¿Redes de informantes desde la izquierda?

En el debate sobre seguridad, Griselda Restrepo, candidata del Polo a la gobernación del Valle, dio una respuesta que recordó la doctrina de seguridad democrática del uribismo

Por: Felipe Tascón Recio
agosto 27, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Redes de informantes desde la izquierda?
Foto: Twitter @LaVallecaucana

Ante el debate que ha generado un trino del pasado 22 de agosto, publicado por La Monja Cali:

Es útil que se conozcan cuáles fueron las palabras precisas dichas por Griselda Restrepo, candidata avalada por el Polo y apoyada por Colombia Humana a la gobernación del Valle del Cauca, a las que se refiere el trino. Además vale contrastar las palabras de Restrepo, con una entrevista de Álvaro Uribe, así como con los planteamientos de dos de sus contradictores más destacados: el jesuita Javier Giraldo y el senador Iván Cepeda.

En el debate sobre seguridad del 22 de agosto de 2019, convocado por la Universidad San Buenaventura y El País de Cali, a la candidata Restrepo le correspondió la pregunta ocho: ¿es usted partidaria de involucrar a la población civil en cuestiones estratégicas de responsabilidad exclusiva del Estado, como lo es la seguridad? Si la respuesta es afirmativa, ¿de qué manera involucraría a la población en los temas de seguridad?

A esta pregunta, la candidata Restrepo respondió:

Si los involucraría y los involucraría por una razón es que nosotros somos parte de esta sociedad, esta sociedad es nuestra y si es nuestra no puede ser posible que a una persona le estén poniendo un revolver dos carros adelante y la gente se quede callada, esta es una sociedad que se acostumbró a que todo pasara y no se involucra, yo creo que hay que involucrar a la sociedad. Primero el sistema de alarmas comunitarias que instalamos en el Valle del Cauca es maravilloso, esos temas de prevención, de acompañamiento, de que la sociedad se mueva. Por supuesto tiene que pasar todo, tiene que haber seguridad, tenemos que invertir, todos tenemos que aportar: los alcaldes, la seguridad, los concejos de seguridad, pero un ciudadano involucrado en su propia seguridad, compartiendo con el vecino, red telefónica a través del cual cuando yo oiga un ruido en la casa del vecino me active, si yo veo que a una cuadra este pasando algo llame, empecemos a tener una fuente de información permanente. Miren, no hemos podido detectar la gravedad del hurto, porque no denunciamos el hurto al celular, el hurto a la bicicleta, las zapatillas se las roban a los niños, yo creo que involucrar la sociedad. Si nosotros como sociedad le damos la espalda a un tema tan grave como la seguridad, no vamos a ser capaces de construir  este escenario maravilloso para todos y es sacar al Valle adelante, nosotros somos gente demasiado importante, demasiado fuerte, demasiado tenaz, demasiado cálida, nosotros podemos sacar el Valle del Cauca en Seguridad, no solamente invirtiendo bien, sino compartiendo todos ese problema, luchando por él. No puede ser posible que una mujer este maltratada al lado, en el apartamento de al lado, lo oigamos y no hagamos nada y permitamos que la maten, eso no le puede pasar a una sociedad y menos a la vallecaucana, porque nosotros tenemos el ADN de la solidaridad y tenemos que ser capaces entre todos de sacar este tema adelante [1].

Vale resaltar que después de las réplicas que le hicieron los candidatos Óscar Gamboa (señalando las incorrecciones legales de una red de informantes) y Duvalier Sánchez (afirmando la desconfianza de la población en la fuerza pública), la candidata Griselda Restrepo se reafirmó en lo dicho respondiendo:

Yo sigo creyendo que la participación de la sociedad, una sociedad de espaldas a su realidad pues es una sociedad que no va a poder construir consensos para sacar los temas adelante. yo no le tengo tanto miedo a la fuerza pública, yo creo en la fuerza pública, yo creo que aquí hay… el país no es en rojo y negro, el país no es en blanco y negro, aquí hay gente maravillosa en la fuerza pública, yo fui secretaria de gobierno del Valle, yo fui asesora de dos ministros de defensa [2] y creo que nosotros podemos, pero sin participar, sin darle la oportunidad a la gente, no podremos construir un consenso de seguridad en donde estemos involucrados todos [3].

Después de leer los dos párrafos anteriores, no es difícil entender el trino, porque lo dicho por Restrepo, considera La Monja, tendría parentesco ideológico con la doctrina de la seguridad democrática.

En esta línea sirve citar una entrevista a Álvaro Uribe que fue publicada en el periódico mexicano Excélsior el 10 de abril del 2014:

El camino a seguir la Cooperación Ciudadana: Uribe dice que en Colombia crearon redes de apoyo ciudadanas a las fuerzas de seguridad a las que sumaron 4 millones 600 mil colombianos cuyas principales armas fueron sus celulares y la información que generaban y que resultó muy útil. Álvaro Uribe afirma que estos esquemas de cooperación generan confianza en la ciudadanía que observa que ya no hay un vacío de estado que la protege y a su vez en las fuerzas armadas genera más disposición para ser eficaces y transparentes [4].

Por su parte, el jesuita Javier Giraldo, en referencia a la seguridad democrática, nos describe:

El presidente Uribe, en cuya elección y reelección fue inocultable el influjo paramilitar, diseñó una estrategia de aparente desmovilización de las estructuras paramilitares, que en la realidad fue un diseño de su legalización: al tiempo que desarrollaba una negociación –en gran medida ficticia- para desmovilizar a miles de paramilitares, unos nacionalmente conocidos, para los cuales confeccionó una ley de impunidad inspirada en justicia transicional con mínimas penas (Ley 975/05), y otros (los más) no conocidos y que siempre habían ocultado su identidad, que se beneficiaron de la más generosa impunidad (Ley 782/ 02), creaba al mismo tiempo estructuras gigantescas de civiles integrados ‘legalmente´ a la guerra, ya en “Redes de Informantes”, ya en “Redes de cooperantes”, ya en nuevas y remozadas “Empresas Privadas de Seguridad”, ya en “Soldados Campesinos”. Todas estas estructuras, calculadas en 6 millones de integrantes, han continuado manteniendo y fortaleciendo la zona gris, de total ambigüedad, en que lo civil y lo militar se confunden para que las dimensiones más perversas de la guerra se continúen amparando en esos camuflajes sin problema [5].

En el libro que escribimos al alimón con el senador Iván Cepeda, mi coautor en el primer capítulo escribió:

Además del cambio discursivo y dogmático que se fue implantando en la opinión pública, la política de seguridad democrática significó el más fuerte proceso de militarización que ha vivido Colombia, de fortalecimiento de las fuerzas armadas, pero también del estímulo de la parainstitucionalidad, concretamente a partir de la militarización de la vida civil. Dentro de las decisiones que se tomaron durante el gobierno de Uribe Vélez se encuentra la creación de “redes civiles de informantes”, la creación de “grupos de vigilancia comunitaria”, la “expansión de la policía de barrio”, el impulso de “empresas de vigilancia para el cuidado de los espacios públicos cercanos a las edificaciones particulares”, y el reclutamiento de “soldados campesinos” para reforzar la seguridad en las zonas cercanas a sus lugares de origen. En varias de dichas medidas se involucraba a civiles al conflicto armado, lo que significaba la violación de las disposiciones consagradas en el derecho internacional humanitario, el cual había pasado a ser letra muerta en el gobierno de Uribe [6].

Los comentarios sobran, lo importante es que cada cual después de leer las anteriores desgravaciones, referencia y citas saque sus propias conclusiones.

[1] Esta intervención de Griselda Restrepo la podemos oír a partir del minuto 42:30.

[2] Rodrigo Rivera y Juan Carlos Pinzón.

[3] Esta intervención de Griselda Restrepo la podemos oír a partir del minuto 49:05.

[4] Esta entrevista de Álvaro Uribe la podemos leer acá.

[5] Este texto de Javier Giraldo SJ lo podemos leer en las páginas 38 y 39.

[6] Este párrafo se puede leer en la página 28 de: Cepeda, Iván + Tascón, Felipe (2015): “Uribe y la derecha transnacional”, Ediciones B, Bogotá.

-.
0
402
El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus