Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

El operario tuvo la culpa

De haber ocurrido la inundación del deprimido de la 93 en cualquier ciudad nipona, al menos diez funcionarios (alcalde incluido) hubieran sido protagonistas de un suicidio colectivo

Por:
Mayo 19, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El operario tuvo la culpa
Fotomontaje; HSB Noticias

Aún recuerdo la guerra de triunfos entre el demagogo de Petro y el baboso del “doctor” Peñalosa por la inauguración de una obra menor que demora en hacerse diez años, donde cada cual saca a relucir su ejecutoria y la correspondiente autoría.

Y dos meses después cae un aguacero gordo, muy gordo, y oh sorpresa, la pequeña vía bajo tierra resulta completamente inundada.

Al cabo de quince minutos (eso dicen) las bombas se activan y todo queda como antes.

La respuesta oficial es digna del mejor cuentachistes:
El operario encargado de darle ON a la bomba hidráulica
tuvo que salir de urgencia porque su vivienda se estaba inundando

 

Y la respuesta oficial es digna del mejor cuentachistes: El operario encargado de darle ON a la bomba hidráulica tuvo que salir de urgencia porque su vivienda se estaba inundando. Se está trabajando para que la evacuación del agua sea automática y no requiera de operario. Fin del comunicado.

No conozco bien la cultura japonesa, es más, no la conozco, pero supongo por suponer que de haber ocurrido aquello en cualquier ciudad nipona al menos diez funcionarios de la alcaldía (alcalde incluido) hubieran sido protagonistas de un suicidio colectivo no tanto por la floja excusa, sino porque las obras se entregan y se inauguran con bombos y platillos en el mundo civilizado cuando estén completamente terminadas.

Y por siempre nos quedaremos esperando un mea culpa, una rueda de prensa en donde exprese qué ocurrió y en donde con gallardía y ejemplo acepte su responsabilidad.

Pero no, estamos ante un mandatario que no pone la cara antes sus errores, como cuando estalla lo de la carencia de doctorado cuando solo tiene un título superior de universidad. No es que sea determinante tener un doctorado para ser alcalde, faltaba más, pero uno no puede ir de rositas por la calle exhibiendo títulos de los cuales carece.

Es un asunto de integridad y decencia. Decir “es mi culpa” es de las cosas más valientes que hay.

 

Y hablando de…

 

Y hablando de las cosas claras y el chocolate espeso, es altamente inquietante que aquella paz con la que sueñan los ciudadanos producto del acuerdo con las Farc se desmorona poco a poco, y una parte significativa del territorio nacional se inunda de droga y todos los males provenientes de ese negocio.

 

Publicidad
0
581
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Manuel Mejía

¡Y que vivan las putas!

¡Y que vivan las putas!

Las de la propuesta de Clara Rojas solo merecen un trato digno, pero el calificativo le cabe a la perfección a los políticos, a quienes le huele la pata a cadena
Libertad de expresión, complejo concepto

Libertad de expresión, complejo concepto

¿Hasta cuándo se considera aceptable la libertad de expresión, hasta cuánto se puede gritar, hasta dónde llegan los límites?
Amigos indeseables

Amigos indeseables

Oh sorpresa, todos sus aliados de bancada, así como aquellos beneficiados por aquel contrato de solo $74 000 millones, se comportan como los amigos de aquel borrachito de la fiesta
Acto suicida

Acto suicida

He decidido volver a nacer, y para ello reedito aquella primera novela que salió con Alfaguara, “Y no volvió“
El presidente dice la verdad, ¡¡carajo!!

El presidente dice la verdad, ¡¡carajo!!

Cómo así que cuando el presidente dice y afirma que se acaba de enterar de la millonada de dólares que entró a su campaña por parte de Odebrecht, no le creemos
Ante la duda, la ficción

Ante la duda, la ficción

Como uno no sabe nada de lo que vendrá cuando se derrita el glaciar, aquí les dejo un pequeño relato de un libro que aparecerá pronto
El dinero público no es mío

El dinero público no es mío

¿Por qué el ladrón sale corriendo y cuando lo cogen le espera La Modelo, mientras el hombre público ante el robo de lo de todos sigue como si nada?
Me cago en tus muertos

Me cago en tus muertos

Tres, cuatro y hasta cinco días y nada. No nos enloquecimos con la llegada de la paz. La paz con las Farc a nadie sacó a las calles