Opinión

Maleducados: ¿qué cuesta responder?

Los favores, aceptar un negocio, rechazarlo, terminar un contrato, todo necesita una respuesta, pero hay gente y empresas que tienen por costumbre no contestar

Por:
Abril 17, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Maleducados: ¿qué cuesta responder?
¿Quién ha dicho que es fácil decirle a un amigo que no se le puede prestar la plata? ¿Que no le resultó el trabajo? Contesten como quieran, pero contesten

Definitivamente no solo a la gente en su diario vivir, sino a las empresas, les falta mucha educación. Me refiero al simple hecho de responder una comunicación para decir que sí o que no a cualquier requerimiento: una llamada, un mesaje de texto, un correo electrónico… cualquier cosa, sea formal o no.

Los favores, aceptar un negocio, rechazarlo, terminar un contrato, todo necesita una respuesta, pero hay gente que tiene por costumbre no contestar. Algunos dicen que no lo hacen porque no tienen respuesta, porque no se va a hacer el negocio, porque no se va a prestar la plata o a hacer el favor de cualquier cosa… ¿Y qué tanto cuesta decir que no? Adornado, con decencia, con mesura, como quieran porque muchas veces no es fácil, pero respondan y se les acaba la lata que significa para el uno llamar y para el otro responder.

Hay que reconocer que hay gente muy intensa, muy cansona. Pero para esos también hay fórmulas: “Llámame la semana entrante, o tal día a tal hora. No antes”. ¿Saben cuál es el punto? Ser claros. A mi me llama un montón de gente ofreciéndome seguros, servicios y hasta la feliz preaprobación de una tarjeta de crédito, jajajajaja, ¡imagínense! De inmediato les digo: “No, muchas gracias. No estoy interesada”, y listo. Ellos insisten, claro. En el caso de los seguros es muy simpático porque empiezan a quererlo asustar a uno: “No es por alarmarla, pero usted puede sufrir un accidente, quedar incapacitada, etc.”, y hasta es posible; nadie está excento (Dios me ampare), pero si no se puede o no se quiere, se dice no con cordialidad y contundencia, y ya. Cuando me insisten demasiado pese a que he dicho que no, les digo: “señorita, le agradezco su oferta pero definitivamente no me interesa, muchas gracias”. Quedan cortados y ya. No tienen cómo echar más discurso.

 

Nos da pena todo, o nos da pereza
y no nos ponemos en los zapatos de la angustia del otro, de su necesidad;
ese es el fondo de la educación que hemos recibido

 

 

En Colombia nos da pena todo, o nos da pereza y no nos ponemos en los zapatos de la angustia del otro, de su necesidad, de su situación; ese es el fondo de la educación que hemos recibido, lo que no quiere decir que no haya gente brocha que no tiene tacto. Yo sí creo que hasta para decir no, salvo que sea alguien desesperante, hay que tener etiqueta; sencilla, pero tenerla. Hay trabajos o situaciones muy aburridoras que requieren de insistencia, pero para esos hay respuestas decentes y tajantes, como a las que me refiero con seguros, tarjetas y demás.

Esto sucede a todo nivel. Hay ejecutivos que parecen bancos; le botan a la gente el tapete rojo para que camine por las mieles del cupo millonario de una tarjeta, de un préstamo de libre inversión preaprobado, de muchas cosas. Pero cuando quieren cancelar el producto les dan mil vueltas, les ponen mil obstáculos pero, eso sí, no responden para nada. Esos ejecutivos solicitian servicios, piden productos, cotizan y después… ni contestan.

¿Quién ha dicho que es fácil decirle a un amigo que no se le puede prestar la plata que necesita? ¿Que no le resultó el trabajo a un montón de personas que tienen sus ilusiones puestas ahí? ¿Que el contrato no sigue por recorte presupuestal? Que muchas cosas, pero enfréntenlo, ala. Envíen una comunicación, tengan protocolos, ¡C O N T E S T E N! Como quieran, pero contesten. ¡Qué cosa!

¡Hasta el próximo miércoles!

-Publicidad-
0
2033
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Maria Clara Gracia

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Y es que todo tiene que decirse con groserías?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

¿Le conviene a Colombia un ejército politizado?

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Cuando mueren los padres de nuestros amigos

Shazam, mi héroe

Shazam, mi héroe

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Estudiar en “la nocturna”

Estudiar en “la nocturna”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”

Alerta Bogotá, “positivo para empanada”

¡Fanáticos de m…!

¡Fanáticos de m…!