Quibdó, la tierra de nadie donde no se puede salir después de las seis de la tarde

Quibdó lleva a cuestas más de 100 muertos en lo que va del año, cada 36 horas alguien es asesinado en una ciudad de 150.000 habitantes, tasa más alta del país

Por: Reynaldo Moreno Mazuera
abril 08, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Quibdó, la tierra de nadie donde no se puede salir después de las seis de la tarde
Foto: Wikimedia

Es 6 de abril de 2022 y a las 9:00 de la noche Quibdó es un pueblo fantasma. En las calles no hay policía, no hay ejército, no hay nadie. Los únicos que hablan en voz alta son los familiares de los muertos de hace minutos.

Quibdó lleva a cuestas más de 100 muertos en lo que va del año, cada 36 horas alguien es asesinado en una ciudad de 150.000 habitantes, ostentando la tasa de homicidios más alta de Colombia por no decir la más alta del mundo, a excepción de las ciudades de Ucrania. Qué está pasando, por qué se llegó a esto, a quién le sirve esta situación, ¿quiénes ganan y quién pierde con esta locura?

Quibdó siempre ha sido el rey de los últimos lugares en las estadísticas en Colombia, peleándose el puesto con La Guajira. Últimos en educación, últimos en empleo, últimos en las pruebas del Saber, últimos en productividad, últimos en desarrollo, últimos en salud, últimos en calidad de vida, los reyes del fondo de la tabla.

En eso el Chocó siempre ha sido protagonista con niveles de pobreza iguales o superiores a Haití, el país más pobre de América. Durante muchos años ha estado en el fondo, pero a pesar de ello durante muchos años fue un remanso de paz.

A pesar de la pobreza todo se respetaba, no había violencia, la pobreza se llevaba con cierta curiosa dignidad. Nadie se metía con nadie y todo transcurría en medio del abandono, pero no había violencia. Esta era historia de otras tierras, era ajena al Chocó.

Desde finales del siglo pasado la situación geopolítica del Chocó cambio radicalmente con el ingreso del paramilitarismo, el desplazamiento forzado y la mejora permanente en el Estado y mantenimiento de las vías de acceso al departamento de Antioquia y al departamento de Risaralda. Las mejores carreteras permitieron el ingreso de nuevos actores al departamento de Chocó, bajando los precios de los alimentos, así como el ingreso de nuevos inversionistas y nuevos productos de la canasta básica.

Al terminar el aislamiento por el atraso en las vías, nuevos actores hicieron su ingreso y el departamento del Chocó se convirtió en un corredor fuerte para el transporte comercialización y distribución de drogas, armas y minería ilegal.

Lo anterior, unido con la escasa intervención del Estado en el ámbito nacional y la ineficiencia y la corrupción de las autoridades locales permitieron conjuntamente con la violencia que traen todas las actividades ilegales que del remanso de pobreza y paz que hasta la fecha había sido el Chocó pasáramos a una sociedad con iguales índices de pobreza y altísimos niveles de violencia en la que ahora nos encontramos, siendo Quibdó, de acuerdo al número de habitantes, la ciudad con la mayor tasa de homicidios en Colombia y una de las mayores del mundo.

Un dato para realzar esta conclusión es el siguiente: mientras en el año 2022 en la ciudad de Bogotá con 8 millones de habitantes tienen a la fecha 130 homicidios, en Quibdó con 150.000 habitantes tienen cerca de 100 homicidios en lo que va corrido del año. Ninguna ciudad en Colombia, y menos una ciudad capital, tiene los índices de violencia, de informalidad, de pobreza de ilegalidad que ostenta la capital del Chocó, de lejos. En eso sí somos los primeros y desde hace varios años.

De esta violencia atroz que se ensaña especialmente entre los jóvenes quedan varias lecciones que debemos aprender. La primera de ellas es que la falta de acción del estado en el ámbito nacional y sobre todo la corrupción y la incapacidad de los dirigentes locales durante todos estos años ha permitido el ingreso y el asentamiento de todo tipo de bandas ilegales en la ciudad.

La ineficacia de las autoridades frente a la violencia solo se compara con la ineficacia de ellas para el control y solución de la pobreza y con la eficiencia para controlar y robar los recursos públicos.

Mientras en 2022 se han disparado los índices de homicidios, a su vez también se han disparado los índices de contratos constituidos de manera ilegal por parte tanto de la gobernación asi como de la alcaldía de Quibdó, a los cuales no les interesa solucionar la triste problemática de la ciudad sino que su interés radica en captar la mayor cantidad de recursos públicos posibles para saquearlos y utilizarlos en su propio beneficio.

Quibdó es una ciudad que no tiene gobierno, una ciudad sitiada por el desempleo, el hambre y la violencia en la que los que la dirigen solo buscan los recursos para saquearlos, convirtiéndose asi en los grandes beneficiarios de la violencia debido a que nadie los cuestiona nadie los controla, esta es una sociedad sitiada por el miedo.

En medio de esta violencia se firman toda clase de contratos, se piden recursos para combatirla, pero esos recursos nunca llegan a sus destinatarios finales y se utilizan en cosas diferentes. las autoridades de control, procuraduría, personería, policía, no controlan ni ejercen su misión porque también hacen parte del paquete de corrupción que controla la ciudad.

Es una mezcla explosiva e inoperante qué es muy eficiente para robar y mirar para un lado pero que no sirven para gobernar y ordenar una sociedad con la problemática que tiene Quibdó.

La ilegalidad y la informalidad es el pan de cada día. A través del transporte ilegal y el transporte informal ingresan y salen del municipio armas drogas y toda clase de elementos qué permiten aumentar la violencia en la ciudad.

El 90 % de transporte público se hace de manera informal e ilegal y solo el 10 % lo hace el transporte público formal. Las autoridades de tránsito no controlan lo que deberían controlar: el 80 % del empleo es informal. Y solo el 20 % cumple con los parámetros de empleo formal. Todas estas variables han hecho de esta sociedad un lugar difícil de vivir sobre todo para aquellos que nacieron en ella, haciendo papeles sea de verdugos o de víctimas.

Esta violencia es el resultado de lo que se ha sembrado en estos años, donde la corrupción de las autoridades, la indiferencia de sus habitantes, el olvido del gobierno central, la inoperancia de las autoridades de policía y la corrupción de las autoridades de control han logrado que por encima del hambre y la salud este la violencia dándole vida a un fenómeno que no ha ocurrido en otra ciudad capital del país.

Que los actores ilegales, dígase ELN, dígase Clan del Golfo, determinen y controlen la capital de un departamento a niveles que solo ellos lo hacen en territorios pequeños y aislados. Así como vamos la delincuencia y la guerrilla controlaran y tomaran decisiones por encima del gobierno y las autoridades legalmente constituidas.

Ya lo estamos viendo cuando ordenan que nadie abandone los barrios entre las 6:00 p. m. hasta las 6 a. m. y absolutamente ninguna persona lo hace. Es literal, las autoridades son las primeras en guarecerse frente a estos llamados, los colegios dejan de dar sus clases nocturnas, y se pasan a clases virtuales, los almacenes cierran temprano y nadie sale de sus casas cumpliendo las ordenes de la delincuencia.

Hoy 6 de abril de 2022 Quibdó es una ciudad que parece un cementerio, mientras el ELN conjuntamente con el Clan del Golfo luchan contra una banda denominada Los Mexicanos, todos los demás ciudadanos (incluyendo autoridades) y policía estamos resguardados y no salimos sino hasta las seis de la mañana del siguiente día. Quibdó se ha convertido en tierra de nadie y los únicos que cumplen con su deber y lo hacen bien de acuerdo a sus normas son los delincuentes.

-.
0
Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus