Los arroces colombianos que llenan corazones

Una empresa arrocera que originalmente fue fundada en el Tolima demuestra que, gracias a un , los colombianos somos capaces de hacer cosas grandes.
Foto: referencia. Pixabay.com

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En la ciudad de Girardot, a orillas del Río Magdalena, tuvo lugar la fundación de Agro Industrial Molino Sonora de la mano de los hermanos Guillermo y José Hilario Manrique. Era el año 1978 y la creciente necesidad de atender el proceso de secado y trilla de arroces fue lo que motivó la creación de la compañía que nació como una pequeña empresa familiar. Sin embargo, 41 años después la compañía creció al punto de tener plantas propias en Tolima, Casanare y Atlántico, y bodegas de distribución en Bogotá, Cali, Medellín y Pereira. Además, hay 450 personas que encuentran empleo en esta compañía cuya actividad comercial principal es la molinería de arroz.

Juan Sebastián Gambin, Gerente Operativo de Agro Industrial Molino Sonora, no duda en afirmar que el principal aporte de la compañía que representa ha sido la generación de oportunidades en las diferentes regiones del país en donde tienen presencia. “Por ejemplo, en el Casanare se ha hecho una labor muy importante para el gremio arrocero local. La llegada de Sonora motivó a que otras compañías de la industria arrocera también hicieran presencia en la región. Así es posible absorber la cosecha de forma que el pequeño agricultor sea beneficiado” comenta Juan Sebastián Gambin, quien además destaca que su compañía hace 5 años tenía 150 empleados, cifra que en dicho tiempo se ha triplicado.

La compañía vela por el bienestar de los empleados quienes son considerados como el activo más importante de la misma. Por eso hay un departamento de recursos humanos cuya labor es velar por ellos. “Tenemos un fondo de préstamo a empleados. También hay programas de recreación. Gran parte de nuestras empleadas son madres cabeza de familia, especialmente en el área de empaquetado. Todo nuestro personal se reparte entre las plantas, la bodega y las fuerza de ventas” afirma Juan Sebastián Gambin.

Un aliado clave para Sonora ha sido el Grupo Éxito, que desde hace doce años tiene una relación comercial con la compañía. No solo vende el arroz Sonora en sus almacenes sino que le confía la elaboración de todos los arroces de marca propia; Ekono, Éxito, Taeq y Super Inter. Juan Sebastián Gambin destaca que la relación comercial con el Grupo Éxito ha sido determinante para el crecimiento de la compañía pues además de comprar cerca de un veinte por ciento de la producción total, existe una labor de acompañamiento: “Gracias al acompañamiento del Grupo Éxito al proveedor hemos podido garantizar estándares altos de calidad en el producto. Así hemos tenido mejoras en nuestros procesos y le aseguramos al comprador que se lleva un arroz limpio, inocuo y de altísima calidad”.

Al ser consultado sobre por qué apoyar la industria nacional, Juan Sebastian Gambin no vacila en afirmar que al comprar colombiano se está apoyando a crear un mejor país. “Hay gente que piensa que porque un producto es colombiano no puede ser de alta calidad. Sin embargo, una de las satisfacciones más grandes que me deja el trabajo desde Sonora es contribuir a cambiar ese estigma. Día a día estamos demostrando que los colombianos somos capaces de lograr cosas grandes”.

Cuidar el medio ambiente, crear un gran producto y hacérselo conocer a la gente a través de las grandes superficies para aprovechar la tierra al máximo y agradecerle a la misma a través de una cadena de abastecimiento sostenible es la forma en como se construye país. Porque creer en lo nuestro va a más allá de comprar productos con sello colombiano; es conocer los procesos que hay detrás de cada producto y sobre todo a las personas que lo hacen posible alimentando millones de sueños y corazones cada día.

El cruce de caminos que permite cada día sembrar país

Vea más contenidos