Vuelve y juega...

Regresa el fútbol, al igual que la normalidad a la economía, los gobiernos y las empresas...

Por: Germán Vargas G.
mayo 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Vuelve y juega...
Foto: Pixabay

Paradójicamente, mientras la pandemia imponía medidas totalitarias, muchos celebraban los 75 años de la aparente derrota del nazismo, ignorando la persistente influencia de esa ideología en las empresas y gobiernos, y el modelo ecocida que predomina en la mayoría del planeta, demócrata y capitalista.

Explorando antecedentes y similitudes entre los dominios mencionados, la hegemonía capitalista es ambidiestra, y tiene tanto de comunista como de nazista: verbigracia, la socialdemocracia sueca defiende que se perderán más vidas si la recesión es letal, mientras que EE. UU. controla la propagación en alianza con las empresas GAFA, intervino GM, y hasta regaló dinero.

Coincidiendo durante el año de la crisis de los misiles, Friedman sacralizó al “accionista” (Capitalismo y libertad), abogando por la desregulación, avaricia y mezquindad, mientras condenaba a los pobres a esclavitud (aunque no exterminio). También surgió el adoctrinamiento gerencial “Bad” Harzburg, de un ideólogo nazi que promovía la competencia y agencia de las élites.

Antes de esto, Ford modeló la industria y sociedad estadounidense, y realimentó a Hitler y Volkswagen. Y, advirtiendo que la plutocracia “patrocina” actividades, posando como sustituta del Estado Benefactor, Carnegie señaló que el dilema de su época era “la adecuada administración de la riqueza” (The Gospel of Wealth, 1889), argumentando que debemos la civilización al darwinismo.

Creía que la propiedad privada medía el progreso, pues daba vida a los “mecenas”. En su caso particular, su resolución fue dictar la constitución de fundaciones para promover caprichos personales, ocultando el lucro, el lujo y la indiferencia social, tras esa opción. Note que la historia episódica del coronavirus inició cuando contagiaba a las personas mejor favorecidas y, ahora que mutó en recesión, servirá como mecanismo de selección artificial.

Tal como sucede en los Juegos Olímpicos, que son un escenario para la Guerra Fría. Pan y circo, el fútbol moderno es totalitario y tiene doble moral: tal como China, “un país” que manipula “dos sistemas”.

Conquistado por las multinacionales, se desnaturalizó; por eso funciona como cortina de humo para los problemas políticos y sociales, y ha sido objeto de corrupción, en el caso de los mundiales de Qatar, Rusia y Alemania. Ahora, los hinchas alemanes rechazan a Hopp, dueño de SAP y del Hoffeinheim, tras años de “donaciones”; asimismo, cuestionadas por sus prácticas empresariales, Volkswagen y Bayer también enajenaron equipos, como estrategia de marketing, mientras que München es auspiciado por una monarquía absolutista, Qatar, aliada de aquella entidad que prohíbe la injerencia estatal.

Además de pedir recursos y salvamentos públicos —como los neoliberales—, la FIFA subordinó el deporte al negocio, vendiendo hasta los derechos de menores de edad; también detonó la “bomba biológica” en la Champions League, poniendo en riesgo a los pobres hinchas y millonarios futbolistas, cuya exigua liberalidad quedó demostrada durante esta crisis humanitaria, aunque L’Equipe dibujara a Messi como “El Che del Barça”.

El deporte popular por excelencia es ahora propiedad privada; tal como la “re-pública”, donde los “impedimentos” impuestos por tanto “patrocinio” la condicionaron o corrompieron. Necesitamos alguna “mediocracia”, gobernada por “virtudes”, para lograr el “término medio” entre esos vicios extremos, del exceso y defecto (Aristóteles).

Divino equilibrio, razón “aurea mediocritas”, la nueva “economía” sea para la equidad y el bienestar, “eudaimonia”. Entretanto, Amazon quema Mein Kampf, aunque conserva las demás obras reseñadas.

Vuelve el fútbol y vuelve la normalidad a la economía, los gobiernos y las empresas.

-.
0
402
El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El fantasma de Yuliana Samboní y sus gritos atormentan a la mujer que ahora habita en su casa 

El fantasma de Yuliana Samboní y sus gritos atormentan a la mujer que ahora habita en su casa 

¿Qué pasó con Renata González, la Playboy colombiana?

¿Qué pasó con Renata González, la Playboy colombiana?

Cinco años después: así se ve la casa de Yuliana Samboní y el penthouse de Rafael Uribe Noguera

Cinco años después: así se ve la casa de Yuliana Samboní y el penthouse de Rafael Uribe Noguera

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus