Sí, acá en Popayán pasa algo raro

Expresiones artísticas como el muralismo se toman la ciudad en este momento de auge del movimiento estudiantil. La obra de Simón Amarú es muestra de ello

Por: Hernán Bonilla Herrera
noviembre 30, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sí, acá en Popayán pasa algo raro

Señalé, en anterior nota, una arista muy importante que ha contribuido, sin duda, a fortalecer el movimiento estudiantil y universitario en Popayán: sus expresiones artísticas. Manifestaciones que quiero catalogar dentro de aquel género pictórico conocido como muralismo, que si mal no podré estar, tuvo su mayor esplendor en México: corriente artística que usó los muros para expresar en y con ellos su propuesta estética e ideológica, en no poco revolucionaria.

Pues bien, en la anterior nota se lee que: “en la pared de ladrillo que se levanta en la esquina de lo que anteriormente se llamó 'La Herrería' (calle 2ª, carrera 5ª) [los estudiantes, y en el contexto del movimiento y la agitación que les son propios] han colocado un mural, artísticamente elaborado, concebido y terminado, cuyo contenido visual es una clara alegoría a la estatua que está sobre el Morro de Tulcan, con sus soberbios caballo y jinete (figuras retorcidas y monstruosas, hechas de desmembradas partes de seres humanos). El jinete lleva en una de sus manos, bien en alto, lo que queda como trofeo después de decapitar a un ser humano: su cabeza…”.

En esta nueva nota deseo mostrar fresca y reciente información acerca de ese bello mural, como el nombre propio de su autor intelectual. Se trata de un estudiante, del Departamento de Artes la Facultad de Artes, de la Universidad del Cauca, de apenas 26 años: Simón Amarú Sánchez Fanhausen. Al mural de marras, la alcaldía del municipio le ha permitido que su vida sea tan solo de dos meses (después de los cuales, seguramente, será eliminado, nadie sabe cómo, pero tal vez sí el por qué). Está elaborado en pintura de aceite sobre ladrillo y forma parte de la sustentación de su trabajo de grado para obtener el título de artista, egresado de la Facultad de Artes de la Universidad del Cauca.

Esta obra tiene tanta fuerza que puede y debe concitarnos a revisar la historiografía de la muy hidalga ciudad de Popayán y a retocar antiguas pinturas mentales, encerradas en muros de arcangelical blancura. Se enmarca perfectamente en el movimiento estudiantil y universitario. Gracias, Simón.

-.
0
472
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus