El desempleo no refleja todo el problema laboral de Colombia

La cifras del desempleo son solo una arista de un gran problema que permanece imperceptible ante los ojos de la mayoría de los colombianos

Por: Cristian Dario Castillo Robayo
mayo 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El desempleo no refleja todo el problema laboral de Colombia
Foto: Pxhere

La medición del desempleo y la informalidad en economías como la colombiana no escapa de ciertas suspicacias por la forma como se determinan estos indicadores. El desempleo básicamente se refiere a personas que no están ocupadas, pero que buscan activamente empleo, mientras que los inactivos son personas que no están ocupadas pero que por diferentes motivos no buscan empleo activamente. Dentro de las varias razones de la inactividad, la educación se traduce en algo positivo por una mayor fuerza laboral capacitada y productiva en los próximos años (suponiendo que participaran activamente en el futuro en el mercado de trabajo), pero inactivos como personas que están en cuidados del hogar, representan fuerza de trabajo que no se educa para el futuro y que realiza actividades que no se considera como empleo y no están remuneradas.

Dentro de este grupo de inactivos están los ya mencionados estudiantes, amas de casa, pensionados, jubilados, rentistas, inválidos (incapacitados permanentemente para trabajar) y personas que no les llama la atención o creen que no vale la pena trabajar. En este caso las amas de casa, que se dedican a los cuidados del hogar, reflejan una brecha de genero grande en el país, afectando más a las mujeres, puesto que según las cifras del DANE, la media trimestral de inactividad entre diciembre de 2019 y febrero de 2020, nuestra que del total de inactivos hombres el 53,59 % está estudiando y el 9,45% en oficios del hogar, mientras que las mujeres están en un 25,03% estudiando y 60,49% en oficios del hogar; además del total de población inactiva alrededor del 33% son hombres y el restante 67% mujeres, lo que refleja  parte del gravísimo problema de género que se vive en el mercado laboral Colombiano.

Igualmente, esta cifra de inactivos ha venido en aumento desde el año 2019, igual que el desempleo. Esto muestra dos cosas: la primera que la pérdida de empleo es más grande de lo que se suele ver, y la segunda que la inactividad también puede ocultar el paro real en el año 2020 por el covid 19. Según las cifras reveladas por el DANE, el desempleo en marzo mostró algo que sorprendió a más de uno, pero que solo es consecuencia de una pésima política económica y laboral de todo el gobierno actual, y es que la pérdida de empleos fue de 1,6 millones de puestos de trabajo, situando la tasa de desempleo en el 12,6%, algo de por sí ya alarmante, pero que deja de lado la cantidad de personas que va a la inactividad.

Igualmente, esto muestra que de la cantidad de puestos de trabajo que se perdieron, 280 mil buscan trabajo activamente, es decir son desempleados nuevos ( por eso la tasa de 12,6%), sin embargo, las demás personas ahora se consideran inactivas porque lógicamente en medio del confinamiento no pueden buscar trabajo, por lo que es una inactividad no voluntaria, de este modo, si se ajustara el desempleo a etas cifras, estaría en el orden del 17% aproximadamente. Además, la cifra de inactivos venia creciendo desde el segundo semestre del 2019, lo que muestra que la perdida de trabajos ha sido una constante desde hace varios meses.

El problema real de esto no es tanto como se mide – eso hace parte de una discusión muy profunda que deberá hacerse después de la crisis – sino que estos datos sirven para tomar las decisiones de política económica de la coyuntura actual, donde el gobierno parece no ver el problema global de perdida de bienestar y donde se preocupa solo por las cifras de desempleo y no por la pérdidas de empleos, que muestra de mejor forma el problema a resolver.

El gobierno ha entregado a 1,4 millones de hogares un subsidio de 160 mil pesos, que es claramente insuficiente para adquirir los mínimos vitales de un hogar – que está muy por debajo de los salarios mínimos que intenta cubrir estos mínimos de bienestar – por lo que, ante semejante pérdidas de empleo, las transferencias a los hogares vulnerables no solo deben ser mayores por la cantidad de nuevas personas que lo necesitan, sino en cuánticas que realmente sostengan consumos mínimos. Por eso el gobierno no deben basarse solo en cifras de desempleos, sino incluir las pérdidas de empleo e inactividad.

Para conservar los empleos que aún quedan, no basta con créditos a pequeñas y medianas empresas, que son las más riesgosas para la banca, pero las más demandantes de mano de obra; los créditos se pueden dejar a las grandes empresas que tienen liquidez suficiente y podrán pagarlos en los próximos meses. Para las pequeñas y medianas empresas no basta con subsidiarles una arte del salario como se anunció, se debe proteger el capital y dar estímulos reales ante la imposibilidad de recuperar las ventas en los próximos meses, no endeudándolas más, sino por ejemplo subsidiando el empleo más allá del salario mínimo de estas empresas, así se logra mantener a los empleados y se garantizan subsidios que cubran de mejor forma la canasta básica de los hogares, más que nada ante la incertidumbre sobre el consumo que se vive actualmente.

Esto no solo es posible, sino necesario. De las cifras que están en el ministerio de hacienda y crédito público, se han asignado 28, 8 billones para atender la pandemia, de los cuales solo 1,3 billones están destinados a ayudar a las familias con los programas de familias en acción, jóvenes en acción y demás programas que reciben una partida presupuestal para su funcionamiento. Esto debe replantearse porque en primera medida no se sabe cuánto de este presupuesto ya estaba planificado para estos programas anteriormente, y cuando es nuevo; y en segunda medida es insuficiente para atender las necesidades básicas de la pérdida de empleo, puesto que los desempleados nuevos (280 mil) no muestra realmente la magnitud del problema laboral.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Taxistas: los únicos perdedores con la salida de Uber

Taxistas: los únicos perdedores con la salida de Uber

El regreso de lo que no se ha ido

El regreso de lo que no se ha ido

Nota Ciudadana

"Pintar, mi manera de hacerme oír"

Nota Ciudadana
Gracias a Dios que llegó el COVID-19 sin Petro en la presidencia

Gracias a Dios que llegó el COVID-19 sin Petro en la presidencia