¿Quién se preocupa por Quibdó?

"Es una ciudad sin líderes y sin dirigentes, donde los políticos solo llegan a manejar el presupuesto público y no saben qué hacer cuando hay situaciones conflictivas"

Por: REYNALDO MORENO MAZUERA
octubre 23, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Quién se preocupa por Quibdó?
Foto: quibdo-choco.gov.co

El 16 de octubre, en el municipio de Quibdó, se celebró una marcha por la paz. Esta fue convocada por la sociedad civil y la iglesia con el propósito de manifestar el rechazo absoluto a la violencia que ha vivido la ciudad en los últimos días.

Ahora bien, ¿qué se puede decir de un municipio con cerca de 120.000 habitantes, donde han asesinado 120 personas en diez meses y que tiene una tasa de 100 muertos por cada 100.000?

De verdad, estas cifras probablemente la convierten en la más violenta de Colombia y la dejan solo por debajo de poblaciones mexicanas como Tijuana y Juárez; lo cual es un absurdo, más si se compara con otros lugares que han sido los más violentos del país, como Cali (con una tasa de asesinatos de 2 asesinatos por cada 100.000 habitantes para el año 2020) o Buenaventura (con 51 asesinatos por 100.000 habitantes).

El caso es que a la vez que se daba la marcha por la paz, el Inpec trasladaba a 15 presos de la cárcel de Quibdó a otras ciudades debido a la injerencia y al dominio que tenían en la delincuencia local. Esa mudanza significó para la ciudad una ola de terror inaudita, que la convirtió en cuestión de horas no solo en la más violenta sino en la más desolada del país.

Los delincuentes obligaron a todo el municipio a encerrarse prácticamente a las seis de la tarde y autorizaron la salida solo a las ocho de la mañana del día siguiente. En las calles no había un alma, ni siquiera un policía... no se veía a absolutamente nadie. Quibdó se convirtió en una ciudad fantasma que por obra de unos pocos quedó sumida en el miedo y en el horror.

Desde mi perspectiva, hay dos personas que tienen mucho que ver con esta situación: el alcalde y el director de la policía. Ellos fueron los grandes ausentes. De hecho, son los que nunca se ven, los que no se pronuncian, los que no dicen ni hacen nada, los que no aportan ningún liderazgo a una situación que merece y necesita que alguien se abandere.

Con su actitud permiten que la ciudad se vuelva terreno fácil para los delincuentes, que hacen con ella lo que les da la real gana: asesinan, extorsionan y roban a cualquier hora del día, sin importarles quién observe.

Además, de nada valió el tuit de Fernando Carrillo, procurador general de la nación, para que las autoridades se pellizcaran. Es tal el grado de olvido y degradación al que ha llegado la ciudad que reina lo informal y la inseguridad, y que la ley de la selva (sálvese quien pueda) está en su máxima expresión.

Quibdó está olvidada por todos, especialmente por sus habitantes, que no piensan que unidos pueden hacer frente ante cualquier hecho de violencia. Es una ciudad sin líderes y sin dirigentes, donde los políticos solo llegan a manejar el presupuesto público y no saben qué hacer cuando hay situaciones conflictivas.

Una ciudad que es líder en estadísticas negativas como desempleo, inseguridad , corrupción y analfabetismo debería tener algún día un registro diferente.

-.
0
2002
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: ¡Peligro, Policía Nacional!

Caricatura: ¡Peligro, Policía Nacional!

Nota Ciudadana
Colombia, un país que aprendió a normalizar la violencia

Colombia, un país que aprendió a normalizar la violencia

Los niños chocoanos que mueren por diferencias culturales

Los niños chocoanos que mueren por diferencias culturales

Nota Ciudadana
Valentina Acero: la modelo golpeada por su novio que ahora quiere ayudar a las mujeres maltratadas

Valentina Acero: la modelo golpeada por su novio que ahora quiere ayudar a las mujeres maltratadas