¿Uribismo castrochavista?

El movimiento propone un nuevo zarpazo a la débil democracia: suspender las elecciones de 2022 y, en consecuencia, extender el periodo de gobierno de Duque

Por: Emilio Lagos Cortés
febrero 19, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Uribismo castrochavista?
Foto: Twitter @infopresidencia

Durante la campaña presidencial de 2018 se usó el miedo al castrochavismo como arma contra la candidatura de Gustavo Petro. Desde el establecimiento, con la correspondiente amplificación en los grandes medios de comunicación, se alertó a los colombianos sobre un supuesto peligro de que, en una presidencia de Petro, Colombia se convertiría en una segunda Venezuela, que el gobernante se atornillaría en el poder y usaría todos los medios, habidos y por haber, para perpetuarse en el poder. Millones de colombianos creyeron esa propaganda y optaron por la continuidad del uribismo y del establecimiento en el poder. Y se sienten tranquilos y dichosos, salvaron a Colombia de convertirse en otra Venezuela.

Pero ha sido precisamente el gobierno uribista el que ha realizado conductas que se asemejan a las realizadas en el país vecino; comenzando por la designación del sucesor según la voluntad del gobernante. Allá Maduro fue el que dijo Chávez, aquí el subpresidente Duque fue el que dijo Uribe; allá el gobierno nacional le recorta competencias a las alcaldías de sus opositores, aquí Uribe pide que el gobierno nacional intervenga EPM para arrancarle el control de la empresa a la alcaldía de Medellín, en manos de un opositor al uribismo; allá se censura a la prensa, aquí se despide a los periodistas que no se plegan al uribismo o que cuestionan a los reales dueños de Colombia, banqueros y grandes capitalistas, verdaderos innombrables. Y ahora pretenden evitar unas elecciones en las que sienten que van a ser desalojados del poder por un genuino movimiento popular transformador. ¡¡¡Ni Chávez se atrevió a tanto!!! Así pues, el castrochavismo es una etiqueta que no dice nada, pero que ha sido muy útil como herramienta de manipulación política de la derecha, aunque facilmente se le podría endilgar con mayor razón a la derecha misma. El uribismo, y no Petro, resultó ser el verdadero castrochavismo que quiere venezolanizar a Colombia.

Fueron los grandes medios de comunicación (verdaderos medios de desinformación y manipulación de masas) quienes posicionaron en la opinión pública el prejuicio de Petro como agente castrochavista en Colombia. A diario, desde sus micrófonos, pantallas o páginas, advertían contra las futuras expropiaciones y dictadura de Petro, quien convertiría la democracia colombiana (la misma de los falsos positivos, el genocidio a la UP y el desplazamiento y despojo a millones de campesinos) en un régimen dictatorial como el de Venezuela.

Curiosamente esos mismos grandes medios hoy se muestran bastante suaves ante la propuesta uribista de prolongar el periodo presidencial del subpresidente, entiéndase, suspender las elecciones presidenciales durante dos años para evitar medirse ante un Petro que cada día se fortalece más. ¿Qué dirían esos medios en caso de que la propuesta saliese de Petro siendo presidente? Sin duda la denunciarían como el inicio de una dictadura izquierdista. Pero la misma propuesta, cuando viene desde la derecha, solo les parece un poco heterodoxa. Todos los grandes medios abrieron sus espacios para que los defensores de la propuesta la pongan en el ambiente político, y así medir el nivel de aceptación que la misma puede tener entre la sociedad colombiana.

Sin duda, se trata de una propuesta que socava la débil democracia colombiana. En tiempos recientes nadie ha propuesto suspender las elecciones, y eso en un país que vivió por más de cinco décadas una de las violencias guerrilleras más fuertes del continente, sin duda la más prolongada. Ni en los tiempos del narcoterrorismo, cuando los carteles del narcotráfico, esos para los que muchos uribistas trabajaron (incluso uno fue director de la Aerocivil), asesinaron a tres candidatos presidenciales, nadie propuso la suspensión de las elecciones y la consecuente extensión del periodo del presidente de turno. El establecimiento siempre se mostró orgulloso de sus instituciones “democráticas”, la “democracia más estable del continente”, decían.

Pero ahora usan la pandemia para evitar su salida del poder en 2022. El argumento: ahorrar dinero, las elecciones son costosas, y evitar las aglomeraciones que pueden aumentar los contagios. Pamplinas: cuando se trata de entregar dinero a los bancos no son nada austeros; y varios países ya han adelantado elecciones en pandemia, sin que el panorama de contagios cambie sustancialmente; curiosamente, no consideraron ese argumento cuando decretaron varios “días sin IVA”, un pequeño sacrificio en favor del gran comercio.

En definitiva, el establecimiento, la derecha uribista, tiembla ante la posibilidad de ser expulsada del poder en 2022; por ello llega al extremo de proponer la suspensión de elecciones, aunque eso la hermane con el castrochavismo que le atribuyen a Petro. ¡¡¡Uribismo castrochavista!!!

Adenda. La llegada de 50.000 medias vacunas es el nuevo número de circo del subpresidente presentador de televisión; una vez más con la complicidad de los grandes medios de comunicación, verdaderas oficinas de propaganda del poder.

-.
0
2200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Duque parece más el mandatario de Venezuela

Duque parece más el mandatario de Venezuela

"Si el gobierno no nos cumple, vamos a un paro nacional indefinido"

La sensatez de Andrés Marocco

La sensatez de Andrés Marocco

Nota Ciudadana
De esto le estábamos hablando, viejo

De esto le estábamos hablando, viejo