Opinión

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

Las otras enfermedades no se han acabado, ahora tendemos a minimizar los síntomas, con el peligro que, por ejemplo, un aviso de infarto sea pasado por alto. Lo “urgente” ya no nos parece

Por:
abril 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus
En época de coronavirus todas las enfermedades siguen apareciendo y haciendo su curso, pero no les prestamos la misma atención, y pueden ser muy graves

Los consultorios médicos desocupados, las urgencias en las clínicas y hospitales muy disminuidas, cirugías aplazadas, médicos hospitalarios enviados a casa por falta de trabajo, es lo que he hablado con médicos amigos. Lo vemos y lo leemos en informes como el del grupo de médicos generales en Francia que me dio el último impulso para escribir esta columna. Es otra cara de esta situación, cara tan real como la de aquellos hospitales copados por coronavirus, -los menos en el mundo-, si observamos el panorama completo y no solo el de noticias o redes sociales. Colombia tiene 47.000 camas hospitalarias para adultos, con 4.000 personas diagnosticadas de coronavirus a hoy (20-04-2020), -se estima que el 15 % necesitan de ellas-, esto nos da un total de 600 camas a ocupar. Deduzca usted. No me atrevo a hablar sobre el futuro ante unas estadísticas tan cambiantes. Toda predicción sobre lo que viene tiene una alta dosis de incertidumbre.

Y mientras tanto las enfermedades agravándose, campando a sus anchas. Porque no es que se hayan acabado, las otras enfermedades. Tendemos a minimizar los síntomas, con el consiguiente peligro en que, por ejemplo, un aviso de infarto sea pasado por alto y luego ya no haya como detenerlo. Lo que antes era “urgente” ya no nos parece, aguantamos y empeora o pasa solo. Sí, todas las enfermedades siguen apareciendo y haciendo su curso, pero no les prestamos la misma atención.

El miedo al coronavirus fue la causa de que la señora con leucemia no fuera llevada al hospital rápidamente, ni se le hubiere instaurado su tratamiento a tiempo. Murió, pudiendo haberse salvado. Lo conocí de primera mano.

El temor nos aleja de los consultorios médicos con el posible deterioro de una enfermedad ya sea aguda o crónica. Diabetes, hipertensión, fibromialgia, colon irritable son algunas pocas de las que se están complicando, visto con mis propios ojos. También aparecen o se exacerban las enfermedades relacionadas con el estrés y las emocionales, las mentales. El encierro crea enfermedades, incluso hace aparecer aspectos oscuros de nuestro ser.

La alerta de los médicos –en el mundo entero- a sus pacientes durante esta pandemia, es a no descuidar su salud. Existe un movimiento global a disminuir el miedo a la consulta médica, con las debidas precauciones de no aglomerar gente, de mantener distancias, de usar elementos de protección. Si se puede, seguir actuando en pro de nuestro bienestar.

Afortunadamente las lesiones y muertes por violencia deben haber disminuido drásticamente. La única violencia que ha aumentado es la intrafamiliar, verificado por la fiscal que atendió a mi paciente. ¡Qué tristeza!

________________________________________________________________________________

Todo ha hecho que hayan aumentado las consultas por teléfono, la telemedicina, que bien realizada, con criterios firmes, es una ayuda

 _________________________________________________________________________

Todo ha hecho que hayan aumentado las consultas por teléfono, la telemedicina, que bien realizada, con criterios firmes, ayuda, sin duda. También la consulta a domicilio se está imponiendo, no solo para que el paciente con covid no infecte al salir de casa, sino para la consulta general.

Creo firmemente que esta situación a que nos aboca el coronavirus es un llamado a toma de conciencia hacia la solidaridad humana, sin precedentes, sin límites, amplia al máximo, que deje un mundo en que la desigualdad en las condiciones de vida y oportunidades mejore exponencialmente. No solo ayudará a erradicar el virus sino a unirnos como especie. Esto da, sin lugar a dudas, bienestar y salud, el ayudar al otro.

Esta crisis me ha regresado a mis orígenes como médico general, he atendido múltiples enfermedades en estos días, (colecistitis, sinusitis, infecciones en piel, traumas menores, leucemia, amebiasis y otras) orientando por teléfono o a domicilio. Gracias doy por este hecho. Luego pretendo seguir, la especialidad queda a un lado, retorna mi esencia de médico, la salud como objetivo.

Médico fisiatra. Medicina del alma

[email protected]

 

 

 

-Publicidad-
0
700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Medicina, un nuevo panorama

Medicina, un nuevo panorama

La vejez, fuente de juventud

La vejez, fuente de juventud

Casos clínicos durante el encierro

Casos clínicos durante el encierro

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

Coronavirus: y la vida sigue…

Coronavirus: y la vida sigue…

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando la eutanasia no aplica

Cuando la eutanasia no aplica