El totazo de los magnates gringos del ´fracking´

Harold Hamm, un amigote de Trump y su asesor de energía en campaña junto a todo el sector está duramente golpeado por el desplome del precio del petróleo

Por:
marzo 24, 2020
El totazo de los magnates gringos del ´fracking´

El lunes negro en que empezó la guerra del petróleo entre Rusia y Arabia Saudita, el barón del fracking, Harold Hamm perdió 2.500 millones de dólares, y cedió su puesto entre los billonarios de Forbes. No fue el único en la larga lista de productores independientes de shale oil, víctimas del derrumbe de los precios, algunos de los cuales están a punto de bancarrota.

La estrategia ya conocida de Arabia Saudita de abrir los grifos, vender el petróleo barato, hundir las cotizaciones, asestar un duro golpe a las empresas de fracking y de paso castigar a Rusia por no aceptar sus recortes de producción en Opep+, está en marcha. El barril de Brent, de referencia en Colombia y Europa, apenas llegaba a 27,05 dólares al cierre de la sesión de hoy, y el WTI de referencia en Estados Unidos a 23,11, con caídas del  62 % en lo que va del año.  El miércoles pasado las bolsas habían colapsado.

Con estos precios muchos de los petroleros del fracking que deben vender entre 46-48 dólares para recuperar la inversión, pagar regalías y tener  utilidad en la gran cuenca Permian de Texas, podrían quebrar o tener que reducir su producción, en un sector que bombea al día entre 8 y 9 millones de barriles, el 9 % de toda la oferta mundial. Diamondback  y Parsley, dos de las más grandes independientes, han anunciado la reducción de perforaciones y costos, Occidental Petroleum, Devon Energy harán otro tanto, mientras Apache Corp. planea parar toda actividad de perforación en Permian.

La marea petrolera de los sauditas es una pesadilla que llega cuando las cosas ya estaban mal en Texas y Oklahoma,  grandes regiones productoras. La Agencia Internacional de Energía, anotó en su informe de la semana pasada “el modelo de negocio del shale se está viendo seriamente dañado por la menor capacidad de acceder a la financiación, lo que está llevando a un incremento de las bancarrotas". Bancarrotas que en el 2019 llegaron a 48, y la deuda del sector suma hoy 120.000 millones de dólares.

La gran cuenca Permian de Texas es el ícono del ´shale oil´

La rápida expansión del negocio del shale en Estados unidos se hizo sobre una montaña de deudas. A él entraron grandes pequeños y medianos productores financiados por un rosario de inversionistas de todos los tamaños en medio del festín hasta el 2016 cuando 140 empresas quedaron tendidas en el campo. Entonces quedó claro que mientras se extraía crudo a toda máquina solo algunos eran capaces de hacer utilidades. Fue el momento ir a Wall Street a pedir créditos de miles de millones de dólares para cubrir los costos de ese boom, pero no todos estaban dispuestos a poner su dinero allí. Para acabar de completar, en plena crisis de coronavirus y guerra del petróleo las deudas se están venciendo.

Los que están cubiertos son los grandes productores BP, Shell, Exxon que es el amo y señor de Permian. Porque su portafolio de inversiones que incluye petróleo de aguas profundas y convencional, le permite tener tasas de retorno de dos dígitos y su mirada es de largo plazo. Pero pequeños y medianos independientes del shale la está viendo negra. De hecho, en esta hecatombe de los mercados empresas como EOG Resources perdieron 32 %, Parsley - de Byan Sheffield, nieto de Joe Parsley, uno de los pioneros de Texas- cayó 39 , Diamondback 44,7 % y Continental Resources 52,5 %.

Esta última es la empresa de Harold Hamm, un pionero de esta industria, y asesor de energía de Donald Trump durante su campaña. En algún momento fue candidato a secretario de Energía. Hamm, 48 horas después de la debacle de la bolsa fue con otros petroleros a “pedir cacao” a Trump. El presidente les respondió con anuncios de créditos a bajísimas tasas de interés o sin intereses. Pero la idea cayó pesimamente y según Texas Observer, hasta aliados como el senador John Cornyn dijeron “No creo que ellos necesiten ningún rescate”. Los críticos sostienen que un rescate incentivará a las compañías a seguir perforando mientras luchan por saldar sus deudas. “Dinero fácil no es la cura para las compañías de petróleo y gas, ese es el problema”, dicen.

Hamm ha estado intrigando ante la Casa Blanca. Hace un año le dijo a Trump que ellos serían capaces de llenar el vacío de las sanciones a Irán. Ahora le dijo a Bloomberg TV que pidió al presidente evitar que el petróleo barato los perjudique y que presentará una queja ante el Departamento de Comercio contra Arabia Saudita por dumping. Una acción que pareciera poco coherente cuando a los sauditas les cuesta 2,80 dólares producir un barril y hasta allá no ha caído el precio del petróleo. Pero que coincide con la difícil situación de Continental Resources que en el verano pasado recompraba sus acciones a 34 dólares y ahora por debajo de 9 dólares.

 

Harold Hamm, un amigote de Trump, su asesor de energía en la campaña, junto a los
productores de petróleo con ´fracking´ le están pidiendo "una mano"

La guerra del petróleo le está propinando un duro golpe al que fuera la floreciente industria que permitió a Estados Unidos ser el primer productor mundial con 13 millones de barriles por día que ahora podrían reducirse hasta en dos millones. Esa guerra se cocinó desde el año pasado cuando Putin acusó la nueva y feroz competencia del shale gas de Estados Unidos en Europa; Trump impuso restricciones al supergasoducto ruso Nord Stream 2, que duplicará su capacidad para llevar gas natural a Alemania sin pasar por Ucrania o Polonia; y sanciones en febrero a la subsidiaria de la estatal Rosneft, por comercializar crudo de Venezuela. En marzo Putin estalló y fue a la guerra con Arabia Saudita y las empresas del fracking de Estados Unidos en la mira.

No obstante, la historia muestra que esas renacen tan pronto como sube el precio del petróleo. En la anterior debacle tardaron poco más de dos años en recuperar producción, aprendieron a manejar mejor los yacimientos, a ser más eficientes y redujeron sus costos de cerca de 80 dólares a 48.  ¿Podrán ingeniársela para perforar y producir pronto petróleo a 20 dólares?

Si las petroleras del fracking están sufriendo, otro tanto están los países productores, y en especial Venezuela e Irán que soportan las sanciones de Estados Unidos. En Colombia la situación tiende a empeorar al mismo ritmo de la caída de los precios, porque en el Presupuesto 2020 está estimado en 60,50 dólares por barril.

Con petróleo a 45 dólares, y una producción de 870.000 bpd la pérdida para las finanzas del gobierno se estimaba en 6,65 billones de pesos. Si los pronósticos caen a 30 dólares esas pérdidas podrían llegar hasta los 9 billones. Aun teniendo en cuenta los efectos de la devaluación, el hueco por llenar podría ser tan grande como casi media reforma tributaria de la que acaba de poner el ministro de Hacienda para recaudar 13 billones.

El dólar ha establecido récords y va por encima de los 4.000 pesos. Hoy cerró a 4,132. Si como se supone, el 1 de abril, fecha en que termina el acuerdo Opep, Arabia Saudita cumple su amenaza de inundar el mercado con 11 millones bpd, no estaríamos lejos de la caricaturezca predicción de las redes sociales: Este es el nuevo dólar ¡un billete de $5.000!

También le podría interesar

La guerra de Putin y Arabia Saudita que desfondó el petróleo

-Publicidad-
0
81100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
California e Inglaterra suspendieron el “fracking”, Colombia está a punto de decidir

California e Inglaterra suspendieron el “fracking”, Colombia está a punto de decidir

Derecho de súplica de Minminas a C. de Estado por fracking

Derecho de súplica de Minminas a C. de Estado por fracking

El súper poder del presidente de Ecopetrol: 8 nuevos nombramientos

El súper poder del presidente de Ecopetrol: 8 nuevos nombramientos

Sube el precio del petróleo: alivio momentáneo para Minhacienda y los viajeros

Sube el precio del petróleo: alivio momentáneo para Minhacienda y los viajeros