Juan Choconat el segundo mejor chocolate de América que cambia vidas

Una compañía 100% colombiana produce uno de los mejores chocolates del mundo al tiempo que impacta positivamente las vidas de 80 familias campesinas del Tolima de la mano de un aliado estratégico

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando Juan Manuel Arbeláez regresó a Colombia después de haber estudiado emprendimiento en Estados Unidos no sabía qué hacer. La respuesta la encontró en una finca de su padre que tenía ocho años abandonada. El conflicto hacía imposible pensar que en esa zona del Tolima podía cultivarse cacao. Además, cuando su padre intentó hacerlo, el bajo precio del cacao hizo que fuera aún más difícil pensar en ello. “Si yo, que soy un ingeniero, sufro por lo bajo que está el precio ¿qué tal le tocará a un pequeño campesino?” dijo su padre.

No obstante, fue la anterior frase la que motivó a Juan Manuel a convertir el cultivo de cacao en un negocio rentable que pudiera mejorar las condiciones de vida de los pequeños campesinos de la región. Se asoció con Natalia Bulla, Ingeniera Industrial de la Universidad de los Andes, y así nació Juan Choconat, compañía que en cinco años de funcionamiento ha logrado ser reconocida tanto por la calidad de su chocolate como por la labor que desempeña. Sus chocolates fueron reconocidos por los International Chocolate Awards como uno de los mejores del mundo. Además de vender en Colombia, exportan a Chile, Nueva Zelanda y Canadá.

En el proceso de expansión de Juan Choconat ha habido aliados estratégicos. Uno de ellos ha sido el Grupo Éxito, gigante del retail en Colombia que desde el mes pasado vende en todos los almacenes Carulla a nivel nacional sus chocolates. “El Grupo Éxito es una compañía que, al igual que nosotros, quiere hacer país. Les gustó mucho nuestro compromiso con los campesinos. Luego de la alianza con el Éxito, ellos compran el 60% de la producción total. Y esto es un reto muy grande pues toca ampliar nuestra capacidad de producción sustancialmente” cuenta Arbeláez, quien para asumir dicho reto cuenta con el apoyo de Impulsa tras ganar una convocatoria y recibir 120 millones de pesos para invertir en la empresa. Otro aliado fue el Banco Agrario, que por medio de un crédito apoyó a Juan Choconat para que a finales de 2019 se cumpla la meta de tener entre 300 y 500 familias campesinas cultivando cacao tolimense para ellos.

Actualmente son 80 familias de pequeños campesinos las que cultivan cacao para Juan Choconat en municipios del Tolima como Ataco, Rioblanco, Prado y el corregimiento doce de Ibagué. “Ellos se encargan de la cosecha y el mantenimiento del cultivo. Nosotros nos encargamos del resto del proceso y asumimos los costos, lo cual les permite tener hasta un 72% más de ganancias de las que tendrían vendiéndole a intermediarios” Asegura Juan Manuel Arbeláez. En el Tolima un campesino puede estar vendiendo un kilo de cacao en 5000 pesos, de los cuáles un intermediario descuenta entre 1000 y 1500.

Juan Manuel Arbeláez asegura que lo más gratificante en los cinco años que lleva funcionando Juan Choconat es el reconocimiento por parte de productores, distribuidores y consumidores, pese a que en principio le advirtieron que impactar positivamente las condiciones de vida de los campesinos tolimenses y generar rentabilidad era difícil. “Recuerdo muy bien que junto a Natalia quisimos desde el principio que las caras de los campesinos estuvieran en los empaques de los chocolates. La gente de marketing nos decía que eso no era muy vendedor. Cinco años después podemos decir que lo estamos logrando, y que todavía vamos a lograr más”.

El cruce de caminos que permite cada día sembrar país

Vea más contenidos