S.O.S de la maestra Deyanira Ballesteros a la Ministra de Educación

Acorralada por las amenazas en una pequeña vivienda cerca a San Pablo le pide a Maria Victoria Angulo que la traslade a cualquier lugar para volver a enseñar

Por:
agosto 28, 2018
S.O.S de la maestra Deyanira Ballesteros a la Ministra de Educación

Con una tercera llamada, Deyanira Ballestas entendió que su suerte estaba echada: debía abandonar su pueblo, San Pablo, en el sur de Bolivar.  “Señora Deyanira Ballestas me da mucha pena pero se tiene que ir, nosotros acá asesinamos a quien nos da la gana, ¿me entendió?”. Logró grabar la voz con el celular y aportar la grabación a la Unidad Nacional de Protección. La voz era del mismo hombre que la había llamado en los últimos quince días, Carlos Mario, un cabecilla del Clan del Golfo que actúa como el dueño de su pueblo.

Su pedagogía de derechos humanos y las críticas a la violencia parece resultarle intolerable a quienes siguen imponiendo la ley con sus armas en la región. Sus clases, de buen recibo entre los muchachos, le han ido quitando hombres a la guerra. Y el líder de las Bacrim en la zona, Carlos Mario, no se lo perdona.  La voz de los maestros resulta tan incómoda en Colombia que cada doce días muere asesinado un profesor; 28 al año.

La alarma de Deyanira Ballestas soportada en el audio de las amenazas recorrió el mundo, pero nada cambió. Acorralada dejó el pueblo para refugiarse en otra vereda vecina de San Pablo. Allí está encerrada en una casa de bahareque. Sobrevive en su encierro por una amigo y su hijo quienes aseguran que tenga la comida diaria. L protección que le ha brindado la UNP se ha limitado a un celular, un pesado chaleco anti-balas y un botón de pánico para alertar a la policía del pueblo. No confía.

A su mente llegan los  nueve maestros que han sido asesinados este año: Holman Mamián Mamián, en Cauca; Evelia Atencia Pérez y Hernando Manjarrez Escudero, en La Guajira; Delmayro Reyes González, en el Valle; Frank Darío Rincón, en Pitalito, Huila, y Juan de Jesús Moreno, en Curillo, Caquetá.

Un escolta la ha comenzado a acompañarla pero esto no basta. Sigue a la espera de un traslado para retomar su vida de educadora, la pasión que la movido toda su vida. Una decisión que está en manos de la Ministra Angulo a quien le pide oir su voz.

 

-Publicidad-
0
2858
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La consolidación del Putumayo: la sombra de los paras

La consolidación del Putumayo: la sombra de los paras

Las revelaciones sobre Uribe, paramilitares y narcos, que hará Iván Cepeda en el para debate

Las revelaciones sobre Uribe, paramilitares y narcos, que hará Iván Cepeda en el para debate

Los Mancuso y la mafia de Calabria esperaban las 60 toneladas de coca que cayeron

Los Mancuso y la mafia de Calabria esperaban las 60 toneladas de coca que cayeron

Nota Ciudadana

"Ahora nos matan dizque por ser de Los Rastrojos"