Opinión

¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!

¿Seremos capaces de abrir el espacio en el hogar para hacer el debate de la muerte? ¿Seremos capaces de hacer que los gobernantes respeten nuestras libertades individuales?

Por:
mayo 23, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Tengo derecho a decidir sobre mi propia vida, salud y muerte!
Ya cada cual sabe si se queda encerrado, sin contacto humano, o si sale a la calle y se expone a ser contagiado. Foto: Pixabay

Si algo es inalienable –a la persona-, es el derecho a decidir sobre la propia vida, salud y muerte.

Suficiente. Sí, ya tenemos suficiente ilustración sobre cómo cuidarnos del coronavirus. Suficiente ilustración para ser responsables de nosotros mismos y no tener un papá gobierno permitiendo o prohibiendo, ¡como si los hijos fuéramos obedientes! Creo que pocos son los hijos que son obedientes, afortunadamente, en esta vida.

Suficiente ilustración para protegernos y para proteger a los demás. Ya cada cual sabe si se queda encerrado, sin contacto humano, o si sale a la calle y se expone a ser contagiado.

Ya cada cual sabe, que si tiene síntomas, es mandatorio que se quede en su casa o que vaya al hospital. Me decía un amigo que hasta podemos firmar un documento en que liberemos al sistema de salud de la necesidad de ponernos un respirador (que entre otras ya se está demostrando que no sirve mayor cosa, cuando la persona tiene el virus) no es lo principal, los respiradores, para su tratamiento para salir adelante. Otro amigo me preguntaba cuantas camas de cuidado intensivo están ocupadas en Corferias, no tengo ni idea, pero al parecer pocas, si es que hay alguna. Ojalá no se necesiten cuando salgamos en masa a las calles. Salgamos ya.

Ya cada cual sabe si tiene miedo suficiente, temor, o condiciones que le hacen prever que podría morir si se contagia. Sabe, repito, que debe quedarse completamente aislado. Claro que me pregunto si eso es vida, como lo exponía en mi columna pasada de hace 15 días.

Y este debate no es solamente sobre las libertades individuales, que como me decía un amigo del colegio, ya esté en el orden de amplias discusiones a nivel mundial entre filósofos, pensadores, escritores, abogados, médicos, entre todo el que quiere decidir sobre su propia vida, salud y muerte. Porque es a este tema al que nos conduce toda esta situación, la muerte.

Por fin quitarnos el miedo a discutir sobre la muerte, hablar sobre ella, sentirla cerquita, verla de frente, tal vez es de las cosas más positivas del coronavirus, el que saquemos la fortaleza, la entereza y hablemos sobre el tema de la muerte, que para mí hace parte de la vida.

________________________________________________________________________________

La gran mayoría de las personas que adquiere el virus, la grandísima mayoría, sale adelante sin ningún problema

________________________________________________________________________________

La gran mayoría de las personas que adquiere el virus, la grandísima mayoría, sale adelante sin ningún problema. Hay algunas que quedan con fibrosis pulmonar severa pero son las menos y allí viene la responsabilidad personal de saber si tengo patologías o no que puedan llevar ahí. Entonces ¿cuál es el miedo a salir? Nuevamente repito, el miedo a la muerte.

Se discute ampliamente en la sociedad el derecho a decidir sobre sí mismo. Siempre hemos tenido el derecho total a cuidar de nuestra salud, a gestionar nuestra enfermedad, a cómo llevar nuestro estilo de vida. Estamos suficientemente ilustrados, como me decía mi paciente ayer, del daño que hace el fumar y sin embargo con esa conciencia ella fumo por más de 40 años más de dos paquetes al día. Decidió sobre su salud y claro ahora pueden comenzar las consecuencias. Sabemos el daño que hacen otras sustancias en nuestro organismo y a pesar de ello seguimos consumiéndolas, como humanidad, aunque sabemos que nos van a llevar a la muerte –prematura-.

No le tenemos miedo a la muerte o simplemente nos hacemos los locos con tantas circunstancias de la vida que nos la producen y que por imprudencia ni nos fijamos en ellas, como son los accidentes de tránsito, la rumbas desenfrenadas que conducen a la violencia, y otras muchas. ¿Será que a la muerte por el coronavirus le tenemos tanto miedo es porque no la podemos ver venir? Posiblemente, muy posiblemente.

En días pasados escuchando conferencias sobre cuidados paliativos en covid-19, está puesto sobre el tapete que debemos discutir sobre nuestras voluntades anticipadas. Las voluntades de qué queremos antes de la muerte, durante el proceso de morir, y luego. Qué queremos y qué no, en nuestra vida. Bienvenidos, el debate se abre, la opción de hablar sobre ello y plasmar sobre papel nuestra voluntad.

¿Seremos capaces de abrir el espacio en el hogar para hacer este debate? ¿Seremos capaces de hacer que los gobernantes respeten nuestras libertades individuales?

 

Médico. Medicina del alma

[email protected]

 

Ya cada cual sabe si se queda encerrado, sin contacto humano, o si sale a la calle y se expone a ser contagiado

-Publicidad-
0
1100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Medicina, un nuevo panorama

Medicina, un nuevo panorama

La vejez, fuente de juventud

La vejez, fuente de juventud

Casos clínicos durante el encierro

Casos clínicos durante el encierro

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

Vivir sin contacto humano es estar muerto en vida

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

¡Las enfermedades continúan! No todo es coronavirus

Coronavirus: y la vida sigue…

Coronavirus: y la vida sigue…

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando el miedo nos cambió, covid-19

Cuando la eutanasia no aplica

Cuando la eutanasia no aplica