¡Hasta que a la fuerza tuvimos que parar!

"Es un “tatequieto” para todos: para los que gobiernan sin conciencia de igualdad, para los polarizadores políticos, los que atesoran sin medida, los empresarios que exprimen, todos"

Por: Carlos Iván Mantilla Velásquez
marzo 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Hasta que a la fuerza tuvimos que parar!
Foto: Via Instagram / @ClaudiaLopez

Obligados los terrícolas tuvimos que hacer un alto en el demoledor trajín; ese ir y venir con el absurdo afán que algunos no entendemos. Un corre, corre bestial para un destino final que no conocemos. Trajín solo comparado, se me ocurre, con el de las camelladoras pero libres hormigas cortadoras de hojas, que evitamos aplastar al caminar por los caminos campesinos, cuando de milagro nos percatamos del masivo desfile en el que yendo y viniendo sin descanso cargan las hojas en trocitos.

Y admirados de la rigurosa labor nos detenemos a observar el trasteo sintiéndonos gigantes supremos por su minúsculo tamaño y jugamos a desviarles del camino. ¿Cuántos, pocos o muchos, hemos imaginado en esos instantes de contemplación que, del mismo modo que a las hormigas, alguien también nos observa diminutos? Un ser súper poderoso que está por encima de todo, Dios omnipresente para algunos, o para otros, simplemente por gigantes extraños, extraterrestres poderosos, que solo vemos en películas o parodias del gigantismo como “tierra de gigantes “, la que vimos los de mi edad en los ochentas… vaya uno a saber. Lo cierto es que, somos mucho menos que las hormigas; somos realmente una brizna en el universo y más débiles e intrascendentes aún, ante hechos sobrenaturales e inesperados. Movimientos telúricos atroces, o mortales virus convertidos en pandemias como el que nos castiga hoy. Así, ineluctablemente desaparecemos como el pie que pisa a la hormiga.

¡El planeta no aguanta más! A la fuerza tuvo que frenar el poderoso sistema industrial, principal productor de la densa espuma de polución que ensombrece el firmamento y destruye la capa de ozono sin consideración, tuvieron que apagar sus máquinas: La China, - origen del mortal virus in su gobierno informa que superó la propagación del mal después de casi tres meses y miles de muertes- La India, Japón, Corea, el mismo Estados Unidos y las potencias europeas, entre otros, son los principales culpables del calentamiento global, en el afán de cumplir con la incalculable producción de cuanta cosa desechable se inventan para saciar el apetito voraz del monstruo del consumismo que ellos mismos crearon para enriquecerse y convertirse en las potencias que se pelean por gobernar el globo a costa de las necesidades que crearon para una sociedad hoy apetitosa del tener que, olvidó lo básico y esencial de la vida.

Es un “tatequieto” para todos, en especial para los que gobiernan las naciones sin conciencia de igualdad. Para los polarizadores políticos, para los que atesoran sin medida, para los empresarios que exprimen al trabajador con salarios de hambre, para los corruptos, los violentos sea cual fuere su causa. Para los vanidosos del común, los que miran por encima del hombro cuando empiezan a tener lo que no necesitan pero está de moda, para los que a cambio de una cirugía estética sacrifican su vida, para los que acuden a crear fundaciones con la intención de eludir impuestos y hacerse ver como filántropos, para el que vive del otro sin hacer nada, para el que desampara a sus ancianos padres y a sus pequeños hijos, etcétera. Duro mensaje de advertencia éste, no se necesitó, por ahora, un nuevo Big Bang, bastó con el virus Covid-19 o pandemia “china” como con sátira le dice Trump.

Pareciera que hoy todos volvimos a ser iguales, valoramos la austeridad y rescatamos lo esencial. Por fin, a la fuerza se mueve hacia abajo, unos grados, el indicador del índice de desigualdad en este mundo. ¿Servirá este Coronavirus para lograr un mundo más justo? O … ¿Necesitaremos que todo se acabe con un nuevo Big Bang? Entre tanto las hormigas andan laboriosas y libres por doquier. Por favor, ¡No las pisen! … La vida es bella.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Recordando el movimiento estudiantil de los 70

Recordando el movimiento estudiantil de los 70

La apuesta por tener más pruebas de coronavirus: 22 nuevos laboratorios

La apuesta por tener más pruebas de coronavirus: 22 nuevos laboratorios

Nota Ciudadana
¿De qué sirve aplanar la curva de contagio?

¿De qué sirve aplanar la curva de contagio?

Nota Ciudadana
La sabiduría de los recicladores colombianos

La sabiduría de los recicladores colombianos