Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Las últimas basuras a arrojar

El fanatismo, la amenaza y la propensión a la violencia tienen que ir a parar a la isla Henderson, que acumula la mayor densidad de basura del planeta

Por:
Mayo 19, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las últimas basuras a arrojar
El angustioso llamado para salvar a la isla Henderson, debería unirse al de nuestros nevados que habremos perdido en menos de 30 años

Un reciente estudio reconoció a la isla Henderson, a 5 000 kilómetros de Chile, en el centro del Océano Pacífico, como uno de los sitios más contaminados del planeta. Acumula, según el informe, la mayor densidad de basura de origen humano, siendo plásticos el 99,8 % de los residuos encontrados allí.

La magnitud de la basura concentrada, relativamente cerca a la fosa de las Marianas,  uno de los sitios más profundos del planeta, reconocido a su vez por la alarmante concentración de desechos acumulados en el fondo marino, ha movido a la Universidad de Tasmania a hacer un llamado mundial para hacer frente al problema.

En días pasados la prensa registró que Colombia, sin lugar a dudas, habrá perdido todos sus nevados en menos de 30 años. A nadie parece importarle, pese a que son la fuente principal de nuestros recursos hídricos. Existe una especie de adormecimiento general que no puede atribuirse solo al descuido.

Una suma de intereses impide a la gente apropiarse de su suerte. El gobierno norteamericano niega oficialmente el cambio climático, lo cual es explicable, puesto que representa a las grandes corporaciones transnacionales, empeñadas en la depredación de la naturaleza con diversos fines. Y que producen a la vez montañas de basura plástica cada día.

 

El desmedido afán de lucro del capitalismo
es la principal causa de las desgracias que azotan a la humanidad

 

El desmedido afán de lucro del capitalismo es la principal causa de las desgracias que azotan a la humanidad. Pero una especie de norma universalmente impuesta, en gran medida por la acción de las grandes cadenas informativas propiedad de esos conglomerados económicos, se encarga de ridiculizar o aplastar a quienes lo afirman.

Mal podríamos mirar solo hacia las grandes potencias de Occidente, sin reparar en la articulación de los intereses entre sus poderosas compañías y los sectores económicos y políticos que han monopolizado la dirección de nuestro país. Los buenos negocios de unos y otros constituyen su principal y casi única preocupación.

A eso se suman los poderosos medios de comunicación nacionales, entrelazados profundamente con todos ellos. La visión y la interpretación que de los fenómenos mundiales y locales hacen estos, y con las que se bombardea a diario a la población colombiana, son en gran medida la verdadera causa de esa alienación colectiva que nos destruye.

No es casual que la prensa difunda la opinión de Carlos Holmes Trujillo, en relación con la dificultad de las grandes compañías mineras con las consultas populares previas a sus megraproyectos en ciernes. El precandidato uribista defiende que la posición de las comunidades que pueblan los municipios escogidos para aquellos, nunca podrá pesar más que la de los inversionistas.

Frases como ingresos fiscales de la nación o las regalías de las que dependerá el desarrollo de las regiones, tienen mayor relevancia que el bienestar, la salud o la simple supervivencia de los grupos humanos que habitan en ellas, pese a que el prometido desarrollo no sea más real que lo sucedido en la Guajira tras el proyecto del Cerrejón.

Alguien se enriquece con todo ello, pero no son ni el país ni sus habitantes. Igual eco mediático se confiere a la posición de Fedegán, con relación al proyecto de Ley de Tierras derivado de los Acuerdos de La Habana, pese a que lo presentado a discusión por el gobierno colombiano, riñe de modo expreso con parte de estos últimos.

Para José Félix Lafaurie, el Fondo de Tierras de 3 millones de hectáreas de terrenos baldíos destinados a adjudicarse a campesinos sin tierra o con insuficiencia de ella, así como el apoyo del Estado en proyectos productivos, infraestructura y asistencia social, representa una grave amenaza para el modelo de propiedad privada y libertad de empresa y de mercado.

Le suena a expropiación y extinción de dominio, como si el fondo fuera a integrarse solo con baldíos apropiados ilegalmente. Especial atención llaman sus dardos al sector financiero, por tener el 70 % de la propiedad rural hipotecada a su favor, ser extractor de rentas y dispensador caprichoso del crédito, develando así verdadera la razón que enfrenta al partido de Uribe con Santos.

 

Uribismo y santismo se nos revelan como la disputa
entre los grandes propietarios rurales y los banqueros,
por encima de la demagogia de ambos para engatusar a las víctimas de esos sectores

 

Uribismo y santismo se nos revelan como la disputa entre los grandes propietarios rurales y los banqueros, por encima de la demagogia empleada por ambos para engatusar a los colombianos víctimas de esos sectores. Los Acuerdos de La Habana representan la mejor ocasión histórica para que estos últimos asuman el protagonismo político que les ha sido negado.

Para ello hace falta razonar con independencia. Siria y Venezuela son ejemplos de lo que son capaces los grandes capitales en su avaricia por los recursos de los pueblos. Se trata de impedir entre todos que le hagan lo mismo a Colombia. El fanatismo, la amenaza y la propensión a la violencia tienen que ir a parar a la isla Henderson o la fosa de las Marianas.

Como las últimas basuras que la humanidad arroje para salvar nuestro único planeta.

 

El angustioso llamado para salvar a la isla Henderson, debería unirse al de nuestros nevados que habremos perdido en menos de 30 años

 

 

 

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
456
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Gabriel Ángel

Tendremos congresistas y votaremos Timo Presidente

Tendremos congresistas y votaremos Timo Presidente

El anuncio de quienes encabezarán las listas de la Farc para Senado, Cámara y Presidente puso a temblar a gran parte del Establecimiento y a buscar cómo violar lo acordado en La Habana
Una bofetada al rostro de la otra Colombia

Una bofetada al rostro de la otra Colombia

Las clases dominantes están a punto de echar por la borda el más grande esfuerzo de la nación por salir del atolladero; media Colombia aspiraba seriamente a una verdadera reconciliación
La juventud confirma que algo se agita en Colombia

La juventud confirma que algo se agita en Colombia

Crónicas de dos emotivos hechos que demuestran que la convivencia es posible
Calumnien, que de la calumnia algo queda

Calumnien, que de la calumnia algo queda

Esta es la consigna que reviven hoy quienes pujan por arrebatarle al senador Uribe el primer lugar en la aversión como fuente principal de pensamiento
La lucha por la paz no termina, se renueva

La lucha por la paz no termina, se renueva

A las Farc las acompaña un clamor nacional que forcejea porque se cumpla lo pactado, y se enfrenta a fuerzas del viejo país que añoran la guerra y el miedo
No podemos permitirlo, Colombia, pongámonos de pie

No podemos permitirlo, Colombia, pongámonos de pie

El país nacional le apuesta a que el Acuerdo de Paz logre su aprobación en el Congreso y una correcta implementación. El país político, en cambio, sigue insistiendo en hacerlo trizas
Algo anda muy mal en la reincorporación

Algo anda muy mal en la reincorporación

Ezequiel Martínez salió de La Habana al monitoreo tripartito en Chocó. Un desliz burocrático lo excluyó de las listas de las Farc, dejándolo en una dramática situación. Como a muchos otros
La lucha sigue, aquí nadie está vencido

La lucha sigue, aquí nadie está vencido

Un verdadero tratado de paz que puso fin al más largo conflicto armado de nuestro continente, se atasca y enreda en materia del cumplimiento estatal