Opinión

El jet set del Pop

Andy Wharhol, uno de los ídolos de las artes plásticas de Estados Unidos está en este momento en la Tate Gallery de Londres en una interesante exposición

Por:
abril 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El jet set del Pop
Andy Wharhol, Autorretrato,1986

Andy Warhol, uno de los ídolos de las artes plásticas norteamericana, fue una comedia de sí mismo. La Tate Galery de Londres tiene en este momento una exposición interesante porque retoma un mundo poco visitado: las Drag Queens, y el profundo y ortodoxo sentido religioso que existe cuando se vive en la pobreza. Ese fue su caso.

Nació en la miseria en 1928 en Pittsburg que entonces era una ciudad industrial pobre. El padre, un obrero emigrante de Europa central. Vivía en una casa sin servicios públicos, y creció durante la recesión de los 30. Cuando tenía ocho años, una rara enfermedad del sistema nervioso derivó en temblores y la despigmentación paulatina de la piel, dándole un aspecto que causó estragos en una ya muy delicada y poco masculina personalidad. No pudo adaptarse, se sintió marginal en casi todas las circunstancias. La madre, también eslovaca, le dio como única referencia las revistas que a ella le interesaban, Hollywood y sus estrellas fueron su mundo ideal. Y así, sus ídolos plásticos se volvieron los temas de su obra.

 

Marilyn Monroe,1964

Estudió arte y empezó como ilustrador de una revista de moda de zapatos femeninos. Visitó a Nueva York en los sesenta y se quedó, fue la ciudad a la que perteneció. Fue también el lugar que exaltó la superficialidad de una historia reinventada por él mismo.  Empezó con una suave y dubitativa mentalidad que imitaba las voces de Shirley Temple, Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor. Eso, me imagino, era ya un reto. Tres voces, tres personalidades. Siempre ha sido perturbador oír esa voz inventada que asimiló a su comedia, con una tonalidad y aparente descuido que desconcierta.

Después vino una peluca plateada, desordenada y brillante que no dejaba de brillar. Al mismo tiempo se inventaba The Factory (La fábrica) un lugar tapizado en papel aluminio, todo era resplandor. Durante mucho tiempo fue un sitio muy atractivo para muchos porque todo era permitido, desde drogas hasta los comportamientos más atrevidos. Fue entonces también cuando Andrew Wharhola se convirtió en Andy Warhol.

Andy Wharhol y la sopa Campell´s, 1962

Trabajando en su arte descubrió la serigrafía, una técnica de impresión de documentos e imágenes sobre cualquier material, papel o lienzo, que permite imprimir el primer modelo miles de veces sin que pierda resolución. Así de fácil se hizo grande. A la pregunta de su galerista - ¿Qué es lo que más te gusta? – respondió con la impresión de una imagen de millones de billetes de cien dólares, seguidos poco después por la sopa Cambell’s. Warhol, al igual que sus contemporáneos Pop, no se opuso a la sociedad de consumo y exaltó su fachada. Decía que su arte era un “arte Común” con criterio provocador, como el de sus amigos Truman Capote y Salvador Dalí. Repitió el mundo del supermercado en el que las esculturas son limpiadores Brillo, y cuando le preguntaron sobre él fue franco y directo “Son como las veo”. Fácil respuesta dónde no había elaboración. Tuvo quince minutos de fama antes de que mataran al presidente Kennedy y la prensa virara su atención. Entre escándalo y escándalo, sin embargo, siguió subiendo.

 

Reinas reinantes

Creó una revista, Interview,  barata, accesible y de fácil producción en la que empezó a reproducir su mundo ideal, las estrellas. En la década de los setentas renovó sus trabajos en serie con la fotografía en serie. Realizó un centenar de películas. El sueño, registra un hombre durmiendo durante horas. En 1977 abrió uno de los lugares más famosos que ha tenido Nueva York, Estudio 54, la discoteca en donde reunía a su imaginario de ídolos que le dieron las  imágenes fuente de su inspiración, el brillo de la diversión nocturna. Se negó siempre a decir de dónde venía, y acabo enterrado en un cementerio de Pittsburg en donde también funciona la impecable fundación que maneja su legado.

-Publicidad-
0
1300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La tristeza acumulada

La tristeza acumulada

¿Cuál historia del arte en Colombia?

¿Cuál historia del arte en Colombia?

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Jesús Soto, el más grande del arte cinético, era también músico

Fernando Botero: las batallas de una exposición

Fernando Botero: las batallas de una exposición

La épica del paisaje

La épica del paisaje

La felicidad domesticada

La felicidad domesticada

No he ido lo bastante lejos

No he ido lo bastante lejos

En el mundo en que vivimos

En el mundo en que vivimos