¿Una oscura alianza detrás de la muerte de Álvaro Gómez Hurtado?

Aunque han pasado veinticinco años desde el asesinato del dirigente conservador, todavía son muchas las hipótesis que se generan alrededor de esta

Por: Edison Fernando Garnica Bolívar
noviembre 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Una oscura alianza detrás de la muerte de Álvaro Gómez Hurtado?
Foto: Feloarias - CC BY-SA 3.0

Desde el pasado 3 de octubre, cuando el partido Farc —ante una carta dirigida a la Jurisdicción Especial para la Paz— se adjudicó el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, se suscitó una atmósfera de controversia. Lo anterior por cuanto la familia del dirigente conservador, sus allegados y hasta sectores del uribismo controvirtieron rotundamente las declaraciones de los exguerrilleros, alegando un supuesto favor político para encubrir al expresidente Ernesto Samper Pizano, a quien han señalado como autor intelectual del crimen.

En los días posteriores,  Julián Gallo (Carlos Lozada), actual senador por el partido Farc, afirmó ante los medios haber ejecutado el crimen por orden del fallecido comandante guerrillero Jorge Briceño Suárez (Mono Jojoy), aseverando además que quienes estuvieron detrás de los hechos fueron asesinados en la Masacre de Mondoñedo.

Sin embargo, en esa línea de tiempo ha estado apareciendo —por medio de informes periodísticos, curiosamente hechos por la W— información delicada acerca del caso, como la presentada el pasado 6 de octubre. En esa emisión radial se expuso la declaración de un profesor de la Universidad Sergio Arboleda a la Fiscalía General, quien aseguró, entre otras cosas, que la no reacción de los policías que estaban cerca al lugar de los hechos (según él, inclusive pudieron haber pasado al lado de los sicarios), la pronta llegada de agentes del DAS a la escena del crimen (presuntamente a verificar los hechos recién ocurridos) y la plena identificación del asesino del líder conservador afirmando poseían cierto corte de estilo militar.

Adicionalmente, el pasado 20 noviembre, en una entrevista dada al mismo programa radial, Piedad Córdoba, quien ha estado en el ojo del huracán en esta polémica, soltó otra chiva acerca del caso. Afirmó, entre otras cosas, haber dialogado con el sicario que le habría disparado al dirigente conservador, lo cual contradice parcialmente las declaraciones del senador Gallo; quien la misma exsenadora aseguró que trabajaba para la inteligencia militar en aquella época, misma rama del ejército que ha sido señalada desde el principio de ser la perpetradora del magnicidio.

Frente a esta polémica desatada, y ante la supuesta acción de contribución a la verdad por parte del partido Farc, han surgido más dudas que respuestas. Por un lado, la poca veracidad de las declaraciones del senador Gallo sobre los supuestos perpetradores y las razones por las que habrían cometido el crimen, las cuales están cambiando constantemente. Por otro lado, la insistencia de la familia de Gómez Hurtado en inculpar al expresidente Samper y al ya fallecido exministro del interior Horacio Serpa, sosteniendo una tesis, la cual con el paso del tiempo ha demostrado no tener asidero judicial por cuanto las pruebas testimoniales presentadas (como las declaraciones de Hernando Gómez Bustamante) han sido tomadas como poco veraces, y así mismo han generado debates de opinión pública que son atizados convenientemente por el uribismo con el fin de atacar el proceso de paz, hasta el punto de interponer una acción de tutela para tratar de sacar el caso Gómez Hurtado de la JEP.

Cabe señalar que la familia Gómez nunca ha aceptado hipótesis diferentes a las que están sosteniendo inútilmente, como son la participación de las mismas Farc o la de los militares de alto rango que habrían cometido el crimen en torno a un posible golpe de Estado que se estaba gestando en ese agitado 1995 contra el expresidente Samper. Esta última conjetura ha sido tomada como sostenible y veraz por varios investigadores y periodistas, ya que han aparecido testimonios de políticos, oficiales del Ejército y hasta del fallecido exembajador Myles Frechette afirmando que a Gómez Hurtado lo habrían asesinado los suyos; ya sea por evitar revelar secretos oscuros de esa rama de la ultraderecha político militar, o por intentar realizar un levantamiento contra el gobierno de Samper, o por quitar del camino a otro crítico más de ese régimen del que tanto decía Gómez Hurtado que había que tumbar.

Frente a esto, cabe señalar la acusación hecha por Córdoba sobre el senador Gallo: básicamente, lo señala de ser un infiltrado de la inteligencia militar, con lo cual muchos deben estar sacando hipótesis increíbles, pero quizá acertadas, como la posible participación de las Farc, en conjunto con la inteligencia militar, para perpetrar el crimen. Esto dentro de una compleja y oscura alianza, en la cual el grupo guerrillero posiblemente le habría hecho un favor a personajes poderosos de la época que buscaban deshacerse del líder conservador. Lo anterior dada la oposición que Gómez Hurtado tenía no solo contra el gobierno débil de esa época, sino contra una clase política económica y empresarial nacional, la cual se demostró que ha sido corrompida en su totalidad por el narcotráfico y la corrupción estatal.

Así pues, lejos de hacer juicios o acusaciones, debe tenerse en cuenta que los diferentes grupos armados en el país, ya sean AUC o Farc, han cometido varios crímenes en pro de hacerle favores a personajes poderosos, principalmente de la arena política. No hay que olvidar la historia de sangre del Clan Turbay Cote.

Sea verdad o mentira, el caso es que aún hay cabos sueltos no solamente en el caso Gómez Hurtado, sino también en otros asesinatos, como el del exministro Fernando Landazabal y el excomisionado Jesús Antonio Bejarano, los cuales, por cosas del destino, han estado entrelazados en una trama de conspiración política militar, y también fueron reconocidos por el mismo partido en esa misiva. Cabe preguntarse, ¿la verdad será dicha o solo estará apareciendo por partes por alguna razón?, ¿el partido Farc dice la verdad?, ¿la está diciendo a medias?, ¿están encubriendo la verdad como parte de una negociación bajo la mesa?

Frente a todo esto, pienso que en esta trama de conspiración, muerte y doble juego habría existido una alianza oscura en la muerte de Álvaro Gómez.

-.
0
1200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Serpa no se arruga

Serpa no se arruga

Nota Ciudadana
¿Tierra para los campesinos o para las industrias?

¿Tierra para los campesinos o para las industrias?

Cuatro sorpresas en las listas del partido de las Farc para el Congreso 2018

Cuatro sorpresas en las listas del partido de las Farc para el Congreso 2018

La foto oficial de las Farc sobre lo sucedido en La Guajira

La foto oficial de las Farc sobre lo sucedido en La Guajira