Sin policías para la seguridad en la frontera colombo-venezolana

"No hay controles de seguridad. Es una institucionalidad que llega dando látigos de orden por un día con allanamientos y retenes de tránsito"

Por: Angélica Rojas Cárdenas
noviembre 29, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Sin policías para la seguridad en la frontera colombo-venezolana
Foto: La Patilla

A la estrecha calle de La Parada que es adornada por cientos de locales comerciales y casas de cambio, la sacudieron los camiones y pasos de los uniformados policiales que se acercaron a la frontera a hacer cumplir la ley que nunca ha tocado la puerta de sus habitantes.

Ni el eterno verano que acobija a este sector fronterizo, ni la tierra que escupe las orillas del río Táchira y levanta el polvo de las calles convertidas casi en trochas, desespera y asusta a los comerciantes y compradores que pisan La Parada en busca de la economía de la canasta familiar.

En cambio, sentir la velocidad de los camiones de la Policía y la llegada de las motos del Goes despierta toda clase de emociones. Un operativo de allanamiento a un establecimiento comercial en la frontera equivale a gases lacrimógenos, piedras volando de esquina a esquina y una multitud corriendo detrás del miedo.

Para otros es orden y seguridad, algo que desde hace años no experimenta la frontera.

Lo raro del panorama gris que pinta el ambiente comercial y social en La Parada es que desde hace un mes, la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), envío 200 policías a la frontera por donde transitan diariamente 35.000 personas en el Puente Internacional Simón Bolívar, pero esos 200 policías no se vieron en las calles de La Parada.

Al parecer nunca pararon en La Parada.

Por eso sus habitantes sacuden el desprecio por una institucionalidad que los castiga con su abandono cada vez que hay un operativo de allanamiento.

Ni las trece balaceras en dos meses a cercanía del Puente Internacional Simón Bolívar, ni la incursión a territorio colombiano de grupos criminales ubicados en trochas venezolanas, ni las 17 muertes desencadenados desde agosto en las entrañas de las trochas y a orillas del río Táchira hicieron que se asomara la seguridad con los 200 policías.

Pero cuando la institucionalidad decide asomarse a esta zona fronteriza lo hace con allanamientos y gases lacrimógenos.

Los 200 policías llegaron por un día a La Parada. Su desfile de pasos agigantados con sus relucientes botas sacudieron el comercio.
Por fin, llegaron, tres meses después, pero llegaron. Aunque solo por un día.

De a grupos en cada esquina con sus impecables uniformes verdes imponiendo un orden que el estado dejó salir de sus manos.

A la Parada llegaron a saquear la ilegalidad por un día. Un día en el que encuentran contrabando que desde hace 50 años surgió, pero que hasta ahora le hacen frente.

Un día en el que acordonaron las calles de la frontera y archivaron cifras de contrabando que relucen en las páginas y pantallas de los medios de comunicación regionales.

Pero, no hay controles de seguridad. Es una institucionalidad que llega dando látigos de orden por un día con allanamientos y retenes de tránsito.

El estado para a La Parada y a la zona de frontera con castigo por sobrevivir en lo ilegal, el contrabando.

Otros sacan provecho de la desaparición del estado en la frontera y se aventajan en el comercio ilegal. Un juego sin Bordón ni reja, en el que el vivo saca provecho del bobo

Aquel que paga impuestos en una zona donde sus calles son huecos y piedras y no se ven proyectos de pavimentación son atacados con normas de la DIAN que en nada don aplicables a la realidad del comercio fronterizo.

En la frontera donde para la ilegalidad y la supervivencia en lo informal es más importante archivar en informes el contrabando, que brindar seguridad y orden a los habitantes de frontera.

Es más rentable y mediático las cifras de la ilegalidad que ataca la institucionalidad que los muertos enterrados por las balas y los vivos que sobreviven en la guerra por el dominio de las entrañas de las trochas de la frontera.

-.
0
Qué sola se va a sentir Barranquilla sin Heriberto Fiorillo

Qué sola se va a sentir Barranquilla sin Heriberto Fiorillo

El adiós al poder de Laura Sarabia y Armando Benedetti en el gobierno Petro

El adiós al poder de Laura Sarabia y Armando Benedetti en el gobierno Petro

La Minminas descabezó a la Presidenta de la ANH por el informe de reservas de gas y petróleo

La Minminas descabezó a la Presidenta de la ANH por el informe de reservas de gas y petróleo

El palo para la Alcaldía de Bogotá: Juan Daniel Oviedo, favorito en las encuestas. Entrevista

El palo para la Alcaldía de Bogotá: Juan Daniel Oviedo, favorito en las encuestas. Entrevista

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus