Salitre Mágico, la mina de oro que hace 25 años está en manos mexicanas con un contrato polémico

Salitre Mágico, la mina de oro que hace 25 años está en manos de mexicanos con un contrato polémico

La Contraloría tiene el ojo en la concesión que renovó Peñalosa para manejar el parque, con la que según esta entidad, estarían embolatados $17 mil millones

Por:
junio 05, 2024
Salitre Mágico, la mina de oro que hace 25 años está en manos de mexicanos con un contrato polémico

En 1994 cambió la historia del Parque El Salitre. Ese año, la gran zona verde llena de árboles dejó de ser parque público. Se convirtió en un lote de cemento donde levantaron el también llamado parque de atracciones mecánicas Salitre Mágico. Del viejo parque, lo único que quedó en pie fue la gigante rueda de la fortuna que desde 1975 ha sido punto de referencia y orgullo de los bogotanos.

Lea también: Los dueños de Mundo Aventura y Salitre Mágico enriquecidos a punta de planes de domingo

Aunque el viejo Salitre era público y le pertenecía al Distrito, desde que se convirtió en parque de atracciones mecánicas dejó de ser de los bogotanos. Hace 25 años le pertenece a Corporación Interamericana de Entretenimiento, una poderosa empresa mexicana que explota las atracciones por las que le entran miles de millones de pesos al año y que solamente le paga a Bogotá el 4 % como arrendamiento. 

Para la operación de Salitre Mágico, el contrato inicial de aquel parque de casi tres hectáreas, lo firmó el entonces alcalde Jaime Castro en 1994 y se lo entregaron en arrendamiento a la Concesión Reforestación y Parques S.A, de la que hacían parte varios empresarios colombianos, entre los que estaban el papá (Enrique Peñalosa Camargo) y el hermano (Guillermo Peñalosa) de Enrique Peñalosa, el dos veces alcalde de Bogotá.

Lea también: Lili Pink, la marca de ropa íntima que desbancó a Leonisa

Cuando Enrique Peñalosa se convirtió en alcalde de Bogotá en 1998, los socios que tenían el contrato se lo vendieron a la gigante empresa mexicana de eventos y conciertos, Corporación Interamericana de Entretenimiento, que bajo el mismo nombre, Reforestación y Parques S.A, operó el parque hasta 2020 con el mismo contrato, pero a medida que fue pasando el tiempo, le hicieron varias modificaciones entre adiciones y mejoras con las que los únicos beneficiados habrían sido los mexicanos arrendatarios.

Enrique Peñalosa reversó el aumento gradual del arriendo

El contrato de operación de Salitre Mágico, un parque que actualmente factura $40 mil millones anuales, ha estado cargado de polémicas. Una de ellas es el valor del arrendamiento. Con la primera firma del contrato, se pactó un porcentaje para Bogotá del 4 % sobre los ingresos, cifra que iría aumentando año tras año. A partir de 2000 sería del 10%. Sin embargo, cuando Enrique Peñalosa se instaló en la Alcaldía y el contrato pasó a manos de los mexicanos, lo actualizaron, reversaron el aumento gradual del arrendamiento y volvieron al 4% inicial.

Esa no ha sido la única polémica que ha tenido encima el contrato del Salitre Mágico. El arrendamiento fue demandado en 2005 con una Acción Popular bajo el argumento de que un bien de uso público no podía arrendarse, sino que debió haberse entregado en concesión a través de una licitación. La demanda, aunque no prosperó en ese momento, fue admitida y en 2005 hubo una orden de embargo sobre los bienes de Salitre Mágico por el tipo de contrato que se firmó y por una deuda de $21 mil millones que, según el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, los mexicanos tenían con el Distrito por inversiones pactadas y no realizadas desde que asumieron el control del parque en 1998. El Consejo de Estado tumbó la decisión inicial.

Los mexicanos llegaron a Colombia en 1994 con la Corporación Interamericana de Entretenimiento haciendo pequeños eventos, hasta que se compraron la conseción para operar Salitre Mágico.

Recientemente, una auditoría de la actual Contraloría General de la República, en cabeza de Carlos Zuluaga, reveló que las alcaldías de turno habrían permitido un detrimento patrimonial que superaría los 17 mil millones de pesos y confirmó así las investigaciones que el Tribunal de Cundinamarca había hecho en 2005.

Para la Contraloría de Zuluaga, la primera falla del Instituto Distrital de Recreación y Deporte fue no haber hecho una licitación para la concesión del parque, respaldando así las Acciones Populares que se presentaron años atrás. Pero los 17 mil millones de que la Contraloría menciona en su informe se habrían perdido porque el Idrd no hizo cumplir una cláusula del contrato que obligaba a la empresa mexicana devolverle a Bogotá las inversiones que se hicieron durante los 22 años que ejecutaron el contrato de arrendamiento, al cual se le dio fin en 2020.

Para la Contraloría, según un informe hecho por El Espectador, las atracciones del parque le pertenecen al Distrito porque fueron adquiridas como parte de las inversiones pactadas dentro del contrato. Pero acabado el polémico contrato, la entrega de las atracciones nunca se hizo y el Idrd nunca reclamó la propiedad de los juegos. El tiempo para poder hacerlo legalmente se venció y aquel descuido permitió que Bogotá perdiera las atracciones mecánicas del Salitre Mágico y se quedaran en manos de la empresa mexicana.

El nuevo contrato para operar Salitre Mágico —ahora sí como concesión— lo volvió a firmar Enrique Peñalosa, en 2019, al cierre de su segundo mandato. Se lo entregó a la concesión Salitre Mágico, integrado por la misma empresa mexicana que operó el parque por 22 años. En el documento firmado, los juegos mecánicos, valorados en $17.467 millones, quedaron como un activo de los mexicanos y la operación del parque se les entregó por 25 años más.

Quiénes son los poderosos mexicanos dueños de Salitre Mágico

La Corporación Interamericana de Entretenimiento, CIE fue fundada en los años 90 por el empresario mexicano Luis Alejandro Soberón Kuri, quien es el hombre más poderoso en su país en cuanto a espectáculos se trata.

Los juegos mecánicos que el operador mexicano ha puesto en el parque según la Contraloría, deberían pertenecer al Distrito pero un error del Idrd permitió que CIE se quedara con ellos como su inversión.

Después de iniciar su carrera empresarial en la industria del cine como productor con su empresa Frontera Films y lograr el éxito con un par de películas, se volcó al negocio de los conciertos y eventos en vivo. Por aquellos años, creó la empresa Ocesa, que se convirtió en la líder en la industria del entretenimiento en su país. Uno de los grandes pasos de Soberón Kuri fue lograr ser el operador exclusivo del Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

En México también operan el Centro Citibanamex, uno de los mayores lugares de exposiciones y convenciones. CIE promueve y comercializa el Gran Premio de México de Fórmula 1, uno de los eventos deportivos y sociales más importantes que se realizan en la ciudad de México. Después de conquistar todas las plazas de su país y de trabajar en exclusiva con los más grandes artistas, CIE se abrió camino en Colombia. Llegó al país en 1998, donde se hizo conocer haciendo pequeños espectáculos. En aquel año fue cuando la empresa mexicana le compró el negocio al grupo liderado por la familia Peñalosa. Con ese contrato los mexicanos controlaron el parque por 22 años, el cual, con nuevo contrato, ahora bajo el nombre de Concesión Salitre Mágico, explotará hasta el 2045.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Dónde están los catalanes amigos de Petro a los que Fico les quitó el contrato de basuras en Medellín

Dónde están los catalanes amigos de Petro a los que Fico les quitó el contrato de basuras en Medellín

El caluroso reencuentro de Petro con Benedetti en su visita a Suecia

El caluroso reencuentro de Petro con Benedetti en su visita a Suecia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--