Carlos Amaya, un candidato que cualquier coalición quisiera tener en sus filas

"El atractivo del exgobernador radica en su juventud y en su clara posición de centroizquierda, que despierta gran simpatía en sectores antiuribistas"

Por: Nubia Rodríguez
febrero 19, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Carlos Amaya, un candidato que cualquier coalición quisiera tener en sus filas

Con una estructura sólida en varias regiones del país, el exgobernador de Boyacá Carlos Amaya es uno de los grandes electores de la Alianza Verde, lo que se suma a que ha demostrado que desde los territorios se puede llevar a cabo un buen gobierno, con inversiones y resultados palpables como la disminución de la pobreza en su departamento más de 10 puntos sobre el promedio nacional o la reducción de la desigualdad muy por encima del país, pasando el coeficiente Gini de 0.530 en 2016 a 0.500 en 2019, mientras que a nivel nacional creció de 0.517 a 0.526 en el mismo periodo. Es decir, en cuatro años consiguió superar los índices nacionales. Un logro silencioso pero histórico para su región.

Estos resultados se vieron reflejados en diversas encuestas como el Panel de Opinión de Cifras y Conceptos, en el que fue elegido por los líderes de opinión como el mejor gobernador del país por dos años. Igualmente, en 2019, en la medición realizada por el Centro Nacional de Consultoría para el noticiero CM&, finalizó el periodo con la mayor imagen favorable de todos los gobernadores de Colombia, muy por encima de otros que están sonando como precandidatos como Dilian Francisco Toro, Luis Pérez, y hasta el propio Camilo Romero, quien ya está en abierta campaña para hacerse con el aval del Partido Verde.

Aparte de esto, Ramiro Barragán, quien fuera integrante de su gabinete, fue electo como su sucesor con la mayor votación obtenida por candidato alguno en su departamento y duplicando en las urnas al candidato de las maquinarias tradicionales y del expresidente Álvaro Uribe.

Así las cosas, no es de extrañar que su fuerza vaya más allá de las fronteras de Boyacá, departamento del que se convirtió en el gobernador más joven de su historia y al que le cambió la cara política desplazando a un segundo lugar a las maquinarias tradicionales que por décadas ostentaron el poder y que hoy representan al uribismo.

Cuenta con un equipo nacional con fuerte presencia en zonas como Huila, el Eje Cafetero y todo el centro oriente colombiano. Por poner un solo ejemplo: el actual alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín, ha sido siempre parte de sus toldas.

El trabajo silencioso de Amaya saltó nuevamente a los medios de comunicación, luego de que el periodista Lucas Pombo diera a conocer que está en el abanico de precandidatos verdes: aun cuando se encuentra estudiando en Europa, afirmó el comunicador, a mitad de año regresará como parte de la baraja con la que el partido buscará la Casa de Nariño en 2022.

El atractivo del exgobernador de Boyacá radica en su juventud y en su clara posición de centroizquierda, que despierta gran simpatía en sectores antiuribistas que lo ven como una opción clave del cambio que necesita Colombia, no solo generacional, sino en la forma de hacer política y en las estructuras socioeconómicas que han llevado a que el país esté en una de sus crisis más agudas en décadas.

Su discurso, que gira en torno a la redistribución, a la superación de la desigualdad y al fortalecimiento de la democracia como puntas de lanza para el cambio del país, no se basa en la vieja y agotada escuela de izquierda, sino que toma en cuenta las modernas teorías de las ciencias políticas y económicas para avanzar en un Estado de Bienestar, sostenible medioambientalmente, descentralizado, con respeto y apoyo a la propiedad privada y con oportunidades a partir de la educación.

En terreno, su conexión con las comunidades lo hace tal vez uno de los precandidatos con mayor capacidad de transmitir el mensaje de esperanza en todos los rincones del país, lo que es una ventaja, sobre todo teniendo en cuenta el poco tiempo que se tiene de campaña y la obvia dificultad para trasmitir que ello genera.

Esa capacidad y esa historia a cuestas lo hace atractivo para varias facciones políticas:

Por una parte, su cercanía con los diferentes líderes regionales debido a que fue presidente de la Federación Nacional de Departamentos supone que sería recibido con los brazos abiertos en una posible coalición entre ex gobernadores y exalcaldes de ciudades principales. Una alianza que tendría mucha fuerza toda vez que allí, en las regiones, estos líderes poseen gran capacidad electoral y de movilización.

Además, su nombre también tendría cabida sin problema en el Pacto Histórico al que ha llamado Petro, ya que el líder de Colombia Humana ha invitado a todas las fuerzas alternativas a hacer parte del mismo.

Sin embargo, lo que ha manifestado el exgobernador a través de las redes sociales es que se sentiría más cómodo en la llamada Coalición de la Esperanza, en donde está el Partido Verde.

Así las cosas, el abanico de posibilidades del exgobernador de Boyacá es amplio toda vez que no solo cuenta con votos y probada capacidad de gobierno, sino que tiene una alta capacidad de movilización electoral y visión de país clara, cualidades que cualquier consulta o coalición que aspire a la presidencia en 2022 quisiera tener en sus filas.

-.
0
2300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Y del neoliberalismo y la clase media qué?

¿Y del neoliberalismo y la clase media qué?

Nota Ciudadana
Expresidente Uribe, ¡que venga el 2022!

Expresidente Uribe, ¡que venga el 2022!

Los Verdes dan libertad para escoger alcalde para Bogotá

Los Verdes dan libertad para escoger alcalde para Bogotá