La pereza colombiana que no deja conocer la Tatacoa: con $200.000 este fin de semana alcanza

Esa es la única explicación por la que muchos colombianos todavía no conocen este sitio. No es por plata ni por tiempo. Escápese este fin de semana

Por: Enrique Trheebilcock Olmos
enero 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La pereza colombiana que no deja conocer la Tatacoa: con $200.000 este fin de semana alcanza

A solo siete horas de Bogotá hay un lugar que bien podría parecer Marte. Las texturas rojizas de los paisajes del Desierto de la Tatacoa se han viralizado gracias a Instagram y cada vez son más los colombianos que quieren comprobar por sí mismos lo espectacular que puede ser una noche bajo un cielo estrellado en este exótico lugar del país. A decir verdad, la pereza es la única razón por la que alguien que vive en Bogotá no lo conoce. No es por plata, ni por tiempo porque se hace en un fin de semana.

Llegar a la Tatacoa es tan fácil como dirigirse un viernes por la noche a la Terminal Salitre de Bogotá y coger un bus hasta Neiva. Cuando yo lo hice (octubre de 2019) el tiquete costaba $40.000 por trayecto. Después de pasar la noche entera durmiendo en el bus, a las 6 en punto se llega a la terminal de Neiva. En ese mismo lugar se coge transporte hasta Villavieja. Tiene un costo de $8.000 por trayecto y llega hasta el desierto. Dependiendo el alojamiento elegido, la camioneta podría dejarlo en la entrada del mismo. En mi caso fue la Casa de Campo Los Cactus, en donde por $74.000 pesos encontré habitación para dos personas por noche. A decir verdad, El Desierto de la Tatacoa es pequeño y con un día y medio es suficiente para ver lo imprescindible. Una persona que se va el viernes por la noche puede  iniciar el regreso el domingo a medio día para dormir en la capital y amanecer lunes -como si nada- listo para trabajar o estudiar.

Las caminatas por el desierto deben hacerse o muy temprano por la mañana, antes de 10 am, o después de 4 de la tarde. Al mediodía el calor y el sol hacen que sea imposible disfrutar del paisaje. En ese momento solo provoca bañarse en alguna piscina o leer un libro acostado en una hamaca. Por las noches el sitio es ideal para mirar constelaciones en el cielo dada la poca contaminación lumínica que tiene. Si no le toca un cielo nublado es ideal ir al observatorio para disfrutar de una charla sobre astronomía y observar planetas por medio de sus potentes telescopios. No es una exageración decir que en el desierto las estrellas brillan más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“El universo es una perversa inmensidad hecha de ausencia”. -Alejandro Dolina . ?: @otrojuanhernandez

Una publicación compartida de Enrique Trheebilcock Olmos (@enriquecart) el

Por experiencia propia pienso que antes de viajar por el mundo es importante hacerlo por nuestro propio país. Es vergonzoso estar en el extranjero y encontrarse cualquier cantidad de europeos que conocen Colombia mejor que uno mismo. En efecto, viajando por el mundo comprobé que nuestro país es un destino bastante popular entre jóvenes mochileros que buscan destinos exóticos. En más de una ocasión me pasó que en países como India o Sri Lanka coincidí con viajeros que, sin siquiera hablar español, me contaban de sitios en mi propio país que ni yo conocía. El Desierto de la Tatacoa, a tan solo siete horas de Bogotá, es uno de ellos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

El Desierto de la Tatacoa no es un destino para todo el mundo? . Es un lugar para desconectarse (literalmente hablando porque la señal es escasa) y disfrutar de unos días de tranquilidad. . Es ideal para una escapada en la que uno solo quiere botarse al lado de una piscina, tomar cerveza y no hacer nada. Y lo digo porque el intenso calor tampoco permite hacer mucho además de lo anterior. Si acaso una caminata a la parte roja (Cusco) y otra a la parte blanca (Los Hoyos). Y a quien le interese la astronomía, vaya por la noche a la charla en el observatorio. Todo es realizable en un mismo fin de semana. . Se lo recomiendo a una persona que no le duele el bolsillo y pueda pagar lo que vale un par de noches en el BioLuxury Hotel con todas sus comodidades, o bien a alguien que tampoco le moleste ni el calor ni algunas incomodidades del ambiente y ame la naturaleza. No es para gente que busca conocer culturas, historias, ver arquitectura y quieren ahorrar al mismo tiempo. No en vano le dicen desierto. No sentí que hubiera mucho para ver. Personalmente no me explico cómo hay quienes se hacen caminatas de horas con ese sol encendido a mediodía. . En todo caso vale la pena ir. Los atardeceres en la zona de Cusco son inolvidables. . ?: @otrojuanhernandez

Una publicación compartida de Enrique Trheebilcock Olmos (@enriquecart) el

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

"Yo le trabajé a Esperanza Gómez seis meses sin ver un peso"

Nota Ciudadana
Cómo aprender un idioma sin estudiarlo: sirve para inglés, francés y hasta alemán

Cómo aprender un idioma sin estudiarlo: sirve para inglés, francés y hasta alemán

“No sea imbécil, no se deje echar cuento: no todo el mundo puede viajar”

“No sea imbécil, no se deje echar cuento: no todo el mundo puede viajar”

El periodista que subió sus fotos íntimas a Instagram

El periodista que subió sus fotos íntimas a Instagram