¿Cómo enfrentar la muerte?

Análisis de las diferentes posturas filosóficas que ayudarán a alimentar la idea de la muerte y así tener la mente preparada como mejor nos parezca a nivel personal

Por: Luis García
abril 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Cómo enfrentar la muerte?
Foto: Jacques-Louis David

Lo mejor de la cuarentena es que ya nadie me dice que tengo que ir al gimnasio, hasta el gimnasio del conjunto está cerrado. Claro, los malos hábitos traen problemas. El médico, cuando lo visito, me envía una lista de exámenes que parece el índice de la enciclopedia, recibo los resultados por correo electrónico, abro el archivo y reviso cuántos de ellos están en el rango saludable: pocos. Luego, sin pensarlo mucho, llamo a cancelar la cita de seguimiento. ¿Qué consecuencias podría tener este comportamiento?

Según el médico, la muerte, o por lo menos eso dice cuando le doy la oportunidad. No obstante, la mayoría de enfermedades comunes son hoy una pendejada; he estado tentado a llamar a la EPS a decirles que estoy preocupado por la cantidad de sal que le echo al huevo a ver si me envían a comer m***. Seguro lo hacen.

Covid-19 o no, la muerte está cada vez más cerca de todos. Empezaremos a escuchar tragedias asociadas a la pandemia: un conocido del vecino que murió, el vecino que enfermó o, dios no lo quiera, un ser querido con síntomas. Así que me pregunté, ¿qué pasaría si me da hoy, en medio de la cuarentena, un mortal paro cardiaco?

Por supuesto, será aterrador para mi familia. La sola idea de tenerme en la sala hasta que vengan a recogerme de la morgue, quién sabe cuándo, es desgarradora. La crueldad del virus se sentirá en la piel; ya lo hemos visto en otros países, familias abandonando el cuerpo de sus seres queridos en la calle. El coronavirus es despiadado, tenemos, entonces, que prepararnos para la muerte.

Alguien como yo, que su mayor pecado es comerse un chocolate de más, podría tomar una perspectiva religiosa y salir bien librado. En un mundo donde los pecados de pensamiento pesan más, dios le abrirá con gusto las puertas del cielo a una mente sana, una rareza en estos días. En el cielo, charlaré con uno que otro santo y los admiraré por su impecable figura: transparente. Imagino que todos los ángeles son translúcidos, que la luz de dios pasa por ellos y entre más hayan, más llegará la luz de dios a los rincones más oscuros del planeta.

Para otros, hay que tomar una postura más filosófica. Tratar, por ejemplo, de imitar a Sócrates. Quien, según una de las versiones que existen sobre él, buscó transcender y alejarse de los engaños corporales; la verdad está en las formas platónicas, lejos del cuerpo, la muerte es un accidente que me acercará a la realidad última, etc. Sócrates, quien se negó a escapar de la cárcel y eligió suicidarse tomando cicuta, tuvo, según el desdibujado relato de Platón, una radiante muerte.

La realidad, morir tomando cicuta es de lo más desagradable y doloroso que se puede experimentar, solo por mencionar uno de los detalles que Platón omitió: el vómito. Así será la muerte por coronavirus, cruel y dolorosa. El que tome la postura socrática tendrá que profundizar en sus ejercicios espirituales y pretender que el dolor no existe. Quién lo logre, será un santo.

También está la postura estoica, ¿para qué preocuparse por aquello que no podemos controlar?; la cínica, donde la muerte es un estado más de la naturaleza, tan relevante como ir al baño; la escéptica, donde se es indiferente ante la muerte, o la utilitarista, la muerte de algunos reduce la suma total del dolor de muchos.

Otros tomarán una postura más científica, un árbol de decisión con escenarios posibles y un estudio estadístico profundo que le dé soporte a las alternativas. Tendrán datos precisos sobre la probabilidad de necesitar un ventilador, calcularán el número de unidades de cuidado intensivo por millón de habitante. Entenderán que la probabilidad de que sea algo serio está por debajo del 20 % y dormirán tranquilos mientras estén en el 80 %. Por lo menos, esta postura, es un antídoto al insomnio, el que esté sano duerme tranquilo, pero la aritmética no consolará al que esté enfermo.

Yo, por otro lado, creo que podemos intentar prepararnos para la muerte, pero nunca lo lograremos. Ninguna de las posturas es perfecta, cualquier escenario fatalista que nos imaginemos será distinto a la realidad. Lo mejor, es no prepararnos para ella, el día que llegue, veremos.

-.
0
402
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cruceros que llegan a Colombia: alerta en Cartagena y Santa Marta

Cruceros que llegan a Colombia: alerta en Cartagena y Santa Marta

Constructores chinos entran duro a Colombia 

Constructores chinos entran duro a Colombia 

Nota Ciudadana
El COVID-19 y el retorno a lo básico

El COVID-19 y el retorno a lo básico

Nota Ciudadana
El amarillismo del vídeo de anciano

El amarillismo del vídeo de anciano "tratando de violar" a su nieta