Opinión

Explotó la crisis del trabajo y de los ingresos

La gran mayoría de los trabajadores vive una crisis de ingresos que si no se aborda inmediatamente, terminará en hambre y explosión social. El gobierno en las nebulosas

Por:
mayo 05, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Explotó la crisis del trabajo y de los ingresos
Hay muchas propuestas entre los centros de pensamiento, gremios, trabajadores y analistas, que van desde un ingreso básico hasta los obvios del sector privado de reducción de  salarios. Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

Está sucediendo lo que era absolutamente previsible y sobre lo cual el gobierno no actuó oportunamente. Hoy además de todo lo que significa la pandemia se agrega la crisis del trabajo y de los ingresos, que pueden estar afectando a una gran mayoría de los 22 millones de trabajadores del país. Es decir, todos aquellos que están ocupados o buscan activamente empleo. No tener trabajo es no generar ingresos y para muchos significa la imposibilidad de garantizar lo mínimo necesario para vivir, no solo a quienes pueden trabajar sino a sus familias. Según datos del estudio que realiza Cristina Fernandez en Fedesarrollo, muy pocos se salvan realmente en el momento actual de vivir esta crisis de ingresos, 1.4 millones aproximadamente que tienen ocupaciones absolutamente prioritarias en esta pandemia y que gozan de contratos a término fijo. Es decir, el 6.4% que son médicos, enfermeras y el resto de los individuos sin los cuales es imposible atender la pandemia.  El riesgo del resto va de mayor a crítico dependiendo de cuanto se requiera su trabajo, de cuanto puedan adaptarse a las nuevas circunstancias, del tipo de contrato laboral que tengan y de que tan formal o informal sea su actividad.

Como para nadie es una sorpresa que el trabajo precario es el que predomina en esta sociedad, la conclusión obvia es que en estos momentos la gran mayoría de los trabajadores de este país vive una crisis de ingresos que si no se aborda inmediatamente, de alguna manera terminará en hambre de amplios sectores de la población que crearían con razón una explosión social sin precedentes. Los trapos rojos ya señalan el inicio de esta situación que amerita medidas urgentes.

Pero produce escalofrío la pasividad del gobierno. No solo no se ha abordado con claridad este drama que pasa por resolver la financiación de las nóminas de empresas grandes, medianas y particularmente de las más pequeñas que son la gran mayoría, sino que ese trabajo que solo se realiza en la calle sigue siendo un mundo desconocido por el gobierno. Y lo más grave es que este grupo cuya verdadera dimensión tampoco se sabe con certeza, puede estar, según algunos analistas, entre 5 u 8 o más millones de colombianos, si no son más. Pero además, estos vendedores ambulantes, dueños de negocios pequeñísimos cuyo lugar de trabajo también es la calle, es el grupo que al estar confinados se quedaron sin el día a día para comer, pagar arriendo y otras necesidades básicas. Y ahora si es que les llega el ingreso solidario, este es la mitad o menos de lo que el gobierno les está dando a los pobres a través de Familias en acción, Jóvenes en acción, y pagos a adultos mayores. Incomprensible.

Las declaraciones del ministro de Trabajo demuestran su absoluto desconocimiento de esta inmensa crisis. Afirma en su más reciente entrevista "Creemos que la primera zona de impacto ya pasó. Lo que viene ahora es que, con las medidas económicas, los créditos y otras posibilidades que está estudiando el Gobierno, se pueda aminorar y garantizar lo que hoy existe en materia de empleo, esa es nuestra tercera prioridad, después de la salud y el abastecimiento de alimentos". Increíble, no sabe que la última encuesta de desempleo solo cubre la primera semana del confinamiento en marzo y ya el desempleo real alcanza las cifras que se preveían para etapas más avanzadas del período de esta medida.

________________________________________________________________________________

Ya podemos estar en tasas de desempleo del 18% si se agrega el 1.8 millones de nuevas personas inactivas que sencillamente son desempleadas porque no pueden salir a buscar empleo

________________________________________________________________________________

Señor ministro: ya podemos estar en tasas de desempleo del 18% si se agrega el 1.8 millones de nuevas personas inactivas que sencillamente son desempleadas porque no pueden salir a buscar empleo. Por favor. Al paso que vamos, fácilmente ya podemos estar en niveles muy superiores al 20% de desempleo abierto y esto es una tragedia para millones de familias del país. Y con seguridad son los más débiles los que tienen menos alternativas para defenderse en este momento.

Lentitud es la que demuestra el gobierno frente a semejante situación tan grave, pero más aún, desconocimiento o incapacidad de reconocer la gravedad de la crisis actual del trabajo y los ingresos de la mayoría de los trabajadores colombianos. Si están en riesgo profesionales con contratos en grandes empresas que ven amenazadas seriamente sus finanzas y su capacidad para pagar sus nóminas, que estarán viviendo la mayoría de las informales con contratos precarios si es que los tienen, o simplemente sin ninguna posibilidad de salir a la calle a generar ese día a día que requieren desesperadamente.

Hay muchas propuestas circulando entre los centros de pensamiento, gremios, trabajadores y analistas, que van desde un ingreso básico, empleos emergentes para los más vulnerables en sectores que se están abriendo como la construcción, hasta los obvios del sector privado que plantean reducir los salarios de los trabajadores bajo el argumento de que es mejor menos que nada. Pero el gobierno sigue en las nebulosas frente a semejante bomba social. Por favor presidente Duque, ponga al frente de inmediato esa anunciada misión de empleo que ahora debería ser de dos días, para que recoja y analice con apoyo de todos los conocedores del tema, las propuestas para que dejen de divagar y el gobierno salga con soluciones ya. Que cuesta muchos recursos del Estado, eso es cierto, pero recuerden que hasta ahora el gobierno colombiano está lejos de hacer el esfuerzo fiscal que otros gobiernos vecinos están haciendo en estos momentos. La próxima emergencia económica tiene que empezar por la crisis del trabajo y los ingresos de la mayoría de los trabajadores colombianos. Ministro Carrasquilla, no dude por favor.

E-mail [email protected]

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialope.com

-Publicidad-
0
2300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Una respuesta vergonzosa

Una respuesta vergonzosa

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

¿Tenemos los líderes que nos merecemos?

Cuando se quiebra la institucionalidad

Cuando se quiebra la institucionalidad

Cómo poner buena cara

Cómo poner buena cara

Qué esperan: empleos de emergencia ya

Qué esperan: empleos de emergencia ya

Minagricultura y la vicepresidenta: cómo se atreven

Minagricultura y la vicepresidenta: cómo se atreven

Muy de malas

Muy de malas

Marta Lucía fuera de contexto

Marta Lucía fuera de contexto