y enviar toneladas a Bogotá que eran utilizadas en construcción de casas, edificios y hacer arte, en urbanizaciones y aún existen en techos pañetados y decorados.

Cultivar madera y guadua era un privilegio que calmaba necesidades al campesino y trabajador del campo. Era como cultivar cualquier producto agrícola. Hoy, los que tumben una guadua o un árbol son ultrajados, apresados, multados y deben pagar impuestos si desean arreglar sus guaduales o arboles; no pueden utilizar una guadua o madero  para cualquier necesidad. Pero el campesino no tumba hectáreas de árboles y si lo hace remplaza por uno nuevo.

¿Si el ministerio del medio ambiente, y en el Tolima Cortolima, o en Colombia las demás entidades medio ambientales nunca han dado un subsidio para cultivar estas especies madereras, porque pretenden ganar dinero, a costa del sacrificio de quienes aún conservan  guaduales y arboles? ¿Cuánto dinero del presupuesto, se ha utilizado políticamente para decir mentiras en siembra de árboles que ni siquiera existen?

La madera y la guadua desaparecieron de los campos colombianos porque fueron siendo desplazadas por otros materiales. ¿Cuántos de estos causan daño al medio ambiente cuando la madera y la guadua son degradables? ¿Dónde están los pensadores y defensores del medio ambiente, que gobernaron y permitieron que esos materiales desaparecieran a cambio de un impuesto o un castigo?

¿Cuantos pobres hoy quisieran tener un pedacito de tierra en Colombia en donde sobra mucha, y hacer una casita en guadua y madera  para cubrir sus necesidades? ¿Cuántas viviendas hoy aún son de guadua y cagajón?

En otros países se cultivan árboles con subsidios de los gobiernos y se fabrican casas con maderas de pino muy lujosas, incluso sirven como materia prima para sacar papel y hacer guacales para exportar productos.

Así las cosas, se entiende que el medio ambiente ha sido destruido y acabado por el progreso, orientado por el ánimo económico de los gobernantes y congresistas. Y por los impuestos, las multas y los castigos, a los que antes sembraban árboles y guadua para su sustento y manutención. Es decir que el campo colombiano siempre está olvidado por los gobernantes, y con tanto desempleo se persigue a quienes mantienen en sus fincas cultivos de guadua, que se están acabando porque ya no existe el deseo personal de mantener y cultivar por temor, y porque nadie quiere comprar una finca con árboles y guadua porque ya no es negocio.

Así que no les echemos la culpa a los campesinos de acabar con el medio ambiente. Y recordemos las huellas de la historia respecto a la madera y la guadua.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
801

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El concierto en honor al Nobel de paz Juan Manuel Santos

El concierto en honor al Nobel de paz Juan Manuel Santos

Primera dama ofende la memoria de los jóvenes asesinados por la policia

Primera dama ofende la memoria de los jóvenes asesinados por la policia

En redes
[VIDEO] Militares habrían utilizado helicóptero del ejército para paseo familiar a Ciudad Perdida

[VIDEO] Militares habrían utilizado helicóptero del ejército para paseo familiar a Ciudad Perdida

Nota Ciudadana
Enfermería, una vocación de alto riesgo en Colombia

Enfermería, una vocación de alto riesgo en Colombia