Opinión

Sin repudio seguirán los asesinatos

La situación empieza a parecerse a la de fines de los 80, solo que ahora el fuego no parece discriminar entre procedencias políticas, como indican los crímenes de Karina y Orley

Por:
septiembre 09, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sin repudio seguirán los asesinatos
El asesinato de Orley y Karina, líderes del CD y el Partido Liberal, muestra el desmantelamiento en determinadas regiones de la democracia que se estaba consolidando

Repudio el asesinato de Orley García, que aspiraba a la alcaldía de Toledo, Antioquia, por el Centro Democrático. Asesinado de forma infame, en apariencia, por disidentes de las Farc.

Una semana atrás, Karina  García Sierra, candidata a alcaldesa de Suárez, Cauca, que ya había denunciado las amenazas a su vida, fue abalaeada,  junto con cinco acompañantes, incluyendo su madre y un aspirante al concejo municipal. Movilizándose en un vehículo y con escoltas armados asignados por la UNP, fueron presa fácil de los asesinos. Ambas muertes, anunciadas.

Los panfletos que sentencian la muerte de políticos de todos los partidos, líderes sociales, maestros, comunicadores, están a la orden del día.

 

La sensación de desprotección
y de un sentido de fatalidad hacia la pérdida de la propia vida
está en auge en numerosas regiones

 

Se suman a las amenazas y los asesinatos de más desmovilizados y más líderes sociales, semana tras semana. La sensación de desprotección y de un sentido de fatalidad hacia la pérdida de la propia vida está en auge en numerosas regiones. El ciclo es terrible, especialmente en la época de las tecnologías digitales: un video de YouTube grabado algunas horas antes del atentado, otro mostrando al muchachito de una joven líder gritando ante el cuerpo inerte de su madre.

Sin embargo, el asesinato de Orley y Karina, líderes en sus comunidades, del CD y el Partido Liberal, respectivamente, tiene una connotación adicional: desmantelamiento en determinadas regiones de la democracia que, parecía, se estaba consolidando en lo últimos años. El deterioro, con respecto a las últimas elecciones, las más pacíficas en la historia reciente de Colombia, está a la vista.

Poco importa a quién se le atribuyen las salvajadas. Si son disidencias de la Farc, columnas de ELN, el cartel de Sinaloa o cualquiera de los grupos que controlan la producción y exportación del polvo maldito.

Quedan en evidencia dos hechos: en primer lugar, la incapacidad de protección de parte de la fuerza pública de la vida de quienes son aspirantes a cargos públicos en las elecciones de octubre en zonas “vulnerables”. Una expresión mas, letal ésta, de la escasa presencia del estado.

Segundo, lo más grave, la indiferencia de la sociedad. Fuera de las declaraciones de rigor de los respectivos copartidarios y de algunos otros,  y de efímeras oleadas de indignación en redes  sociales, pareciera que la sociedad estuviera mirando, impávida, cómo caen asesinados, a diario jóvenes lideres y desmovilizados, a la espera de la siguiente víctima.

Al contrario, seguimos anclados en la profunda estupidez de considerar que unos muertos son mejores que otros, que quizás algunos merecían su destino.

Es muy extraño el patriotismo criollo. Nos sentimos, con razón, fraternos con el triunfo de Egan Bernal y nos alegran los dos triunfos en dobles de tennis de Cabal y Farah. Y, sin embargo, no somos capaces de movilizarnos, sin distingos políticos, en defensa de la vida de compatriotas amenazados y en protesta por los caídos.

Ah, eso sí: se hace uso del lenguaje que busca exterminar moralmente al otro.

Son señales de semáforo en verde para los grupos asesinos. Estamos en una situación que empieza a tener similitudes con la de fines de los 80, solo que ahora el fuego no parece discriminar entre procedencias políticas, como lo indican los crímenes en las personas de Karina y Orley.

 

-Publicidad-
0
700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Vargas Llosa, Tiempos recios y autoritarismo

Vargas Llosa, Tiempos recios y autoritarismo

Analfabetismo funcional: gobierno que no lee…

Analfabetismo funcional: gobierno que no lee…

Claudia López, un triunfo con hondo significado

Claudia López, un triunfo con hondo significado

Claudia, lujo de alcaldesa

Claudia, lujo de alcaldesa

Niños y jóvenes queriendo partir: ¿Qué nos pasa?

Niños y jóvenes queriendo partir: ¿Qué nos pasa?

Más que asistencia humanitaria a venezolanos

Más que asistencia humanitaria a venezolanos

“Yo me llamo”: cómo asfixiar el gran talento

“Yo me llamo”: cómo asfixiar el gran talento

A diestra y siniestra

A diestra y siniestra