Terror en el barrio Girasol/La Maruchenga de Bello

El grupo delincuencial los Peludos viene adelantando acciones que mantienen aterrorizada a la población civil, doblemente victimizada porque muchos son desplazados

Por: Casimiro Segura
octubre 05, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Terror en el barrio Girasol/La Maruchenga de Bello
Foto: Wikimedia

Quiero hacer una denuncia sobre la situación de orden público que en estos momentos se está presentando en el barrio Girasol/La Maruchenga (exactamente en las inmediaciones de la calle 27B con carrera 73) del municipio de Bello.

El grupo armado delincuencial los Peludos, que ejerce de manera brutal el control de actividades lícitas e ilícitas en la zona, viene adelantando acciones que mantienen aterrorizada a la población civil, doblemente victimizada, ya que en muchos casos son desplazados por la violencia de las regiones del Bajo Cauca y ahora son víctimas de los vejámenes de este grupo armado ilegal.

El pasado 3 de noviembre de 2020 la Alcaldía de Bello intentó realizar un desalojo en el sector los Pinos, del barrio Girasol, medida que en último momento fue suspendida. 

No es un secreto que estos terrenos son tomados por los grupos ilegales para venderlos a personas desplazadas o que simplemente ven la oportunidad de tener vivienda propia. Para este fin se valen de, por ejemplo, quemar el bosque y así les facilita el loteo ilegal del terreno. De esta manera, surgió el barrio Girasol; a medida que se les acabó el terreno para vender fueron invadiendo el sector de los Pinos, donde armaron prácticamente otro barrio. Sin embargo, en el transcurso de los hechos a la susodicha banda se le fue armando una disidencia, tomando asiento en el sector que está en vilo de ser desalojado. Disidencia que se armó por el reparto de los dividendos de la venta ilegal de lotes.

Desde ese desalojo se agudizó la confrontación de los Peludos, con su disidencia, que se asoció con "la oficina del 12" y los sacó, muertos de por medio, del sector los Pinos, quedando relegados al control territorial sobre la otra parte del barrio Girasol y barrio La Maruchenga.

Entretanto, la población civil está en medio de los enfrentamientos y los muertos. El accionar de los Peludos, de los que da cuenta el bosque que rodea al sector (algunos aseguran que los desaparecidos están enterrados en el bosque que rodea el sector), va desde la extorsión semanal a locales comerciales y viviendas del sector, cobros por construcción, robos, violaciones a mujeres, desapariciones forzadas, desplazamientos forzados, atentados contra líderes sociales, homicidios selectivos, venta de drogas hasta la prostitución e instrumentalización de menores de edad desde muy niños con fines sexuales y delictivos.

Muchos de estos hechos están ya denunciados, otros simplemente no: la banda amedrenta a la población con amenazas y hasta visitas de encapuchados por las noches a las casas para acallar a la población y que no denuncie. Habría que ver el paso de cada vez más jóvenes en busca de toda clase de drogas; incluso en el transcurso de varios meses han encontrado a algunos jóvenes muertos por sobredosis en la zona. El sector es estratégico para el turismo porque tiene entrada a la vereda Potreritos, famosa por sus charcos. Y si faltaba algo, en la pandemia se pudo evidenciar la visita de extranjeros en busca de drogas y niñas… Algo parecido al Bronx de Bogotá. Solo falta lo que más zozobra genera en la comunidad y, por lo cual tienen un régimen de terror implantado en la zona: la amenaza de una masacre a la familia que los denuncie. Será que tendremos que esperar que la barbarie toque fondo para que alguna de las autoridades locales, regionales y nacionales haga presencia en el sector.

Ahora bien, ya que los sacaron del sector los Pinos y no pueden seguir loteando terrenos, se les ocurrió la "brillante" idea de lotear y vender las calles de acceso al barrio ante la mirada impávida de las autoridades, evitando el acceso a víveres y transporte. Incluso, varios integrantes de este armado ilegal como alias “José” ha ido de casa en casa cobrando entre dos y seis millones de pesos a los pobladores para no construirles en frente de la vivienda. A la población civil la tienen amenazada para que no denuncie y algunas noches aparecen encapuchados disparando al aire para ocasionar terror en la población. Hoy los habitantes del barrio están desesperados porque están a la merced de los delincuentes, ya que también, valga decirlo, tienen el control y renta de los alimentos y bebidas alcohólicas que se distribuyen por su cuenta en el barrio. El más reciente hecho de violencia ocurrió esta semana, cuando un menor de edad fue baleado, al parecer por resistirse a ingresar a las filas de los Peludos.

Pareciera un pequeño Bronx encumbrado en los límites entre Bello y Medellín. Un infiernito criollo al que nos hemos acostumbrado; la costumbre que nos deshumaniza ante la barbarie… Un verdadero escándalo en plena Área Metropolitana. El municipio y las autoridades de Bello han brillado por su ausencia para individualizar a estos delincuentes muy conocidos: alias Cuero, alias la Aguja, alias el Chori, alias José, alias Castor, alias Pipe, alias Triste, alias Cala y un largo etcétera.

-.
0
4600
Claro se raja con sus clientes: es el operador con más quejas

Claro se raja con sus clientes: es el operador con más quejas

La gran vida de los hijos de Chupeta

La gran vida de los hijos de Chupeta

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Una nueva esperanza en la relación Estados Unidos y Cuba

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Fico no la tiene ganada, Rodolfo Hernández podría dar la sorpresa en primera vuelta

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus